El viaje de Carlos: Un año sobre ruedas de Venezuela a la Argentina

Todo empezó con una conversación con su primo y la intención de cruzar a territorio colombiano a vender helados para ayudarse con un dinero extra, pero la estadía en otras tierras se postergó por un año.

Venezolano en Argentina. Foto: Cortesía

Un bolso y una bici: todo lo que llevó consigo

Su nombre es Carlos Zambrano, tiene 28 años y es proveniente de San Cristóbal, estado Táchira. Como muchos afectados por la grave crisis en el país, un día tomó la decisión de cruzar la frontera para buscar un futuro mejor. Sin saber lo que se encontraría en el camino. 

Ahora es noticia: «Me quieren vender», el grito desesperado de una venezolana secuestrada en Bahamas 

Tomó una mochila con lo básico, su bicicleta, un casco, chaleco, una botella con agua y se encomendó a Dios, eso fue suficiente para que el joven tachirense tomara rumbo a su primer destino: Colombia.

En el Zulia, un pueblo de Cúcuta, trabajó descargando camiones, llevando mercancía a locales y también como bici taxi durante largas jornadas. Carlos recuerda lo difícil que fue la experiencia de pasar por este país y luego seguir su paso a Perú. “Me tocó pasar días sin comer, me tocó dormir otros días en la calle, otros en habitaciones y así iba”.

Al preguntarle ¿Qué lo hacía seguir adelante? Sin titubeo alguno respondió: Tenía clara mi meta, mi meta era seguir.

La meta de Carlos: Argentina

En agosto de 2019 decidió seguir su camino a Perú, nuevamente para él, no había nada que perder, al contrario, tenía la convicción de que cada kilómetro recorrido lo acercarían a su destino final: Argentina

Para Carlos rendirse no era una opción; su primo se regresó a Colombia luego de un tiempo, pero él decidió avanzar. Tomar a su bicicleta, la mejor compañera que ha tenido en el camino y seguir pedaleando. Fue así como llegó hace apenas unas semanas a territorio argentino.

El joven venezolano desde los primeros días, empezó a trabajar como delivery. Se le puede ver rodar por las calles de Buenos Aires, con el mejor optimismo y ganas de conseguir lo que quiere. “Me han recibido muy bien, de la mejor manera y estoy agradecido. Poco a poco he podido trabajar y luchar por salir adelante”.

Un año sobre ruedas que se resume en esfuerzo, perseverancia y coraje. Y su historia, es solo el rostro de muchas; de venezolanos que han decidido emigrar contra todo pronóstico, incluso caminando sin tener nada seguro, pero huyendo de una crisis humanitaria.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver