“Si San Juan lo tiene, San Juan te lo da”, una tradición venezolana en su día

Venezuela cuenta con tantas tradiciones, en las que quizás muy pocas se celebran con un gran sentido de pertenencia. Este 24 de junio se celebra en el país, no solo la batalla de Carabobo o el Día del Ejército, sino una de las costumbres más famosas por creencias: el Día de San Juan.

Sí, San Juan es considerado uno de los santos con más devotos, sobre todo en las zonas costeras del país. La fiesta en su honor, es una de las más antiguas tradiciones. En ellas, se realizan actividades como: cantos religiosos y culturales, bailes, rituales, entre otros. Todo esto, durante la medianoche, el amanecer y la noche de la celebración.

Ahora es noticia: Batalla de Carabobo: Historia y Curiosidades

Este día, es curiosamente conocido como, el día más largo del año. Pues es posterior al solsticio de verano. Las festividades se realizan en los estados Aragua, Miranda, Vargas y parte de Carabobo. Este es un festejo que reúne a una infinidad de devotos, no solo de propios sectores, sino hasta del resto del país.

¿A qué se debe esta tradición y cómo se celebra el día de San Juan?

La conmoración se debe, al nacimiento del santo. Este sería el único a quien se le celebra su nacimiento, junto con el Niño Jesús en su día. Justo esta fecha concuerda con la entrada de las lluvias.

En las costas, suelen realizarse una procesión. El santo recibe agasajos, oraciones e innumerables reconocimientos. Cada cierto tiempo, se detiene la procesión para rendirle homenaje a San Juan al ritmo fervoroso del repicar de los tambores.

Pañuelos de colores, en su mayoría rojo y blanco, la gente agita de lado a lado, durante todo el trayecto de la procesión, a un santo previamente bien preparado para danzarlo durante una gran cantidad de tiempo. La gente se une a la algarabía entre cantos y provocadores bailes.

El canto al santo expresa devoción y generalmente son improvisaciones. En sus letras se logran oír alabanzas a la vida, con algo de esperanza y tributos al amor. Mientras, se hace sentir el sonar de las charrascas, maracas, tambores y guaruras. Instrumentos musicales autóctonos en el país.

Baile al son del tambor / Cortesía

Según la leyenda

Cada 24 de junio, suele llover. Dice la leyenda, que el día del cumpleaños de San Pedro, el 29 de junio, San Juan se queda dormido para ir a la fiesta. San Pedro va a su casa a despertarlo y San Juan le pregunta: – “Qué haces aquí, qué día es hoy?”.

San Pedro le contesta: “hoy es mi cumpleaños y vine a buscarte porque te quedaste dormido”. Al saber lo ocurrido, San Juan llora. Desde entonces, según esta leyenda, se cumple la historia de que llueva en esta fecha.

Celebración en tiempo de pandemia

En Venezuela, esta celebración ha sido fiel durante décadas. Actualmente, el país vive bajo la amenaza de que, a diario la cantidad de personas contagiadas con la COVID-19 es elevado. Se han aplicado medidas de control sanitario en todo el territorio nacional, bajo la recomendación más común de evitar la propagación, que es, quedándose en casa.

Esta recomendación, pareciera haber quedado en el olvido para muchos devotos en celebración previa al día de San Juan. Pues, una numerosa cantidad de personas decidieron no olvidar sus tradiciones y el 23 de junio, apostaron por realizar la conmemoración al santo.

Habitantes de Caruao y Naiguatá en el estado Vargas, rompieron la cuarentena radical establecida como medida de prevención y a través de las redes sociales, se evidenció la aglomeración existente, sin distanciamiento social ni autoridades policiales.

Ya al tiempo después, lograron llegar las autoridades policiales para contener la situación, pero ya la medida de protección sanitaria se había roto, al menos en esas zonas.

La celebración de San Juan en el caso de Naiguatá, algunos vecinos reseñaron que no querían romper su tradición, ya que data con más de 350 años.

Fiestas con magia y gran creencia

A la noche de San Juan la llaman mágica, por algunas creencias que cientos de personas aseguran como real. Pues existen varias razones, por las que son consideradas así, por su permanencia en el tiempo y fe en ellas.

Se cree que cortarse el pelo la noche del 24 de junio, le hará tener buena suerte. Así como verter un huevo en un vaso de agua, le permitirá, según la forma que tome, observar el futuro. Incluso para la protección, existe el llevar una ramita de ruda detrás de la oreja. Estas festividades, sin duda están enmarcadas por su fama de trayectoria, magia y significativo encanto. Una noche llena de goce, creencias y espiritualidad. Así que, para este día si eres devoto y creyente a él, si San Juan lo tiene, San Juan te lo da.

Tambores a San Juan / Foto Cortesía

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver