Volver
Transporte en Venezuela, otra grave problemática en el país. Foto: Todos Ahora
Compártelo:

#ReportajeTAH El transporte en Venezuela es sinónimo de caos y precariedad

Algo tan sencillo como movilizarse en transporte público se convierte en un problema para los venezolanos. La falta de gasolina, efectivo y deterioro de las unidades es apenas una parte de las razones que se esconden detrás de esta afección para la población.

En el caso de las regiones, la realidad es bastante dura. Principalmente por las largas distancias que los ciudadanos deben caminar para llegar a su destino.

Ahora es noticia: #ReportajeTAH Infancia venezolana sufre el deterioro de un país

También está otro escenario en medio de la pandemia: con tan pocos autobuses en algunas líneas de transporte, los usuarios se ven obligados a aglomerarse, evitando así las recomendaciones de distanciamiento social que han ordenado. Esto, facilita de forma grave los contagios de coronavirus.

Para profundizar en este tema, Todos Ahora le presenta un material detallado sobre cómo los venezolanos padecen a la hora de abordar un transporte público.

El transporte en Táchira es deficiente

Las condiciones de movilidad y de transporte en Táchira representan un problema para los habitantes de esta entidad. La crisis económica y social desmejoró el acceso a gasolina y las condiciones y disponibilidad de unidades de transporte, el deterioro del sistema de carreteras, calles, y paradas. Además de las condiciones de pobreza en la mayoría de la población generan condiciones difíciles para los tachirenses se movilicen.

Luis Uzcátegui, habitante de Palo Gordo, compartió sus impresiones con Todos Ahora. Referente a los costos del pasaje indicó: “Es muy alto, el sueldo no recompensa lo que nosotros vamos a pagar”. Actualmente la tarifa se encuentra fijada en 30.000 bolívares. A pesar de significar una baja cantidad de acuerdo a su valor en divisa, la devaluación del bolívar no permite que personas de la tercera edad como el señor Luis puedan solventar su pasaje, pues su pensión representa no más de 1 dólar.

Transporte en Venezuela
Foto: Abraham Blanco. Todos Ahora

En la pandemia es peor el transporte

La paralización de actividades económicas, productivas y sociales ordenadas desde el régimen de Nicolás Maduro han empeorado más aún la situación del transporte en Táchira. “Hasta el momento está dura la situación del transporte por la pandemia (…) mientras no pase este problema de la COVID-19 no sabremos si esto va a mejorar o no. De repente está una semana bien y la otra semana no. Yo digo que mientras más transporte tengamos sería mejor para la comunidad», expresó Jorge Omaña.

Isabel, habitante de un sector externo de San Cristóbal en la vía a Rubio habló a Todos Ahora referente a las condiciones del transporte en Táchira. “Presenta bastante debilidades, porque uno tarda más de una hora para que te traigan para acá al centro. En ocasiones si es bastante complicado porque nos toca inclusive hasta venirnos a pie desde el mirador hasta aquí. Para regresar hay que hacer una cola (…) el transporte no funciona como antes.” La señora Isabel, como ciudadana del estado Táchira, hizo una solicitud y llamado a los responsables: “Encarecidamente se les pide a los entes gubernamentales que colaboren lo más que puedan para que se solvente este problema bastante grave de transporte público”.

Transporte en Venezuela
Foto: Abraham Blanco. Todos Ahora

Reporte: Abraham Blanco.

Transporte público afecta a discapacitados en Carabobo

En entrevista con Todos Ahora,  Jonathan Ruíz contó su experiencia en el transporte público en Carabobo y expresó las dificultades que este ha generado a las personas discapacitadas.

Ruíz se encontraba específicamente en la parada del Camoruco municipio Valencia. Ahí estaba esperando por más de una hora el primero de varios autobuses para llegar hasta su destino, apoyándose en su muleta bajo el intenso sol de la tarde.

¿Cómo califica el transporte público en Carabobo actualmente?

El transporte público es difícil, más que todo por el tema del gasoil y la gasolina y ha sido muy duro para las personas con discapacidad.

Muchos debemos madrugar, en mi caso que vivo en el municipio Libertador, el transporte ha sido muy duro. Hay que levantarse a las tres o cuatro de la mañana para llegar a tiempo al destino.

Foto: Andy Cordero. Todos Ahora

¿Cuánto ha tenido que caminar para llegar a su destino?

Me ha tocado desde la avenida Bolívar hasta la Branger y de ahí, como es una zona de mayor influencia de transporte, tomo una unidad hasta Plaza de Toros, luego voy hasta Tocuyito y finalmente en un último carro llegó a mi pueblo Pira Pira. Son alrededor de 10-15 Kms.

¿Cómo ha hecho para la obtención del efectivo?

A veces tomo un dólar y lo cambio. Pero, aunque el dólar esté en 370.000,00 Bs el chófer lo valoriza en 280.000,00 Bs, teniendo ellos una ganancia mayor.

¿Considera que la situación del transporte público es por la pandemia o por falta de buena gestión por parte del gobierno?

El venezolano se siente decepcionado, porque no podemos culpar a algún bando político. Aunque, la mayoría de las cosas pasan por nuestra propia irresponsabilidad.

En los autobuses podemos observar la gran aglomeración de personas, algo que ha podido causar un alto foco de contagios en Carabobo, pero Dios nos ha ayudado.

¿Cuáles son los mayores riesgos que tienen los carabobeños actualmente con el transporte público?

Sinceramente son los carteristas que se aprovechan de esta situación para hurtarles las pertenencias a la gente, como hay pocas unidades, se aglomeran más personas y mientras intentas subirte a la unidad y te empujan, ellos accionan. Eso es lo que pasa en Carabobo.

Foto: Andy Cordero. Todos Ahora

Reporte: Andy Cordero.

¿La crisis del transporte público en Venezuela es de antes o después de la pandemia de la COVID-19?

Para el joven Gabriel Molina, el problema del transporte público en Venezuela, viene mucho antes de la pandemia de la COVID-19.

Comentó que en el caso del estado Carababo, desde el 2018, los ciudadanos comenzaron a vivir la odisea del transporte público.

El auge del transporte público informal en Carabobo

La falta de unidades colectivas en Carabobo, conllevó al auge del transporte público informal, conocidos como camiones, estacas y “transbaranda”.   

Es importante destacar, que este tipo de transporte informal no cuenta con las condiciones mínimas establecidas en la ley para transportar pasajeros.

Por lo que las personas que deciden usar este tipo de transporte, corren el riesgo de sufrir algún accidente e inclusive hasta perder la vida.

¿Cuáles son las alternativas de transporte público para un joven en Carabobo?

Asimismo, Molina comentó que como alternativas ante la falta de autobuses o “camioneticas de pasajero” en Carabobo, tiene la opción de utilizar mototaxi.

Sin embargo, Molina añadió que ha sido víctima de la delincuencia, sobre todo en los traslados en moto donde en ocasiones lo han despojado de sus pertenencias. “Es un poco peligroso, no son de confiar y pueden atentar contra tu vida”.

Aunado a esto dijo que como otra opción para movilizarse en Carabobo existen los taxis. Sin embargo, es muy difícil de usar, ya que es un servicio muy costoso.

“Las carreras simples están desde tres hasta cinco dólares, lo cual representa un golpe al bolsillo del estudiante que no tiene beca y que evidentemente tiene que sobrevivir entre el trabajo y los estudios” dijo Molina.

Por último explicó que en ocasiones cuando no tiene otra opción de transporte, le ha tocado caminar “el año pasado me tocó irme a pie desde el Big Low hasta la Av. Bolivar”, una distancia de aproximadamente 8 km.

Hasta cuatro autobuses debe usar un estudiante en Carabobo para ir a la universidad

Molina comentó que antes de la pandemia cuando iba a la universidad, debía salir de su casa con muchas horas de antelación.

Esto porque necesitaba usar cuatro autobuses para poder llegar a la casa de estudio, ya que las rutas privadas de la universidad son costosas.

La cantidad de autobuses se debe a que actualmente los transportistas en Carabobo no cumplen las rutas completas, esto para cobrar doble pasaje.

Foto: Sydney Díaz. Todos Ahora

Reporte: Sydney Díaz.

De una a dos horas, entre el bus y el Trolcable

De una a dos horas es la espera en colas de Jesús Quintero para subir a una unidad de transporte convencional, Yutong, BusMérida o también llamado coloquialmente “bus rojo” y trasladarse al Trolcable. Al llegar nuevamente se acumulan minutos para volver a esperar mientras la multitud avanza y logra subir a una telecabina.

Jesús Quintero es un joven periodista y operador de audio en 107.7 Ula FM, vive en una zona alejada del casco central de la ciudad de Mérida y para trasladarse desde su hogar, hasta su puesto de trabajo a diario debe decidir entre precio, tiempo y disponibilidad de las opciones de transporte en su localidad.

El comunicador vive en la urbanización Don Perucho, ubicada en el Arenal, un sector de la parroquia Arias del Municipio Libertador. Para el 2012 el gobierno nacional inauguró una «solución» de transporte para esta comunidad, logrando conectar la cuenca de El Chama con el centro de la ciudad, específicamente al Paseo La Feria, parroquia Domingo Peña.

Miles de personas se trasladan a través del Trolcable

Jesús en su día a día, sale de su casa a las 6:45 am. Camina dos cuadras para llegar a la parada de bus, donde en “condiciones normales” se encuentra con una cola de aproximadamente 80 o 100 personas a la espera de una unidad de transporte, ya sea de Tromerca o de expresos Bonanza. La espera se alarga entre 25, 30 minutos o hasta más de una hora.

Desde esa parada a dos cuadras de la casa, el transporte traslada a Jesús por la carretera de la cuenca de El Chama hasta la estación San Jacinto del Trolcable. Otra opción para llegar al centro de la ciudad, es tomar solo una unidad del transporte convencional y entrar a la ciudad por la Vuelta de Lola.

La diferencia de uno u otro es el precio, porque en cuestiones de tiempo y distancia es relativo según la hora, la cantidad de unidades disponibles y la gente en espera. Desde la estación del Paseo La Feria, hasta el lugar de trabajo de Jesús, es posible llegar caminando por su ubicación en el casco central de la ciudad.

Más de esta ruta

El retorno al medio día, dentro de la rutina de Jesús, sucede de la misma forma que la ida pero, en sentido inverso. Una cola para abordar las telecabinas del centro a San Jacinto, otra para esperar un bus que vaya desde la estación del Trolcable hasta su hogar.

Los altos precios del transporte público, la escasez de combustible, la falta de poder adquisitivo para la compra de repuestos y la poca capacidad de la unidades ha aumentado el uso del transporte proporcionado por Tromerca. Por ende diariamente son miles los usuarios que usan este sistema de transporte público para movilizarse, debido a la ausencia parcial y en ocasiones total del transporte convencional de las líneas urbanas o suburbanas del municipio.

Según la experiencia de Jesús “desde hace varios años, pero con mayor asentamiento en las últimas semanas debido a la pandemia por la Covid-19, la ausencia del transporte público ha aumentado. Esto, también se debe a la escasez de combustible ya que, las unidades no cuentan con el subsidio regular del diesel, gasoil o gasolina”.

Denuncias

Actualmente según los Sindicatos de Transporte del municipio Libertador, solo salen por línea de transporte urbano entre una y tres unidades. En el caso de las extraurbanas, tienen ocho meses paralizados por los factores mencionados; falta de combustible y repuestos.

“Muchas veces los usuarios nos vemos en la crítica situación para movilizarnos de un lado a otro, a pesar de que salimos con una hora, hora y media y hasta dos horas de anticipación de los hogares, igualmente llegamos tarde a nuestros puestos de trabajo porque se presentan muchas eventualidades con el transporte, la falta de constancia y las pocas unidades que laboran” afirmó Jesús Quintero.

El Trolcable es un sistema de transporte aéreo por cable, con telecabinas en forma de Teleférico urbano. Las telecabinas están identificadas con los nombres de los pueblos merideños como Mucutuy, Tabay, Los Nevados, Mucuruba, entre otros.

Cuentan con 20 telecabinas, de las cuales actualmente funcionan 19 con una capacidad máxima de ocho personas y según el ingeniero Gustavo Uzcategui, coordinador del sistema de mantenimiento Trolcable, transportan a diario 3.500 personas.

¿El Trolcable funciona pese a los cortes de luz?

El Trolcable representa una solución en precio y distancia, pero cuando el sistema eléctrico deja de funcionar, el movimiento de transporte se paraliza más de lo usual. El ingeniero Uzcategui explica que “la ciudad tiene muchos bajones y altas de luz, si durante el funcionamiento del Trolcable hay un corte, nuestro sistema deja de funcionar.

Solamente funciona para sacar la gente de las líneas en caso de emergencia. No se moviliza gente, solo se sacan a aquellas que se encuentran dentro del recorrido, la cantidad de gente que en ese momento está montada en las cabinas”. El recorrido del Trolcable, según la capacidad del sistema eléctrico, tarda entre  un minuto o dos minutos y medios.

Las personas que queda en la cola esperando un posible retorno, usan los “buses rojos” que son habilitados para estos casos. En momentos como este, el tiempo de espera para el traslado aumenta.

Variedad de precio según el sistema de transporte usado

Jesús tiene un salario de 315.000 Bs quincenal, los cuales debe administrar según las posibilidades que encuentre para trasladarse al salir y retornar a su hogar. Si escoge el Trolcable y junto al bus rojo gasta 15.000 Bs. Con Trolcable y buses convencionales 22.000 Bs. Con la ruta de la Vuelta de Lola 40.000 Bs. Cada precio calculado con ida y vuelta a diario. En ocasiones usa combinación de las opciones.

BusMérida mantiene entre una y dos unidades por sector. Su costo está por debajo del transporte común, entre 3.000 y 5.000 Bs, y las rutas a cubrir son más cortas. Su valor está entre el 50% y el 100% del valor en una línea convencional.

Aunque trabaje a media máquina entre las líneas de transporte convencional y las unidades de Tromerca, el total sigue siendo insuficiente para la demanda de usuarios que necesitan trasladarse.

Foto: Dibiana Torres

Reporte: Dibiana Torres.

Cobrar una pensión que no alcanza ni para un pasaje, el calvario de los pensionados

La necesidad de trasladarse de un lugar a otro en transporte público se ha convertido en algo tortuoso para los pensionados, quienes son víctimas de una pensión que no alcanza ni para un pasaje de transporte público en el estado Bolívar. 

Caminar hasta una hora por no contar con efectivo, es el calvario para los pensionados 

400 mil bolívares que no alcanza para cubrir una semana de transporte público. Eso reciben las personas de la tercera edad por parte del régimen, un monto que se vuelve nada, ya que todos los meses los conductores aumentan el pasaje sin previo aviso. 

Marcia López tiene 55 años de edad, vive a una hora del centro de la ciudad, específicamente en la UD-338 en el Municipio Caroní, en Puerto Ordaz, en su testimonio indicó que a falta de efectivo debe caminar hasta media hora para llegar al banco más cercano para cobrar una pensión que no cubre en gran parte sus necesidades básicas. 

«Ando un ratico a pie ya que no cuento con efectivo para un transporte público, además 400 mil bolívares no me alcanza para pagar un pasaje ni para una semana, ya la otra de arriba debo caminar, el efectivo que nos dan en el banco son dos días de pasaje para el transporte público», indicó Marcia López. 

El régimen de Nicolás Maduro continúa violando los derechos humanos de los pensionados, al no asegurar que tengan una jubilación que les ayude a satisfacer sus necesidades básicas, de obtener una pensión digna donde puedan trasladarse sin ningún inconveniente los 365 días del año. 

Reporte: Jessica León.

Habitantes de los Altos de Sucre y Guanta, en Anzoátegui sufren para trasladarse

Día a día, el problema de movilización se va extendiendo a todas partes de Venezuela. Los habitantes de los Altos de Sucre, zona rural de esta entidad,  son unos de los más afectados por la lejanía de la localidad.

Los residentes de esta zona, deben dirigirse diariamente hasta la ciudad de Puerto La cruz para adquirir sus alimentos, asistir a citas medicas y toda la actividad comercial que no pueden hacer en su localidad.

Por esta razón, su tránsito entre el estado Anzoátegui y Sucre, se les hace una tarea obligatoria para su cotidianidad.

Habitantes de los Altos de Sucre sin efectivo

El señor Isaac Figuera, habitante de los Altos de Sucre, sufre diariamente por la ausencia del efectivo. Debe dirigirse todos los días a la ciudad de Puerto La Cruz para trabajar y acudir a las entidades bancarias que no hay en los Altos de Sucre.

“Casi todos los días, estoy en el terminal de pasajeros de Puerto La Cruz, esperando algún transporte para irme a mi casa. Cada unidad cobra 200.000 Bs. en efectivo, en total 400.000 Bs, detalló el afectado.

Transporte en Venezuela
Foto: Lucelys Rodríguez. Todos Ahora

Guanta y sus pocas unidades de transporte

Con el inicio de la escasez de gasolina, la línea de carros por puesto que prestaba servicio desde hace 45 años para el municipio portuario, dejó de existir y esta parada fue eliminada. 

La deficiencia llevó al colapso de los usuarios quienes, en meses anteriores se vieron obligados a caminar hasta el municipio Sotillo para realizar sus actividades y cumplir con sus trabajos.

Actualmente, solo cuentan con siete unidades de buses, para toda la localidad, tanto zona centro, urbanización y la parte rural. Lo que genera, que hayan filas de unas 100 personas todos los días.

Altas tarifas en los taxis

Una servicio de Guanta hasta la ciudad de Lechería, ronda entre los 15$ solo de ida, es decir, se deben invertir 30$ para el regreso.

La poca accesibilidad al municipio, también afecta a las personas que deben movilizarse para los otros con mayor actividad comercial. Muchos deben caminar largos trechos para poder tomar un autobús o un bus de trasporte rápido (BTR).

Foto: Lucelys Rodríguez. Todos Ahora

Reporte: Lucelys A. Rodríguez

Las penurias de un joven para conseguir transporte en Venezuela

Leonardo Granado, contador egresado de la UDO núcleo Anzoátegui, es un joven venezolano de 26 años de edad. Él sufre diariamente los problemas de transporte público en la entidad, para movilizarse hacia su lugar de trabajo. Debe madrugar si desea tener la esperanza de conseguir algún bus y si no lo hace, le toca caminar largas distancias.

Madrugar para poder conseguir algún transporte en Venezuela

Granado, todos los días se levanta entre las 4:30 am y 5:00 am, para dejar todo listo y acomodado en su casa. Al terminar, se dirige a la parada con la esperanza de conseguir transporte para llegar a su lugar de trabajo, si no, le toca caminar hasta poder tratar de conseguir alguno.

“Yo vivo en la parte alta del municipio Juan Antonio Sotillo, madrugo todos los días con la esperanza de poder conseguir transporte público en la parada cercana a mi casa. Si pasa mucho tiempo y no pasa nada, debo caminar hasta los bomberos para poder lograr agarrar un bus y llegar a mi trabajo”, lamentó.

Transporte en Venezuela

Falta de efectivo: otro mal del transporte en Venezuela

Este joven, como muchas personas de la ciudad que no tienen efectivo, se dirigen al mercado municipal de la ciudad de Puerto La Cruz, para cambiar sus divisas con los compradores y vendedores de dólares que se encuentran en las inmediaciones de este.

“No hay efectivo. La única manera que puedo obtener este, es gracias a las propinas de mi trabajo. Cuando son 1$ o una que otra divisa, voy al mercado de Puerto La Cruz donde los “Doleros” (compradores de divisas), y ahí obtengo el efectivo, cambiando mis $ por efectivo, y a una tasa muy por debajo de lo que marca la página”, reclamó

Cobros de tarifas no autorizadas

No obstante, ante la incómoda situación de la falta del papel moneda, los transportistas de las unidades, cobran por encima de las tarifas establecidas hasta la fecha actual en sus rutas.

“El pasaje son 15.000 Bs., y te vienen a cobrar 20.000 Bs. y hasta 30.000 Bs. Entonces, uno hace la denuncia pertinente ante los fiscales de tránsito y ellos no hacen nada, hacen la vista gorda. Se prestan también para este robo y chantaje por parte de los autobuseros”, exclamó.

Transporte en Venezuela
Foto: Alejandro Franco

Reporte: Alejandro Franco.

Lara, otra muestra del transporte público en Venezuela

Jóvenes, adultos y personas de la tercera edad se han visto obligados a usar una moto o bicicleta como medio de transporte en la entidad larense. Esto, a raíz del escaso transporte público que hay en los urbanismos, la limitante para surtir combustible a los vehículos y los restringidos horarios de circulación. 

Orlando Suárez, un hombre mayor que vive en la ciudad de Barquisimeto comentó que, desde hace tiempo comenzó a trasladarse en bicicleta para hacer sus diligencias diarias, pues el alto costo del pasaje de autobús y las pocas unidades trabajando, lo llevaron a pedalear para poder moverse.

Suarez mencionó que, suele demorar entre dos y tres horas para ir de un extremo de la ciudad a otro, sumado a esto el señor se encuentra con colas en cada sitio que asiste, como por ejemplo en las entidades bancarias, supermercados y otros. 

Para la colectividad larense, el día a día representa una larga espera para tomar el servicio de transporte y llegar a su destino o tomar una extensa caminata. 

Así como el señor Orlando, son muchos los venezolanos que se han visto obligados a caminar largos trayectos, abordar autobuses repletos o luchar por conseguir efectivo para pagar un simple pasaje. Cada uno de estos problemas solo dejan en evidencia el cúmulo de dificultades que a diario enfrentan los ciudadanos y que se agravan en medio de la pandemia.

Lo más leido