El muelle de La Isleta es reflejo de la crisis económica  que se vive en Margarita y Coche

La desolación reina en el muelle de La Isleta en Margarita. Hace tan solo unos años este panorama era impensable, ya que es la principal ruta marítima hacia la isla de Coche donde residentes de ambas ínsulas transitaban a diario y el turista llegaba masivamente los fines de semana.

Este lugar contaba con restaurantes, kioscos y tiendas donde vendían de todo para pasar un día en las playas de blancas arenas cochenses, pero la grave situación económica que golpea al país y que se acentuó con la pandemia, dejaron a ese espacio solo y con unos pocos zarpes a la semana.

Ahora es noticia: «Inscribirse en el CNE es una responsabilidad que como jóvenes debemos asumir»

Dannelys Rodríguez, supervisora de taquilla de Asotransmar, aseguró que la pandemia ha sido fatal para el trabajo en este puerto. Así como que la afluencia de viajeros descendió estrepitosamente.

Explicó que en la semana flexible se trabaja de lunes a viernes con dos zarpes al día, Mientras que en la radical operan los lunes, miércoles y viernes con salida diaria.

Rodríguez relató que la mayoría de los usuarios son residentes de la isla de Coche que van a llevar alimentos y medicinas a sus familiares.

«Los turistas tienen tiempo que no van a la isla, porque a raíz de la cuarentena se eliminó la salida de turistas de La Isleta a Coche».

Los trabajadores que se dedican al transporte marítimo de pasajeros relataron que todo se ha complicado por la escasez de gasolina y lo costoso de los lubricantes.

Asimismo, la empresa naviera ha tenido que recortar personal a consecuencia de la pandemia y la situación económica en Nueva Esparta.

«Antes trabajábamos casi desde las siete de la mañana con varios horarios de zarpe, de todo para el turismo, para la pesca, de todo».

Comunidad desempleada

En tiempos mejores muchas personas de la comunidad de La Isleta se acercaban al muelle para trabajar. Había un equipo de carretilleros quienes cargaban el equipaje y mercancía de la gente, esto desapareció.

Las personas que iban a pasar un día de playa en Coche dejaban sus carros y había personas que se dedicaban a cuidarlos. Las artesanas vendían sus creaciones, pero al caer el tránsito de pasajeros todo esto acabó.

La ruta de sobrevivencia del cochense

Michell Lizardo, vendedora de la taquilla, relató que ha bajado la afluencia de pasajeros,  y en estos momentos trabajan solo con los usuarios nativos de la isla de Coche.

«Un boleto a la isla de Coche tiene un costo de 4 dólares ida y vuelta. La gente de Coche vienen a Margarita a comprar alimentos, porque todo es más barato».

Relató que los turistas no están viajando a Coche porque los horarios de zarpe se han reducido demasiado. Antes era cada hora.

«La capacidad antes era de hasta 90 pasajeros por zarpes  y ahora bajó hasta un 45 %».

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver