Gremio educativo en Táchira reclamó salarios de hambre

Profesionales de la educación de todos los niveles se concentraron en el Obelisco de la ciudad de San Cristóbal. Manifestaron su inconformidad por los bajos salarios que están percibiendo, por las políticas del régimen de Nicolás Maduro. Resaltaron el grave problema social que enfrenta la educación en el país, por la destrucción promovida desde el grupo usurpador.

Carolina Casanova, presidenta de la asociación de profesores de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), manifestó este miércoles 21 de octubre que no existen condiciones para volver a las aulas de clases

“No hay calidad de vida para que los profesores vuelvan a las universidades (…) acaban de pagar un mes de aguinaldos que equivale a 4 dólares. ¿Qué puede comprar uno con eso? Nada”. Resaltó que no van a volver a las aulas ni virtuales ni presenciales hasta que tengan una mejor calidad de vida.

Ahora es Noticia:  Carabobo: Educadores salieron a las calles a exigir al régimen mejores condiciones laborales

Salarios injustos para la profesión

William Molina, profesor y periodista jubilado exhortó a la administración de Maduro a que sincere la labor de los profesores. Que valorice el gran esfuerzo intelectual, físico y moral que dan por Venezuela.

“Quiero hacerle un llamado a Nicolás Maduro, los niños no necesitan juguetes, necesitan una buena educación. Si hay dinero para pagar juguetes, cómo no brindarles un regalo a los niños como su educación.”

¿Cómo hace para sobrevivir en este momento?

-“Gracias a nuestros hijos que nos pueden ayudar porque son profesionales.  Muchas veces no tenemos gas, no tenemos electricidad. No tenemos con que comprar un kilo de carne ni siquiera quincenal, el sueldo de nosotros no llega ni siquiera a 4 dólares.”

Ahora es Noticia: La «perversión con uniforme» que denuncia Fundaredes en la frontera con Colombia

Los docentes jubilados están afrontando grandes dificultades por la insuficiencia de sus salarios en los gastos elementales. Gerardo Rincón expresó: “es difícil tratar de rendir ese salario tan ínfimo que llega. La unión en familia y la caridad de la gente ha permitido que podamos ayudarnos unos con otros, para sobrevivir esta crisis que estamos viviendo. No queremos contrato, no queremos tabulador. ¡Queremos que se vaya el dictador!

Volver