Femicidios en Venezuela, una realidad tan latente y peligrosa como la COVID-19

La Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia abarca en su artículo 3 los siguientes derechos:

1. El derecho a la vida

Ahora es noticia: Violencia contra la mujer continúa en aumento durante cuarentena en Bolívar

2. La protección a la dignidad e integridad física, psicológica, sexual, patrimonial y jurídica de las mujeres víctimas de violencia, en los ámbitos público y privado.

3. La igualdad de derechos entre el hombre y la mujer.

4. La protección de las mujeres particularmente vulnerables a la violencia basada en género.

5. El derecho de las mujeres víctimas de violencia a recibir plena información y asesoramiento adecuado a su situación personal, a través de los servicios, organismos u oficinas que están obligadas a crear la Administración Pública Nacional, Estadal y Municipal. Dicha información comprenderá las medidas contempladas en esta Ley relativas a su protección y seguridad, y los derechos y ayudas previstos en la misma, así como lo referente al lugar de prestación de los servicios de atención, emergencia, apoyo y recuperación integral.

6. Los demás consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en todos los convenios y tratados internacionales en la materia, suscritos por la República Bolivariana de Venezuela, tales como la Ley Aprobatoria de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará).

Sin embargo, distintas ONG han reseñado el incremento de femicidios en el país en lo que va de 2020. Resaltando además, el confinamiento como una de las causas detonantes de este incremento de casos.

Este concepto es el término femenino para homicidio, es decir, es el asesinato de una mujer, un homicidio que especifica el sexo de la víctima.

De acuerdo con el más reciente informe de la ONG Utopix, 21 mujeres fallecieron a causa de femicidios en el mes de junio, totalizando 130 casos en ese primer semestre del año. Por su parte, cotejo.com, señaló que al 22 de julio, 152 mujeres han sido asesinadas en el país.

El abogado y criminalista Luis Izquiel, conversó en entrevista con Todos Ahora para explicar algunas causas de este fenómenos en el país.

Izquiel señaló que el femicidio, es una realidad en nuestro país que es ejecutado, principalmente, por las parejas o ex parejas de las víctimas. Aunque destacó que también hay otras circunstancias bajo las cuales se produce este delito.

Asimismo, indicó que los registros de las ONG nacionales, sigue siendo una cifra pequeña con respecto a la totalidad de los homicidios en Venezuela pero que lo que más preocupa es su sostenido crecimiento.

¿Cuales son las causas de femicidios en Venezuela?

A juicio del abogado, existen cuatro razones fundamentales por las que cada vez hay más número de víctimas de este delito: ineficiencia institucional, cultura machista, descontrol por parte del Estado en la proliferación de armas de fuego e impunidad.

Sobre el primer elemento, el abogado explicó que en muchas ocasiones, la víctima va a un organismo de seguridad a denunciar al agresor y este simplemente no toma las medidas pertinentes.

Resaltó el reciente caso de Karla Ríos, una mujer de 39 años de edad que fue asesinada por su ex pareja este 31 de julio. Esto luego de que la víctima denunciara ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), las amenazas recibidas.

«En el caso de Karla Ríos no se tomaron las medidas pertinentes para protegerla. Y ese caso refleja lo que ocurre muchas veces. Las víctimas van a la Fiscalía, CICPC, o policías locales, y no reciben atención eficiente», dijo.

«La ley sobre el derecho de la mujer a una vida libre de no violencia, establece una serie de mecanismos. Sin embargo, el problema es que la letra es muy bonita pero cuando las víctimas van a las instituciones, esa letra queda muerta», añadió.

En cuanto a la cultura machista del país, destacó que se ha vuelto común justificar o normalizar estas conductas y que incluso, son las mismas mujeres quienes promueven el machismo en la sociedad.

Destacó, la importancia de los movimientos feministas en el país en estos aspectos como método de presión social. Consideró que en muchos aspectos, implementan unas políticas de lucha mal canalizadas.

«Actualmente vemos movimientos feministas en donde las mujeres se desnudan o no se cortan el cabello. Creo que ese no es tema de discusión de los derechos de las mujeres, esa lucha está mal canalizada», aseveró.

Hizo hincapié en los niveles de impunidad que existen en el país y que hacen que estos patrones delictivos se repitan e incrementen.

«Existe impunidad en dos formas. Una cuando la víctima va a denunciar al agresor, entonces la institución no toma las medidas de prevención para cortar la cadena que puede terminar en femicidios. La segunda es luego del crimen, que muchas veces queda impune, lo cual ocasiona la repetición de este hecho», detalló.

¿Cómo influye la cuarentena?

Con respecto a si la cuarentena influye o no sobre el ascenso de casos de agresión doméstica, Izquiel comentó que este escenario es un detonante para las personas con conductas agresivas.

«Estas son personas a las cuales se les rompió la normalidad y que están obligadas a convivir 24/7. El confinamiento es una realidad mundial del incremento de violencia doméstica. Personas que tienen una tendencia a la violencia, a ser débiles en el control de las emocionalidades, pueden cometer agresiones no solo contra las mujeres, sino a cualquier miembro de la familia»,manifestó.

¿Qué hacer en estos casos?

El letrado enfatizó que a pesar de las carencias institucionales, la primera forma de evitar ser víctima de femicidios, es denunciar. Asimismo, señaló que es fundamental que las mujeres conozcan bien a las personas con quienes se relacionan sentimentalmente para detectar de forma temprana, cualquier conducta agresora.

«Lo primero es detectar y conocer bien a la pareja y en caso de ver conductas agresivas, alejarse. Es importante detectar esas características para ver si tiene tendencia a ser una persona agresiva. Muchas veces las mujeres lo ven pero dan segundas y terceras oportunidades a una persona agresora creyendo que va a cambiar y no es así. Por ello, pese a los obstáculos se debe denunciar. Porque primero si no se denuncia tiene 100% garantizada la impunidad del agresor, mientras que si lo hace, aún cuando no funcionen del todo las instituciones, tiene alguna posibilidad», comentó.

Finalmente, hizo un llamado de atención a los organismos de seguridad a ser competentes a la hora de atender estos casos y a actuar de forma temprana para evitar que la agresión trascienda en femicidios.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver