Volver
Compártelo:

Las ONG en Venezuela se reinventan desde el confinamiento

La actual crisis provocada por el brote de la COVID-19 ha demostrado la capacidad de reinventarse a pesar de la crisis. Por ello, las ONG en Venezuela se reinventan desde el confinamiento. Esto, deja en evidencia la solidaridad y el lado humano de las organizaciones sin fines de lucro, asociaciones civiles y emprendimientos que hacen vida en el país.

Todas, o gran parte de ellas, siguen trabajando dentro de sus posibilidades para continuar llegando a las personas más vulnerables y desfavorecidas en el territorio nacional.

Ahora es noticia: Más Ciudadanos: ¿Qué hace esta ONG por los valores venezolanos?

El equipo de Todos Ahora conversó con Francisco Marval, un joven de 21 años de edad, economista de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas que trabaja actualmente como coordinador de proyectos de la ONG Dividendo Voluntario para la Comunidad. Marval nos relató cómo ha sido su experiencia durante este tiempo de aislamiento social en el que han tenido que ingeniárselas para que sus actividades y planificaciones de este año 2020 no se vean tan afectadas.

¿Qué es el Dividendo Voluntario para la Comunidad?

El Dividendo Voluntario para la Comunidad (DVC) es una ONG creada con el propósito de integrar esfuerzos de la iniciativa privada y agregar valor a los procesos de responsabilidad social de las empresas. Todo esto, en alianza con las organizaciones de desarrollo social (ODS), autoridades y comunidades. El fin es impulsar acciones que mejoren la calidad de vida de las personas en Venezuela, pues esta organización se encargada de planificar y ejecutar proyectos sociales en el territorio nacional. Ya tiene más de 56 años desde su fundación.

¿Cómo ha sido la labor de esta ONG durante la cuarentena?

A pesar de esta contingencia, se ha seguido trabajando. No nos quedamos sin hacer nada frente a un virus que pone en riesgo a una población ya muy vulnerable. Para una organización social, que hace vida en Venezuela donde una crisis política y humanitaria golpea al país desde hace mucho tiempo, no es nuevo tener que planificar sobre la marcha y estar en constante renovación. Incluyendo el hecho de superar obstáculos de último momento, así como la pandemia y el aislamiento social.

Reactivación de alternativas en sus actividades

Replantearse la forma de seguir apoyando a las comunidades alrededor de Venezuela ha sido un trabajo duro, pero necesario. Sobre todo en un contexto donde si la cabeza de familia no sale a trabajar ese día, no hay comida para la casa. Hemos tenido que reactivar los comedores infantiles en muchos estados, donde las comidas se les entregan a los papás para que se las lleven a sus casas y así evitar las aglomeraciones de personas.

Asimismo, ha ocurrido con los voluntarios de la comunidad. Hemos podido reactivar estos comedores gracias a todos los voluntarios que, con las capacitaciones sobre buenos hábitos de limpieza y protección personal, siguen apostando en apoyar a estas comunidades de gran necesidad.

Imagen cortesía de la ONG

¿Cómo pueden seguir trabajando ante las constantes limitaciones?

El trabajo en alianza es fundamental. Las ONG en Venezuela siguen trabajando y, los años de trayectoria del DVC han hecho que su abanico de empresas miembros sea muy grande. Así como las alianzas en temas de responsabilidad social empresarial que han sido una pieza fundamental para seguir ejecutando los proyectos en las comunidades.

Debemos estar claros que trabajar solos, ante tantas necesidades y limitaciones, es muy difícil. El impacto se desvanece con facilidad, pero juntos, por un bien mayor, con planificaciones constantes e ideas innovadoras, se puede llegar muy lejos. Desde el DVC tenemos muy presente esto en cada cosa que hacemos.

¿Cómo puede un chico tan joven estar tan involucrado?

Mi generación no ve el mundo como algo material, ve el mundo como un organismo vivo que se le debe dar todo lo que se nos ha dado, protegerlo y apreciarlo. Desde muy joven quise trabajar en proyectos que impactaran positivamente a una sociedad que no estaba pasando por su mejor momento.

La sociedad venezolana tiene muchas potencialidades, pero necesitamos crear agentes de cambios que generen una transformación social importante. Desde que empecé a entender esto, quise empezar a ser un agente de cambio. El Dividendo Voluntario para la Comunidad me dio la oportunidad de iniciar en este mundo de acciones profundas e importantes. De esta forma, ser parte de un equipo con un corazón enorme, con capacidades increíbles y con una vocación por el servicio, me ha hecho crecer cada día más. No importa la edad, si encuentras tu lugar, podrás desenvolverte de la mejor manera ya que lo harás de corazón.

Mensaje final de Francisco Marval

A veces pensamos que los obstáculos nos superan. Pero, en cada visita a las comunidades, en cada conversación con un personal de salud o con una madre voluntaria, te das cuenta que vale la pena superar cada uno de esos obstáculos.

 Actualmente, trabajar en el países caótico, pero cuando más complicado es el entorno, surgen más agentes de cambio para transformarlo. Las ONG en Venezuela siguen apoyando y aportando su granito de arena. Les digo, hay muchas formas de hacerlo, solo que por el mismo entorno, nos cerramos a la idea de que nuestro aporte no podrá hacer un cambio verdadero.

Todos queremos cambiar al mundo, pero no sabemos que el otro también lo quiere. Solo debemos entender que juntos lo podemos lograr.

Lo más leido