Madre venezolana denunció irregularidades en proceso con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

Sabrina Padrón Pérez, migrante venezolana residenciada en Colombia, denunció que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) le arrebató la patria potestad de sus hijas a través de un proceso irregular.

Un ciudadano colombiano denunció que Padrón dejó a sus hijas bajo el cuidado de él y su esposa hacía 20 días y que desconocían su paradero. A partir de esta denuncia, el ICBF actuó alejando a las niñas del seno familiar.

Ahora es noticia: Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales se pronunció ante medicamentos de la COVID-19     

Todos Ahora contactó a Sabrina Padrón Pérez para conocer los detalles de lo ocurrido.

De acuerdo con lo narrado por Sabrina Padrón, el 7 de agosto de 2020, ella arribó a casa de Verónica Rivas y Carlos Triana. Lo hizo en compañía de su pareja Edison Plaza y sus hijas Victoria Isabella (6) y Kloe Valentina (3).

El 12 de agosto, Sabrina y Verónica establecieron un acuerdo para el cuidado de las niñas, la madre cubriría la alimentación de sus hijas con un mercado de 400.000 pesos y le cancelaria a Verónica 600.000 pesos por honorarios.

Un arreglo entre madres termina en denuncia

Durante los primeros días del acuerdo todo fluyó de forma natural, Verónica estaba atenta al cuidado de las niñas y compartía con Sabrina el día a día a través de mensajes de WhatsApp.

Sin embargo, el 24 de agosto, en horas de la noche, Rivas notificó que las niñas se habían quedado sin comida. Edison Plaza, pareja de Sabrina, se encargó de hacer las compras esa misma noche.

Al día siguiente, Carlos Triana puso una denuncia en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar por el abandono de las dos niñas.

Por su parte, Verónica le solicitó a Sabrina Padrón que fuera a buscar a sus hijas. Mientras esta tramitaba el permiso en su lugar de trabajo, las niñas fueron entregadas a agentes policiales. «Ellos aseguran que no sabían nada de mí, pero el día de la denuncia yo salí de esa casa a las 8 de la mañana», afirmó Padrón.

Rivas le envió a Padrón una fotografía de sus hijas en una patrulla policial junto con un audio donde le decía que pasara por el resto de sus cosas. «¿Cómo consiguió Verónica Ruiz enviarme una foto del momento en que se llevaron a las niñas y dejó una nota de audio a mi celular si no tenía mi contacto?», cuestionó la denunciante.

A partir de allí la vida de la familia Padrón Rodríguez quedó trastocada, las dos niñas fueron separadas de su madre. Además, la menor perdió el habla por el impacto emocional y solo pueden ver a su madre a través de videollamadas.

«No es para menos, está separada no solo de mí que soy su madre, sino también de su hermana. Esta situación ya tiene dos meses y dos días», precisó Sabrina a Todos Ahora, el 27 de octubre.

Denuncia realizada por Carlos Triana en contra de Sabrina Padrón. | Foto: cortesía

Irregularidades en el proceso de Bienestar Infantil contra Sabrina Padrón

De acuerdo con lo comentado por Sabrina Padrón, las autoridades del ICBF no cumplieron con el procedimiento establecido ante este tipo de denuncia.

«Hubo un proceso irregular, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para poder actuar así debió enviar un grupo interdisciplinario, un trabajador social y un psicólogo», puntualizó.

Además, indicó que la defensora de familia colocó en la hoja de visitas que Sabrina Padrón es la «progenitora tía por línea materna». Esto a pesar del registro civil que demuestra que Padrón es la madre de las menores de edad.

En relación al régimen de visitas, Sabrina lo calificó como «cruel e inhumano» porque las niñas no han tenido contacto físico con ella desde que ingresaron.

Igualmente, señaló que las llamadas son supervisadas «al punto de que si la niña grande que es la que está hablando dice algo que no le es conveniente a la institución, le cierran la llamada».

Desde hace dos meses, Sabrina Padrón mantiene un proceso legal por la recuperación de sus hijas. Cuenta con el apoyo de la Fundación Mujer Despierta y de la ministra del Parlamento Internacional para los Derechos Humanos ante Canadá.

La hoja de visita presenta una irregularidad al calificar a Sabrina Padrón como tía de las menores. | Foto: cortesía
Volver