«Sentí un pinchazo y empecé a marearme»: relato de una joven que aseguró ser acosada en Altamira

“Lo que sucedió ayer es una de las peores cosas que me han pasado en la vida… Me decía cosas súper ofensivas. Le pedí que parara, pero él lo seguía haciendo… Sentí un pinchazo y empecé a marearme. Grité y un muchacho me ayudó, a él le debo la vida. Ojalá que ninguna mujer pase por esto, sentí que me iba a morir”. Ese es parte del sentido testimonio de Tiany María Cárdenas, una joven de 24 años, que asegura haber sido atacada en las adyacencias de la Plaza Altamira.

Plaza Altamira

Las redes sociales se han convertido en el nuevo centro de denuncias de acosos y maltrato hacia mujeres en las calles de Caracas.

Ahora es noticia: Paramédicos rescataron a hombre que cayó al río Guaire

En lo que va del año, a través de Twitter, se han conocido los testimonios de unas 15 mujeres, que han sufrido acosos callejeros en el municipio Chacao, según conteos periodísticos.

Sin embargo, sobre esta situación hay un detalle importante. Ni la policía del Municipio Chacao ni el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ha recibido denuncias en sus despachos referentes a estos casos.

Fuentes de la policía municipal aseguran que han fortalecido la presencia policial en los lugares donde supuestamente se han registrado estos casos, pero no tienen características físicas de los supuestos agresores, ante la ausencia de la denuncia formal.

El caso de Tiany generó una alerta considerable en las autoridades, y se espera que en las próximas horas la víctima realice la denuncia para iniciar las averiguaciones.

El testimonio sobre lo ocurrido en Altamira

En una entrevista concedida a Todos Ahora, la joven aseguró que fueron tres los hombres implicados en el ataque. Uno de ellos era de tez blanca y ojos achinados, vestía una camisa manga larga azul, jean y zapatos azules, tapaboca negro y gorra.

Tiany está residenciada en Guarenas, pero viajó hasta Caracas la mañana de este lunes para gestionar una consulta médica en la urbanización Chuao, al este de la ciudad.

Al salir de allí decidió volver a su casa y abordó una unidad de transporte público justo al frente del Centro Ciudad Comercial Tamanaco (CCCT). Eran aproximadamente la 1:30 de la tarde.

La ruta de la camioneta culmina frente a la estación del Metro de Altamira, diagonal a la plaza Francia. En ese punto se bajó Tiany, y pretendía caminar hasta Parque Miranda, para abordar otra unidad hasta Guarenas.

“Cruzo la calle y todo estaba normal. Seguí caminando y fue entonces cuando me percaté que un hombre me estaba viendo. Empezó a decirme cosas súper ofensivas, súper lascivas. Yo lo miro de arriba abajo como diciéndole ‘ya, para’ pero él siguió acosándome”, indicó la víctima entre lágrimas.

Tiany se puso nerviosa y aceleró el paso. En ese momento otro sujeto, que vestía una franela vinotinto y jean azul, se le acercó. Ella trató de esquivarlo, pero el hombre la atacó con lo que se presume era una inyectadora.

La sedaron en Altamira

“Yo grité, ¡Me pinchó, me pinchó! Y me empecé a sentir mareada. Mis piernas se empezaron a entumecer y todo era incierto para mí. Lo que podía hacer era gritar y pedir ayuda”, recuerda la muchacha.

Según el relato, un joven que pasaba por el lugar atendió el llamado de socorro y la agarró por el brazo. Él le preguntó hacia donde iba, y ella le dijo que a Guarenas.

Aún tiene lagunas mentales, hay cosas que no recuerda con exactitud, pero narró que “El muchacho como pudo me ayudó y comenzamos a caminar hasta Parque Miranda. Al llegar crucé la calle, aún estaba mareada. No recuerdo si le pagué al conductor de la camioneta, y me senté en uno de los puestos”.

Sentía mucha somnolencia, pero tuvo la idea de llamar a su padre para que la esperara en la urbanización Valle Alto de Guarenas. 

El químico que le inyectaron no la dejaba pensar con caridad, cuenta. “Incluso me bajé en un sector que se llama La Vaquera pensando que había llegado a Valle Alto. Menos mal el chofer se dio cuenta de que estaba confundida y me dejó montar de nuevo.

Al llegar a casa Tiany se encerró en su cuarto. Dice que sintió mucho calor en el cuerpo y le costaba mover las piernas. Contó lo sucedido a varios familiares y llamaron a una enfermera conocida. Ella le recomendó que tomara leche para cortar el efecto del presunto sedante.

Ella lo hizo y vomitó en varias ocasiones y fue así que se sintió mejor. 

“Yo no quiero que esto siga sucediendo. Quiero que con mi denuncia se pueda ayudar y detener a estas personas que están haciendo este daño. Porque yo pude librarlos, pero sé que hay muchas que no. Lamentablemente hay muchas que no lo logra. No quiero ser una justiciera, pero tampoco quiero que más nadie pase por lo que yo pasé”, concluyó Tiany.

Joven acosada en Altamira
Foto: Cortesía

Precedente

A principios de marzo, en Chacao, fueron detenidos dos hombres que se dedicaban a acosar mujeres en un reconocido centro comercial del municipio.

Como Benito José Franco Rodríguez y Christian Paul Salgueiro Climastone fueron identificados los autores de esta práctica. 

Estos sujetos fueron aprehendidos por una denuncia realizada por una víctima a través de la red social Facebook.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver