«Están destruyendo mi reputación»: el caso de Rosmery, una mujer acosada en Venezuela

Desde hace dos años, Rosmery Parada, vive con el temor de revisar su teléfono. Desde hace dos años le da miedo salir de su casa. Recibe mensajes amenazadores de un acosador, ha llegado al punto de difundir en su entorno familiar y laboral, que Rosmery era una prostituta, sin embargo, la realidad es que ella es solo una profesora que rechazó a un hombre.

«Están destruyendo mi reputación»: el caso de Rosmery, una mujer acosada en Venezuela 0

Ahora es noticia: «Dios, por favor, despiértame mañana como niña»: Era lo que rogaba de joven todas las noches Skarlet

Se acercó a su lugar de trabajo

Su acosador llegó a tal punto de acercarse al lugar de trabajo para decirle a una de las trabajadoras: «¿Cómo es posible que le hayan dado trabajo en un lugar así, siendo ella una prostituta?»

El miedo invadió a Rosmary, ese día no quería salir de su trabajo, no quería andar por la calle, le daba pánico saber que alguien la seguía y decía cosas terribles sobre su persona. Atentaba contra su integridad, se quedó sentada en un mueble de su trabajo pensando y llorando, no entendía por qué alguien quería hacerle daño de esa manera.

Rosmary llora contando su historia

Sus lágrimas no pueden borrar lo que ha visto, mensajes de odio sin razón alguna. El simple hecho de recordar como este hombre detrás de un celular se expresa, le hace sentir asco. No puede buscar trabajo porque llegan sujetos a decirle a sus superiores difamaciones de ella. Su vida no tiene calma, creyó que se había deshecho del acosador hace dos años cuando lo denunció, pero volvió hace unos meses, siguiéndola a donde vaya y queriendo destruir su reputación con amigos y familiares.

Rosmery Parada

«Te rayaré donde trabajes» es alguna de las palabras despectivas que bombardea el teléfono de Rosmery. Contó que cuando inició esta situación, salió con un hombre, pero ella no se sentía cómoda y lo dejó. Luego comenzaron los mensajes, sospechó de inmediato, denunció, pero no le hicieron caso, fue su exesposo quien la ayudó porque trabaja en un organismo policial.

La pesadilla continúa

Atraparon al hombre y al revisar su teléfono se encontró que le hacía lo mismo a otras mujeres, sin embargo, no había evidencia allí que lo relacionara con Rosmery.

«Mira, aquí no hay ni fotos tuyas ni mensajes, lo vamos a meter preso, pero por otras cosas», dijo el exesposo.

En ese momento se sintió aliviada, eliminó sus redes sociales y dejó de usar ese número de teléfono por un tiempo. No pudo deshacerse de la sim card, debido a que lo tenía enlazado con su banco, pero hace un mes lo utilizó y comenzó a recibir nuevamente los mensajes, la pesadilla se repetía.

«Yo tuve que cambiar de número, recibía aún mensaje por mi número viejo, por el correo de hombres que me preguntaban que cuánto cobraba yo por servicios sexuales, que me habían contactado por una casa de citas que yo era la prostituta que ellos querían y cosas así. Yo no tengo vida desde ese momento porque a donde quiera que voy me llegan mensajes que dicen: te vi en tal calle«, dijo.

«Están destruyendo mi reputación»: el caso de Rosmery, una mujer acosada en Venezuela 2

Entre lágrimas pide ayuda, está desesperada. Siente que los organismos policiales no le prestan atención a pesar de que invitan a cada momento a la mujer a denunciar, pero cuando llegan a las instituciones lo único que se encuentran es con un papel; no recibe ningún tipo de protección hacia este acoso telefónico que se puede convertir en algo mortal para ella.

El acoso telefónico es un término amplio que abarca una serie de comportamientos como el acoso, las llamadas telefónicas obscenas, las bromas telefónicas y las amenazas por teléfono.

Noticias Todos Ahora protegió la identidad de la víctima por temor a represalías*

Rosmery Parada

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzlaInstagramFacebook y nuestros grupos de WhatsApp.  

Reylis Quiñones

Corresponsal de Carabobo “Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días". Gabriel García Márquez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver