jueves, octubre 17

Paralización de grandes obras se volvió una práctica común en Venezuela

Autor: Transparencia Venezuela – www.transparencia.org.ve

El Metro de Guarenas y Guatire, el tercer puente sobre el río Orinoco, la Central Hidroeléctrica Tocoma y el hospital oncológico y toxicológico de Barinas son solo algunas de las decenas de obras contratadas por el gobierno en los últimos 20 años que hoy figuran como grandes monumentos a la desidia, no se concluyeron ni aportaron beneficios a los ciudadanos, recuerda Transparencia Venezuela en su más reciente campaña denominada Obras inconclusas.

La organización elaboró una larga lista de trabajos proyectados por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro que ameritaron la inversión de altas sumas de dinero, pero que quedaron a medias, razón por la que los venezolanos hoy cuentan con menos centros de salud, menos transporte, menos disponibilidad de electricidad y menos agua. La historia de cada obra inconclusa será contada semanalmente a través de las redes sociales de la organización.

Mercedes De Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela, aseguró que el incumplimiento de la conclusión de las obras, que debería ser un hecho extraordinario, se volvió una práctica común en el país. Afirmó que lo más preocupante es que los venezolanos no tienen quién responda por lo que ha pasado y no hay esperanza de que se reanuden los proyectos. “Hubo muchas dudas sobre el proceso de adjudicación de los contratos de esas obras y lo peor es que ni siquiera se terminaron. En caso de que alguna vez haya solvencia económica y ética será necesario invertir en una evaluación de las obras para determinar el daño causado por el abandono”.

LEER MÁS AQUÍ

crisisenvenezuela.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido