“Suban a la plaza que hay circo”, la actividad de Caracas Mi Convive

Entre el mar y las montañas, frente a la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en la plaza Bolívar del pueblo de Tarma, estado Vargas, niños, jóvenes y adultos se congregaron, en la tarde del domingo 5 de diciembre, alrededor de un armazón de circo, lleno de colores, telas y trapecios, a la espera del espectáculo que le daría vida a la comunidad varguense.

Caracas Mi Convive
Foto: Cortesía

Durante el día, de boca en boca los vecinos fueron repitiendo la invitación “suban a la plaza que hay circo”. Nadie quería perderse la función. Se estarían presentando los niños de Pinto Salinas, pertenecientes al programa “Vamos Convive”, de Caracas Mi Convive, que durante dos meses se estuvieron preparándose en las artes circenses junto a la fundación Manzanoarte y el apoyo de la embajada de Suiza; y con ellos, los niños oriundos del pueblo estarían mostrando sus habilidades artísticas en otra pieza de circo.

Ahora es noticia: Casa Barandiarán: una opción de ayuda para las comunidades de San Félix

Esta no fue su primera presentación, el 27 de noviembre realizaron una exhibición en Caracas, en la parroquia El Recreo, en donde los participantes mostraron todos sus aprendizajes y nuevas habilidades. En el evento se contó con la presencia de distintos grupos musicales de la comunidad y del embajador de Suiza, Jürg Sprecher. 

¿Cómo nació esta iniciativa?

El proyecto inició el 2 de octubre en la U. E. N. Simón Rodríguez, que prestó solidariamente sus espacios. Durante ese tiempo, los facilitadores de la fundación varguense enseñaron a estos jóvenes distintas disciplinas como malabares (pelotas, hula hoop, plato), acrobacias en suelo y aéreas, (trapecio y telas) y baile.

Para este programa se seleccionaron a 19 niños y niñas entre los 6 y los 20 años, que tuviesen interés por las artes. Además, que se encontraran en situación de vulnerabilidad, sin ocupación y en riesgo de caer en la delincuencia. De allí la importancia de incorporarlos y apoyarlos con procesos educativos y de formación.

En este sentido, Caracas Mi Convive ha venido implementando el programa “Vamos Convive”, que busca prevenir la violencia a través del acompañamiento social y psicológico a jóvenes que se encuentran en entornos de riesgo. Para esto, los líderes comunitarios, miembros de la organización, identifican a aquellas personas que están rodeados de circunstancias que podrían conducirlos a transgredir la ley y les proponen una opción diferente mediante una posibilidad real de empleo, oficio u ocupación.

Caracas Mi Convive
Foto: Cortesía

Más detalles de la actividad de Caracas Mi Convive

Por esta razón, es de vital importancia saber que la participación en actividades culturales como la música, teatro, danza y circo puede ayudar a los niños a optimizar su potencial, mejorando sus habilidades en una variedad de áreas esenciales de aprendizaje, tanto en la escuela como en su entorno familiar, sin mencionar el impacto que las artes pueden tener para transformar la vida de un niño.

Para la realización de este proyecto, la fundación Manzanoarte fue una de las protagonistas de esta historia. Ellos se dedican a la difusión y promoción de las artes escénicas como herramienta de transformación social, desde los ámbitos de la recreación, la formación, el intercambio de saberes, el desarrollo cultural comunitario y como herramienta de motivación para niños y jóvenes de las comunidades agrícolas de Manzanillo y Tarma, del estado Vargas.

“Esta actividad le ha agradado mucho a mi hija, lo hace muy bonito, estoy orgullosa de ella. Estoy muy agradecida con todos los recreadores y el grupo que ha creado todo esto. Este proyecto los ha ayudado mucho, les han enseñado valores y sobre todo les está dejando un recuerdo muy bonito. A todos los padres les digo que motiven a sus hijos y si tienen la oportunidad de ingresar a este tipo de actividades, háganlo”. Así lo expresó Maribel Díaz, representante de una de las niñas que participó en el programa de formación.

Testimonios

Las técnicas utilizadas para el aprendizaje de las artes incluyó metodologías de creación colectiva, además incentivó el rescate de valores. También el fortalecimiento del sentido de pertenencia al lugar donde pertenecen, porque a través de la cultura se hace comunidad.

“Aprendí trapecio, malabares y tela. Desde que sé esto mi forma de ser ha cambiado, ha sido fabuloso. Esto me ha ayudado a salir y a que mi mamá no esté tan estresada. Me ha dado disciplina”, dijo Albert Sánchez, niño de 8 años de Pinto Salinas.

Caracas Mi Convive
Foto: Cortesía

Durante los eventos de presentación, las comunidades de Tarma y Pinto Salinas acompañaron la presentación de los niños.

Entre aplausos y sonrisas, sin darse cuenta, los vecinos del pueblo varguense y de la parroquia El Recreo, y los niños que mostraron su arte a través de distintas expresiones, comenzaron a fortalecer los vínculos sociales que hacen posible que exista una ciudad y un país de mayor convivencia.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver