¿Resulta rentable iniciar una carrera como streamer en 2021?

Gracias a figuras como Ibai o El Rubius, miles de jóvenes anhelan volverse streamers y vivir de jugar videojuegos. Y aunque esto parezca un sueño infantil, no lo es, para nada; de hecho, hablamos de una carrera seria y muy rentable. El mundo gamer cuenta con múltiples opciones para ganar dinero: campeonatos, ser tester, promocionar marcas de desarrolladoras, o minar en juegos NFT —como Axie Infinity o Dragonary—, solo por mencionar algunas opciones. 

Streamer
Foto: Cortesía

Sin embargo, lograr ser PewDiePie de la noche a la mañana y alcanzar la anhelada meta de vivir de este oficio, no es cosa fácil. Que compañías como Nintendo o Sony lo tomen en cuenta para que pruebe sus juegos, requiere que, además de poseer talento y carisma, se tenga una buena promoción, un muy buen refuerzo tecnológico, entre otros factores. Y es que hablamos de un nicho en el cual la competencia es más que feroz (xataka.com, 2020).

¿Cuánto gana un streamer?

Hablemos primeramente de un factor clave —y lo que realmente mueve el interés de hacerse streamer— ¿cuánto se gana en este oficio?… Un jugador casual que transmita de 5 a 10 días al mes, de 15 a 50 horas, con 10 o 30 espectadores promedios, y que tenga de 30 a 250 seguidores, puede ganar un rango de 5 a 40 dólares mensuales. 

Ahora es noticia: ¿Qué son los NFT y para qué se usan en el mercado digital?

Por su parte, un gamer pro que transmita 20 días al mes, 80 horas, cuente con 500 o 1500 viewers promedios, y tenga de 3.000 a 10.000 followers, puede ganar entre 800 y 3.000 dólares mensuales (bolavip.com, 2021). Ciertamente, resulta rentable vivir como streamer mediano o profesional en el 2021. Sin embargo, la ganancia también va a depender de la diversidad de la entrada de capital.

¿Cuánto se debe invertir para empezar?

La cantidad de dinero varía según la ubicación geográfica, por temas de impuestos y de accesibilidad a las tecnologías. Lo básico sería cumplir con los siguientes requerimientos:

El lugar desde donde se transmitirá

Lo primero para comenzar a hacer streaming es poseer un espacio dedicado a este fin. Este debe estar acondicionado lumínicamente y además ser agradable a la vista. En este aspecto, el costo para rediseñar y agregar la iluminación adecuada puede rondar los 300 dólares. Aunque, si se es imaginativo, se logra con menos de un tercio de esa cantidad. 

Hardware

Si juega en PC, es indispensable que esta cumpla con ciertos requisitos para poder correr. Como mínimo, se debería tener un procesador de cuatro núcleos, una GPU con la suficiente potencia para jugar a 1080p, 16 GB de RAM y un SSD para mayor rapidez de carga en juegos y otros programas (playerone.vg, 2021).

Un ordenador con estas características mínimas puede costarle alrededor de 600 dólares americanos (xataka.com, 2018). Además, si desea mejorar experiencia del espectador, debe realizar un gasto en audífonos, micrófonos y webcams de calidad (aproximadamente 150 dólares).

Software

Si prefiere utilizar una plataforma que no pueda transmitir en vivo mientras juega —como es el caso de YouTube—, obligatoriamente debe adquirir un software de captura de pantalla. Lo bueno es que es el ítem más económico de la lista. El plan business de Clipchamp tiene un costo de 19 dólares y le permitirá grabar las partidas, la cámara web y cualquier cosa que aparezca en la pantalla de su ordenador, convirtiendo todo en un vídeo de alta resolución en tiempo real. 

Conexión a internet

Sería irónico que, cómo espectador, alguien siguiera un canal con un tráfico de internet tan inestable que no se entendiera nada de lo que se dice o hace. Y es que de eso se trata el streaming: transmisiones en vivo de video que irremediablemente dependen de la estabilidad del internet.

Para que su público lo vea decentemente en un smartphone, va a necesitar al menos 2.5 Mbps estables o más de subida para transmitir a 720p. Pero para complacer a aquellos espectadores más atentos a lo visual, debería tener al menos 5 de subida para transmitir a 1080p. Aunque, claro, necesitará más que eso para asegurarse de que no se corte su transmisión.

Comúnmente, los servicios de internet que ofrecen 1000 Mbps de bajada y 10 Mbps de subida tienen un costo de 70 dólares mensuales. Este tipo de servicio sería el indicado para resolver el problema. Por su puesto, la fiabilidad de esta conexión depende de su proveedor de servicio de Internet. Tener caídas en streaming puede ser una limitante muy molesta que puede alejar a muchos viewers (playerone.vg, 2021).

¿Por dónde transmitir?

Obviamente, no se puede distribuir contenido digital multimedia al aire libre. Por lo que primero se debe crear un canal en alguna de las plataformas más usadas por las personas que consumen este tipo de contenido:

  1. Twitch
  2. YouTube
  3. Facebook Gaming

Antes de elegir una de estas, es importante saber cuál se acopla más al objetivo que se desea alcanzar. Por ejemplo, Twitch es la plataforma con más tráfico de viewers de streaming del mundo, y, tal y como se dijo, no requiere de capturadora.

Ahora bien, en YouTube se recibe dinero por publicidad, por membresías y por patrocinadores, lo cual es un importante plus. Por su parte, Facebook Gaming, pese a no tener el alcance de los anteriores, da los mejores dividendos por viewers hasta el momento. No obstante, estas dos plataformas requieren capturadora.

¿En cuánto tiempo se logra vivir plenamente de ello?

Esto va a depender de la suerte, carisma, originalidad, constancia, y de qué tan rápido se viralice el contenido. Hablamos posiblemente de meses o años. Sin embargo, al analizar el crecimiento de algunos youtubers famosos podemos concluir que se trata de una inversión a largo plazo. 

PewDiePie tardó alrededor de 4 años en ver resultados; ElrubiusOMG, 6 años; AuronPlay, 8 años; solo por mencionar algunos ejemplos de éxito.

Entonces, ¿realmente vale la pena ser un streamer?

Todo va a depender, primordialmente, del tiempo y esfuerzo que se le dedique a crecer en la plataforma. Al respecto, el streamer profesional LIRIK indicó lo siguiente: “Cualquiera puede transmitir, solo necesitas estar en el lugar correcto y en el momento adecuado para hacerlo. El fracaso siempre estará ahí y no es necesariamente debido a ti, es porque el entorno es muy esporádico y competitivo” (culturageek.com.ar, 2018).

Así que, a pesar de que la competencia no es poca y el escenario de juego sube de nivel si se vive en Latinoamérica, tampoco es totalmente imposible triunfar en este ámbito. Eso sí, se deben mantener los pies en la tierra, no excederse y ser muy objetivo respecto a si resulta viable es o no el negocio. La clave está en disfrutar lo que se hará y tener paciencia. Con carisma, algo de dinero, el tiempo para dedicarse a ello plenamente y una pizca de suerte, se pueden tener buenas oportunidades de figurar en este mundo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver