Derechos sexuales y reproductivos, una forma más de vulneración en Venezuela

Tener una vida sexual sana, segura, plena y libre es un derecho que posee toda persona y que forma parte de las necesidades básicas de su vida. A partir de ello, se pueden evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados a través de la planificación familiar, pero ¿qué pasa cuando las condiciones sociales y económicas de un país no garantizan el acceso a este derecho? Sobre ello, Defiende Venezuela realizó un foro el pasado 11 de febrero denominado Restricciones sobre los Derechos Sexuales y Reproductivos en Venezuela.

La ONG defensora de derechos humanos tuvo como ponentes a María Corina Muskus, abogada, directora y fundadora de Venezolanas Globales, María Cecilia Ibáñez, LLM. en Estudios Avanzados en Derecho Europeo e Internacional de los Derechos Humanos, y Sara Fernández Rivera, LLM. en Derecho Internacional y consultora de CEPAZ. Ellas explicaron cuál es la situación que vive Venezuela en esta materia.

Ahora es noticia: Todos por la Educación, una alianza por el futuro de Venezuela

Imagen referencial

¿Cómo se vulnera el derecho sexual y reproductivo en Venezuela?

Muskus se refirió a los estándares internacionales de derechos humanos para la garantía y protección de la salud sexual y reproductiva.

«El derecho internacional establece que los Estados deben asegurar que los servicios de salud sexual y reproductiva no constituyan medios de violencia contra la mujer, que en muchos casos pueden constituir formas de tortura», dijo.

La influencia de la Emergencia Humanitaria Compleja

Por su parte, Ibáñez, quien también es miembro del staff de Women’s Link Wordwide, ilustró cómo la Emergencia Humanitaria Compleja que atraviesa Venezuela ha impactado sobre el acceso a la salud sexual y reproductiva de las mujeres venezolanas. Asimismo, resaltó que en Latinoamérica, Venezuela y Bolivia son los países con mayor índice de embarazos en adolescentes.

«En el caso de Venezuela no existen protocolos actualizados para garantizar el aborto, que es un derecho reproductivo», expresó Ibáñez.

En su intervención, Fernández resaltó la ausencia de medidas positivas para el acceso a en la salud sexual y reproductiva es una forma de discriminación en contra de las mujeres. Destacó que en el 2018 se registró una reducción de 50 % de toda la infraestructura, suministros médicos, personal, y por ende, capacidad operativa de la Maternidad Concepción Palacios.

En este sentido, tanto las ponentes como Defiende Venezuela exhortaron a la administración de Nicolás Maduro a promover políticas públicas en pro de los derechos sexuales y reproductivos.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver