Comer de la basura, la opción de algunos para no morir de hambre en Bolívar

Lo que era una práctica de quienes viven en la calle, buscar en la basura para comer y poder sobrevivir, es ahora también la forma en que han encontrado muchos habitantes en el estado Bolívar que, aún teniendo techo, salen a la calle a buscar entre la basura, pues ellos alegan que esta es la única opción para no morir de hambre.

Comer de la basura para no morir de hambre

«Esto yo no lo hago porque quiero, sino porque no me quiero morir de hambre».

El protagonista de la primera historia es Dámason Antonio Millán, quien no recuerda la última vez que abrazó a su familia, debido a la crisis económica se fue hace tres años de su hogar, esto porque se frustró y no pudo continuar viviendo en casa. Sin embargo, contó que vive junto a otras cinco personas en una casa en 25 de marzo, una zona en San Félix, también relató que tampoco va mucho para evitar inconvenientes. «Yo no recuerdo la última vez que abracé a mi familia, no se nada de ellos, yo me fuí hace mucho por la misma situación, pero tengo un techo donde vivir junto a cinco personas, pero no voy mucho, a veces duermo en la calle», expresó.

Para Dámason Millán comer de la basura no es bueno, pero tampoco malo. Él argumenta que prefiere comerse un pan de la basura que acostarse sin comer. «En la basura puedo conseguir unos panes, arroz, si consigo eso me la llevo y le doy gracias a mi Dios porque la situación que tenemos no nos permite ir a un negocio y comprar medio kilo de menudencias, el salario que tenemos no nos da para comprar alimentos», dijo.

Buscar entre los desechos para comer se ha vuelto un trabajo a tiempo completo para él. Básicamente lo que consigue entre la basura como zapatos, ropa y hasta comida los ofrece a cambio de otros artículos de alimentos en el mercado municipal de Unare II. Esto para poder tener efectivo. «No lo hago porque quiero, lo hago porque no quiero pasar hambre», expresó Dámason.

Dámason se refugia en Dios, y cree que es el único que puede cambiar su situación. Sin embargo, también cree que con fe no se come. «Con la fe no se come, yo creo en Dios, pero también creo que debo buscar la manera de comer para eso estamos en la tierra», dijo.

Otra historia en Bolívar

Rafael Antonio, quien vive en San Félix junto a sus cinco hijos y su esposa, sale todos los días a buscar entre la basura para poder llevarle alimentos a sus hijos.

Hace 10 años sufrió un accidente automovilístico, debido a esto quedó inválido de una pierna y debe usar muletas para poder trasladarse por sí solo. En su testimonio contó que le ha pedido ayuda a Justo Noguera, actual gobernador de la entidad, pero no ha recibido respuestas. Pues, también recordó que ayudó al gobernador en su campaña como candidato a la gobernación hace más de 10 años.

«Yo le he pedido ayuda a Justo Noguera y no me han querido ayudar, al gobernador yo le hice campaña con los discapacitados. Ellos me ofrecieron una ayuda y no cumplieron; pues ganó la gobernación y solo ayuda a sus allegados y los que en verdad tuvimos con él nos ignora». dijo.

Su día a día para buscar desperdicios entre la basura

Él se levanta todos los días a las 5 a.m. y empieza su caminata en muletas desde San Félix hasta Puerto Ordaz, durante su trayecto en cada basurero o bolsas de basura que observa busca desperdicios de alimentos, calzados y ropa que considere que les pueda servir a su familia. En los basureros que consigue en el trayecto; muchas veces encuentra aluminio o chatarras y estos los vende en efectivo para comprar alimentos. «De la basura se saca muchas cosas para sobrevivir, se encuentran objetos y eso lo vendemos en los peroleros a bajo precio. El dinero lo utilizó para comprar alimentos en efectivo», dijo.

«Mientras el gobernador come bien yo como de la basura»

La indignación de Rafael es cada vez mayor. Comentó que mientras él come de la basura, el gobernador come bien. También contó que muchas veces se ha querido acercar a Justo Noguera, pero sus guardaespaldas no lo dejan. «Los entes gubernamentales cuando están desayunando y uno se les acerca lo único que quieren es amedrentar a uno, además si nos ven recogiendo algo de la basura para poder sobrevivir y llevarle a su familia, entonces nos dicen cosas feas como si fuéramos locos, pues uno no es loco, nosotros estamos necesitados y pasando hambre», comentó.

Estas dos historias son ejemplos reales de que en Venezuela, sobre todo en el estado Bolívar, la situación con respecto a la crisis alimentaria empeora. Algunos ciudadanos al no tener alimentos, ni trabajos dignos, se dedican por necesidad a buscar alimentos entre la basura para no morir de hambre.

Datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) 2020 registran que el 79,3% de los venezolanos no tienen cómo cubrir la canasta básica de alimentos. Además el 96,3% de la población vive en pobreza por ingresos y el 70% de los hogares venezolanos reportan inseguridad alimentaria grave y moderada.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver