Muerte lenta y dolorosa, eso representa ser un paciente renal en Venezuela

Hace ocho años, Juan Carlos Vicheria fue diagnosticado con insuficiencia renal crónica en la ciudad de Barquisimeto. Desde  entonces ha sido víctima del precario sistema de salud que existe en Venezuela. Sin embargo, para él la situación empeoro hace cinco años y hoy su estado de salud es aún más crítico.

La falta de servicios básicos, insumos y personal médico son algunos de los factores que se interponen en la mejora de los pacientes con enfermedades crónicas en Venezuela.

Foto referencial/ Runrun

Ahora es noticia: Esta es la cantidad de camas en terapia intensiva habilitadas para COVID-19 en Carabobo

Vicheria, quien es paciente de la Unidad de Diálisis Barquisimeto, comentó a Todos Ahora los detalles de la situación actual que viven los diagnosticados con esta condición.

Según su testimonio, los pacientes renales en el país viven una muerte lenta y dolorosa. Esto debido a que no existe la posibilidad de que se puedan realizar un trasplante de órgano y no cuentan con los medicamentos necesarios para cumplir su tratamiento de manera satisfactoria.

«La falta de Paricalcitol me está llevando a depender de una silla de ruedas» precisó.

El mismo explicó que, lo mismo viven la mayoría de pacientes con insuficiencia renal crónica, ya que, al tener dicha enfermedad pueden sufrir de hiperparatiroidismo, lo que se asocia al deterioro acelerado de los huesos.

Diálisis, medicamentos y tratamientos de un paciente renal

El alto costo de los insumos puede cobrar la vida de los pacientes. Además del Paricalcitol, estas personas necesitan de otros medicamentos y vitaminas para responder positivamente al proceso de diálisis, pero por medio de la salud pública no tienen acceso a este tipo de insumos y deben recurrir al sector privado. Esto los obliga a invertir mínimo 100 dólares mensuales.

«El proceso de diálisis suele ser riesgoso. Sé de personas que han fallecido por infecciones que no han podido controlar por la falta de recursos» puntualizó Vicheria. Al mismo tiempo hizo referencia a que en los últimos meses no han tenido suministro de agua potable de manera continua y cuando la reciben, llega en pésimo estado, lo que causa complicaciones en los enfermos y daños en las máquinas de hemodiálisis.

De acuerdo con el paciente, los médicos y directivos de la Unidad de Diálisis Barquisimeto suman esfuerzos para garantizar una buena asistencia a los enfermos. Sin embargo, los mismos se ven cada día más perjudicados.

«Lo recomendado es tener cuatro horas de diálisis y nosotros solo tenemos tres. Entre las razones está que las enfermeras que nos asisten no son suficientes y la falta de transporte público motivó a que se redujera el horario del personal que labora en los centros
hospitalarios» dijo Vicheria. Además suplicó a los organismos internacionales para que intercedan por su salud.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver