Tenga cuidado: así es el modus operandi de los estafadores de medicinas 

Más de 50 denuncias de estafas se han recibido durante los últimos días en la División de Investigación de Delitos Contra la Salud Pública de Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Medicamentos, modus operandi, estafa.

Las autoridades ven con preocupación el alarmante aumento en las estafas, que se cometen a través de falsas ofertas de medicinas e insumos médicos para paliar la COVID-19.

Ahora es noticia: Habitantes de La Vega en zozobra por nuevos tiroteos entre bandas

Desde la policía científica se ha determinado cuál es el modus operandi de estas organizaciones y a continuación se los mostramos para que usted evite ser víctima de estos delincuentes.

Se aprovechan de la desesperación

Los estafadores captan a sus víctimas regularmente a través de los servicios públicos que se solicitan en Twitter y medios de comunicación.

La angustia por conseguir medicamentos e insumos hace que muchos publiquen sus números de teléfonos y otros datos personales, y es precisamente de eso que se aprovechan los delincuentes.

Mayormente contactan a sus víctimas por la red de mensajería WhatsApp, haciéndose pasar por familiares de fallecidos que ya no necesitan el medicamento. Así como por fundaciones, doctores, farmacias y otras instancias inherentes a la salud.

Más del modus operandi

Ofrecen las medicinas o insumos a bajo costo en comparación al resto del mercado, lo que resulta atractivo para las víctimas, que de hecho, recurren a este medio porque no tienen cómo costear el tratamiento en clínicas.

Crean la confianza en el comprador enviando notas de voz, fotografías del producto y hasta indican que se encuentran en reconocidos centros comerciales.

Piden a la víctima el pago para proceder a enviarlo y cuando se consuma la transacción siguen en contacto. Aseguran que lo enviarán, y van postergando poco la supuesta entrega, hasta que por último terminan bloqueando a los compradores y desaparecen.

Juegan con la necesidad

“No quería que mi papá se muriera y estaba desesperada. Necesitaba conseguirle el tratamiento y de eso se aprovecharon. Me quitaron todo lo que tenía”, aseguró Lia Omaras a Todos Ahora.

A principios de abril el padre de ella estaba complicado de salud a causa del coronavirus. Tenía en 77 los niveles de saturación y necesitaba oxígeno de emergencia.

Durante tres días intentaron ingresarlo al hospital de campaña de El Poliedro y a varios Centros Diagnóstico Integrales (CDI), pero en ningún lado lo aceptaron.

No les quedó más alternativa que atenderlo desde casa y empezar a comprar los insumos necesarios. Uno de ellos el remdesivir.

“Un amigo me ayudó a montar el servicio público en redes, solicitando el remdesivir. Yo puse mi número de teléfono en los datos y al rato me escribieron varias personas”, dijo Lia.

Entre los que la contactaron había un supuesto servicio de delivery de  una conocida farmacia en Caracas.

Tenía el logo de la farmacia como foto de perfil y eso, de algún modo, creó confianza en ella. A través de notas de voz y mensajes le ofrecieron el Remdesivir en 60 dólares por dosis. El precio promedio de ese medicamento supera los $100.

Ellos dijeron que podía comprarlo en la supuesta tienda que tenían en el Centro Comercial El Recreo, o a través de WhatsApp, y se lo enviaban por delivery. Lia escogió la segunda opción.

“Pedí uno solo y ellos me dijeron qué me asegurara bien, pues no podía optar a ese precio sino luego de dos semanas. Le dije que solo quería uno y pagué a través de una transferencia en dólares”, denunció.

Le dijeron que era muy tarde para enviar el medicamento, que lo harían al siguiente día a primera hora, pero nunca llegó.

Lia reclamó a través de WhatsApp y la bloquearon. Fue a la supuesta sede del centro comercial y cuando llegó se llevó la sorpresa que el logo que tenían en WhatsApp y el de la farmacia no eran iguales.

Cuando preguntó le dijeron que no eran ellos, que allí ni siquiera vendían Remdesivir.

Ahora que conoce el modus operandi, denuncie

El Cicpc tiene a disposición la División de Investigación de Delitos Contra la Salud Pública para estos casos, todas las estafas deben ser denunciadas para que las autoridades conozcan el problema y tomen acciones.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver