UMSM presentó su estudio «Impacto de la COVID-19 en la migración venezolana

La ONG venezolana Un Mundo Sin Mordaza (UMSM) presentó este jueves un foro virtual vía zoom denominado «Impacto de la COVID-19 en la migración venezolana». En el encuentro presentaron cifras y datos de su estudio de campo con la diáspora venezolana en diferentes países de la región durante la pandemia.

Hanoy Reyes y Daniel Bastardo, activistas internacionales de UMSM, fueron los moderadores que presentaron los resultados de la encuesta.

Ahora es noticia: Impacto de la COVID-19 en el ejercicio de los derechos humanos en Venezuela

A modo de introducción, informaron que este estudio se realizó entre abril y agosto del 2020, lo que denominaron como la primera etapa de a pandemia.

Asimismo, señalaron que el método de aplicación consistió en el envío de un cuestionario electrónico a través de todas las redes a grupos de venezolanos en el mundo que tienen contacto UMSM.

«Se enviaron 623 encuestas que representan un universo de 2.551 personas, en grupos familiares. Estas respuestas se obtuvieron de 25 países distintos. Entre los más destacados Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Argentina, España, Estados Unidos, que es donde se encuentra la mayoría de los migrantes venezolanos», dijo Reyes.

También, indicaron que para el estudio se hicieron focus group en Chile, Colombia, Estados Unidos y España «porque la realidad de cada país es distinta y no se puede extrapolar». Para este fin, resaltaron el apoyo de asociaciones venezolanas en el exterior.

¿Cuáles fueron los resultados?

Como parte de los resultados, se determinó que «el venezolano generalmente emigra en familia», la cual, se compone en promedio entre tres y cinco miembros y donde además, hacen vida niños y adultos mayores. Por esta razón, indicaron que la pandemia afecta el círculo familiar de los venezolanos tanto fuera como dentro del país.

«Solo el 10% de los venezolanos emigra solo. También hay una gran falta de información en la migración venezolana en el exterior. De la población total, 41.8% no sabe cómo acceder al sistema de salud, 21% dice que no tiene acceso a la salud por su condición migratoria, 48% de las personas no tiene acceso a telefonía, 58.4% no tiene acceso a internet», referenció Reyes sobre algunas cifras.

También puntualizó que 93% de las familias no tenían contagiados por COVID-19. Mientras que, 46% tiene al menos un miembro que podría estar grave si se contagia con el virus.

Al mismo tiempo, se refirieron como un factor preocupante el alto porcentaje de profesionales que han emigrado del país. Al respecto, 70% de los encuestados tienen estudios universitarios (14% Técnico Superior Universitario, 25% estudios superiores y 20% con estudios de posgrado).

Sustento vulnerado en la migración venezolana

Además, la medición determinó que en el 48.8% de los casos, solo una persona del grupo familiar trabaja.

«La mitad reporta que han sido afectados por la pandemia, 41% quedó sin trabajo, mientras que otros -aunque tienen- sus salarios han sido suspendido por esta razón. Asimismo, 47% no está recibiendo ningún ingreso. Solo 11% tienen los mismos ingresos de antes de la pandemia. 70% considera muy difícil cubrir sus gastos de alimentación y servicios, 74% considera difícil cubrir gastos de viviendas, 52,5% no podrán enviar remesas y 16% tendrá que disminuirlas», dijo Reyes.

En este sentido, aclararon que 3/4 partes de los encuestados no tienen ahorros, y de los que tienen, los están usando para cubrir sus gastos en durante la cuarentena.

Por su parte, Bastardo expuso las conclusiones y recomendaciones del estudio de campo.

En primer lugar, exhortó a los gobiernos y a las organizaciones civiles a tomar las medidas pertinentes para mejorar las condiciones en las que se encuentran los migrantes venezolanos en los distintos países. Por ejemplo, en el caso de las homologaciones de títulos de formas más efectivas, resaltando que esto representaría una oportunidad no solo para el migrante, sino también, para el país a la hora de aprovechar la calidad profesional.

Consideró «imperante que se incremente la presencia de los organismos de ayuda en la región y conozcan la realidad de los venezolanos». Sobre este último aspecto, también informaron que pudieron determinar que los recursos dispuestos por los organismos multilaterales para la población migrante venezolana, es inferior a la destinada a otros países. A partir de esto, invitaron a concienciarse sobre esta situación.

Volver