Piden justicia por muerte de comerciantes a manos del Cicpc en Puerto Ordaz

Dos comerciantes oriundos de la ciudad de Maturín, estado Monagas, murieron a manos de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la Delegación de Puerto Ordaz según denuncias. Sus allegados aseguraron que fueron “vilmente ajusticiados”.

Cuando ocurrieron los hechos, las víctimas identificadas como Luis Alfredo García Marín y Edinson Duque se encontraban compartiendo con unos amigos, en un apartamento ubicado en la torre H del conjunto residencial Aventura, en la parroquia Unare de Puerto Ordaz, estado Bolívar.

Ahora es noticia: Asesinan a hombre y lanzan su cadáver en avenida principal de El Cementerio

Ambos eran amigos y socios en una empresa dedicada a la compra y venta de vehículos. Un negocio que tenían desde hace años, según lo dicho por sus allegados.

Testigos del hecho contaron que un grupo de al menos diez funcionarios de la policía científica ingresó de forma violenta al inmueble, y fueron directamente contra García y Duque.

Afirman que a los comerciantes los torturaron y golpearon en el sitio. De hecho, una mujer que estaba en el apartamento, y que se escondió de los funcionarios, terminó lanzándose por la ventana por temor a lo que le pudiera ocurrir.

No se sabe con exactitud que pasó después. Un allegado a las víctimas dijo: “ya estaban sometidos por los funcionarios, es imposible que se enfrentaran como dice la policía. Además, en esa casa no había armas”.

Más de este suceso de los comerciantes oriundos de Maturín

Otro factor que hace cuestionar la tesis del enfrentamiento es que ambos presentaban disparos en la cabeza y el pecho.

Ambos fueron sacados del apartamento, sin signos vitales y envueltos en sábanas, con destino a la morgue de Puerto Ordaz.

Al resto de los presentes los detuvieron, incluyendo a la joven que se lanzó por la ventana. Ella sufrió fracturas en una de sus piernas. Denunciaron también que no ha recibido atención médica ni la han llevado a un centro asistencial.

La familia de las víctimas ni siquiera sabe por qué ocurrieron los hechos. No les han dado ningún tipo de información sobre el caso. Es por eso que exigen justicia.

Afirman que los comerciantes eran conocidos en la zona, pues siempre regalaban comida a las personas de escasos recursos.

Por todas esas razones es que le piden directamente al fiscal general Tarek William Saab que inicie las averiguaciones correspondientes, y que detengan a los funcionarios implicados en el procedimiento.

García deja en estado de orfandad a una niña de ocho años, y Duque una de tres años.

 

Maturín

 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver