Fundación Itaka-Escolapio un lugar de ayuda para quienes más lo necesitan

A pesar de la crisis que vive el país, aún hay personas que apuestan por Venezuela y ayudan a quien más lo necesita, como es el caso de la Fundación Itaka-Escolapios. Con sus proyectos como el comedor de ancianos, labores sociales y apoyo estudiantil a niños, aporta un granito de arena en su comunidad.

Fundación en Carabobo

Ahora es noticia: Pedales de Fe, la organización que lleva esperanza a las comunidades en Barquisimeto

Cuenta con un comedor que ayuda a 150 personas a diario

El principal proyecto que llevan desde hace varios años es el comedor para ancianos. A través de él brindan el derecho de la alimentación a personas de la tercera edad que no tienen las condiciones para llevar un plato de comida a la mesa. Además, también beneficia a niños y adolescentes.

A diario, voluntarios de la fundación preparan platos de comida para al menos 150 personas de la misma comunidad, Barrio La Loma, zona sur de Valencia. Además ayudan en la formación educativa de niños de bajos recursos y organizan planes recreacionales para llevar un incentivo más allá de lo que ofrecen los colegios hoy en día.

Fundación Itaka-Escolapio un lugar de ayuda para quienes más lo necesitan 1

El proyecto del comedor anteriormente les daba comida de lunes a viernes. Sin embargo, desde que azotó la crisis de la pandemia en Venezuela han perdido varios donantes y por ello, redujeron los días de servir comida de martes a viernes y los voluntarios se transportan en bicicleta por la comunidad para repartir el alimento.

Esta fundación es internacional, guiada por la orden de sacerdotes escolapios o calasancios y que está presente en distintas ciudades de Venezuela y del mundo. Que está hecha para ofrecer oportunidades educativas y formar vocación en los jóvenes que puedan servir a su comunidad, si así lo quieren.

Plan vacacional de apoyo y recreación

Adrián Ortiz, coordinador de la sede en la capital carabobeña, informó que la semana pasada habían implementado un campamento vacacional donde niños estuvieron desarrollando actividades en el área de cocina, manualidades, teatro y danza.
Esto con el fin de sacar a los niños de las calles y enseñarles pequeñas técnicas productivas. Además, que este año muchos niños se ha limitado a interactuar con otros este campamento ayudó al disfrute junto con otros, con sus respectivas medidas de bioseguridad.

Los proyectos de la fundación van directamente al trabajo social, con obras como comedores, banco de medicamentos, actividades recreativas, apoyo escolar y formación de jóvenes con diversidad funcional, de hecho, el comedor fue pensado primero para los abuelos y luego se añadió a la ayuda, niños con necesidades especiales.

Cualquiera puede ser voluntario

A pesar de regirse por una línea religiosa, la fundación aceptan voluntarios de toda índole, el único requisito es ayudar a la comunidad en situación de riesgo que lo necesite.

«En el movimiento Calasanz trabajamos con niños desde siete u ocho años, hasta los 25 años porque es un proceso que los niños comienzan desde la etapa de la niñez. Después que ellos se confirman y si quieren seguir con el movimiento se les van inculcando con los valores cristianos y forman parte de la fundación», dijo Albetzy Briceño, voluntaria.

Cuenta en su historia que desde hace cinco años trabaja con la fundación y con el movimiento Calasanz sumaría alrededor de 11 años, está encantada de formar parte de ella, ya que ha podido ayudar a muchas personas con las labores sociales y los valores que muestran la inspiran a seguir haciéndolo. Su vocación es los niños y servir a quien lo necesite.

¿Por qué el nombre de Itaka-Escolaspios?

Briceño, explicó que Itaka es una pequeña isla en Europa, donde nació el movimiento y tomó las características de ella como los valores fundamentales, ya que en una isla la comunidad debe siempre ayudarse entre sí para poder surgir y avanzar. Escolapios, es por la orden de las Escuelas Pías que son los padres que se guían por la educación y su carisma, la palabra significa escolarizar en términos básicos.

Puedes ayudar a que la fundación se mantenga donando en lo siguiente cuenta y apoyar en la educación de niños de bajos recursos.

Reylis Quiñones

Corresponsal de Carabobo “Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días". Gabriel García Márquez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver