Jóvenes de Maracaibo pasan su adolescencia trabajando

Muchos adolescentes tienen que trabajar en un país empobrecido, para poder llevar el sustento y alimentos a sus hogares, dejando los estudios y la diversión característica de su edad a un lado.

Barberos en Maracaibo

En Maracaibo los adolescentes ya no se divierten como en otrora, no hacen deportes, no estudian y tampoco realizan  otras actividades por dedicarse a trabajar y poder ayudar en sus hogares.

Ahora es noticia: Bolívar: un adolescente elabora cholas hechas de caucho para venderlas y ayudar a su mamá

“Nosotros trabajamos por necesidad, tenemos que comer, nosotros estamos solos en la casa, no dependemos de nadie y hay que sobrevivir». Así lo afirmó Neiver Soto, joven barbero informal en Maracaibo.

Neiver Soto y Yoendrys Pérez son dos jóvenes que viven en la zona oeste de Maracaibo estado Zulia. Ellos trabajan la barbería de manera informal bajo un techo de lata en plena vía pública de las barriadas.

Barberos

“Trabajamos relajados, nosotros nos instalamos aquí con nuestras máquinas, hojilla, pusimos el espejo y le trabajamos a los mismos vecinos. Nos ayudamos entre todos porque es lo que te tenemos que hacer. Aquí nos conocemos todos  prefiero trabajar que pasar el día en la casa acostado”.

La misma crisis económica los obligó a dejar los estudios a un lado para dedicarse a trabajar. Estos jóvenes atienden entre cinco o seis personas diariamente y les cortan el cabello por dos dólares o por artículos alimenticios. Ese dinero es utilizado en su totalidad para la compra de comida porque como dicen ellos mismos, “hay que sobrevivir”.  

«Cobramos dos dólares por corte, pero tampoco es que somos muy exigentes, si la gente tiene un dólar, bueno le aceptamos el dólar, si tienen es harina o arroz, le aceptamos eso, lo importante es tener ingresos, porque la cosa está dura».

Más de la historia de estos jóvenes barberos

Ambos jóvenes viven solos en Maracaibo, porque sus padres están fuera del país como otros miles, en busca de mejores trabajos y salarios que les permitan mantener a sus hijos, quienes en vista de la soledad y conscientes de que la situación para los migrantes venezolanos no es fácil, deciden trabajar para no ser una carga más.

“Nuestra mamá está en Colombia, nosotros sabemos que allá la situación es difícil. Ella trabaja para pagar sus servicios y alquiler, no podemos exigirle y por eso decidimos trabajar, no hay de otra. Además nos ha ido bien, la barbería nos gusta», afirmó Yoendris Pérez.

Es una lamentable situación la que viven miles de personas en Venezuela, generada por la crisis nunca antes vivida en el país. Esto ha traído como consecuencia un cambio en el modo de vivir de todos.

Solo la vía a Los Bucares y la del estadio de Enelven hay más de 30 puestos de barbería informal que le solucionan por lo menos el problema de la alimentación a muchos jóvenes zulianos, quienes ven este oficio como una opción para trabajar honestamente.

Unos se van del país dejando a sus hijos con sus abuelos, otros que se quedan trabajando de manera informal y muchos más dependiendo de lo que envían desde el exterior.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver