Marabinos caminan kilómetros para conseguir agua

Los marabinos caminan largos kilómetros para poder conseguir unos pocos litros de agua potable en medio de las altas temperaturas que se están registrando en la región. Así como de un inexplicable racionamiento, aplicado por la empresa Hidrolago desde hace ya más de un mes.

Referencial / Cortesía

En el oeste de Maracaibo los habitantes sedientos recorren hasta 10 kilómetros, para poder extraer el vital líquido de una tubería ubicada en plena vía pública. En el lugar se desperdician miles de litros al día, mientras que las personas están sin agua en sus hogares.

Ahora es noticia:

Carlos Núñez es uno de los marabinos afectados y vive en el sector La Matancera. Desde allí recorre al menos tres kilómetros para conseguir un poco de agua para tomar en su hogar.

“Hasta cuándo este Gobierno nos tiene así. Ya tenemos más de 15 días que no llega el agua. Tengo que hacer hasta cinco viajes porque en la casa somos cinco personas”, dijo.

La fuga de agua se da en una tubería ubicada en la entrada de la urbanización Altos del Sol Amado. Específicamente en la vía al aeropuerto internacional La Chinita. La cual, es aprovechada por cientos de personas quienes hacen cola bajo el inclemente sol y el calor.

“A veces está esa manguera abierta durante más, entonces vienen y castigan haciendo lo que no tienen que hacer, deben de mandar el agua adecuadamente. Camino como 10 kilómetros para conseguir el agua”, indicaron.

Marabinos afectados por la escasez de agua en distintos sectores

De esta crisis no se salva nadie. Ni los adultos mayores quienes también tienen que transportar agua a sus viviendas para sus familias. Tal como lo hizo el señor Héctor Jiménez, de 71 años de edad, quien explicó que “hace varios viajes” de unos cinco kilómetros, cada uno, para llenar una pipa.

Los niños que habitan en el oeste de Maracaibo también sufren por la falta de agua. No se pueden bañar y tampoco tomar porque ni siquiera para eso tienen.

Las personas que claman agua potable, aseguran sentirse humillados porque tienen semanas sin el vital líquido. Lo que les impide lavar platos, ropa o simplemente bañarse. Así como en el caso de la familia Antúnez, quienes solo logran conseguir algunas botellas de dos litros para lavarse sus partes íntimas.

“Vivimos en una constante humillación. Cómo es posible que tengamos cuatro días sin podernos bañar porque no tenemos agua. Solo nos lavamos nuestras partes y para tomar. ¿Hasta cuándo este gobierno nos va a humillar de esta manera?”, manifestó Mileidy Antúnez.

Referencial / Cortesía

Sin agua, pero con embalses llenos

La empresa Hidrolago no está bombeando agua ni abre las tuberías para que lleguen el vital líquido por gravedad a los hogares de los marabinos al oeste la capital zuliana. Esto a pesar de que los embalses tienen agua, producto de las fuertes precipitaciones que se han registrado en la región durante las últimas semanas.

No hay ni siquiera un comunicado de la empresa que le explique a la ciudadanía el motivo de la escasez que los afecta. Tampoco se aplica por parte de las autoridades, un plan de contingencia para atender a las cientos de comunidades que claman por tener agua de una vez por todas.

Camiones cisternas el gran negocio

Parroquias como Francisco Eugenio Bustamante de Maracaibo muy poco ha padecido por la falta de agua. Aunque, en esta zona se aplica racionamiento del vital líquido y porque ahí está ubicada la planta de potabilización Alonso de Ojeda, mejor conocida como “Planta C». Pero el evidente deterioro de su estructura por la falta de atención y mantenimiento cada vez trae más consecuencias negativas para la distribución de agua.

Ante esta situación los dueños de los camiones cisternas que transportan el vital líquido que obtienen en un llenadero ubicado justo al lado de Planta C. Se aprovechan del desespero de la gente llenando cada pipa de 200 litros en dos dólares. Mientras que un tanque de mil litros lo llenan en ocho dólares.

Los afectados por la escasez de agua denuncian a los dueños de los camiones cisternas por cobrarles en dólares y no recibir transferencias por llevar agua a sus comunidades.

Edwin Prieto Rosales

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver