miércoles, agosto 21

Pacaraima: Un ejemplo de la crisis de refugiados venezolanos.

Brazilians burn the belongings of Venezuelan people, as they block a street near the border with Venezuela at the Pacaraima border control point, Roraima state, Brazil August 18, 2018. Picture taken Agust 18, 2018. REUTERS/Mauricio Castillo

La emergencia humanitaria que atraviesa Venezuela sigue generando noticias dramáticas y hechos que lamentar, como los ocurridos el día 18 de agosto en la localidad de Paracaima, estado Roraima, principal puerta terrestre desde Venezuela a Brasil, donde un importante número de refugiados fueron atacados por residentes de la zona. 

La localidad ha sido noticia reciente en medios venezolanos y protagonista en la vida de los alrededor de 500 ciudadanos que ingresan diariamente al vecino país, según las Fuerzas Armadas brasileñas, encargadas del operativo de seguridad dispuesto por el gobierno Federal. 

Recientemente, en la segunda mitad del mes de julio de 2018, ACNUR, La Agencia de Refugiados de la ONU, había inaugurado un refugio en el sitio para atender en materia de salud e información migratoria y de derechos al inmenso flujo migratorio: 


También otro hecho que demostraba la complejidad de la situación en la comunidad, fue el cierre de la frontera ordenado por un juez local, ante la solicitud de la gobernadora de Roraima, quien alegaba que era imposible sostener en condiciones dignas a los 1000 refugiados venezolanos que llenan las calles de Paracaima, lugar con solo 12000 habitantes y limitados servicios básicos. Este cierre fue revocado por la máxima instancia de justicia brasileña como reseñó nuestro portal: http://www.todosahora.com/refugiados/tribunal-supremo-de-brasil-ordena-reabrir-frontera-con-venezuela/ 

A pesar de los esfuerzos de las autoridades locales y organismos internacionales por mantener la paz y los Derechos Humanos de los refugiados en la zona, en la mañana del sábado 18 de agosto, la población local se despertó con la noticia de que un comerciante había sido gravemente herido en un intento de robo presuntamente perpetrado por venezolanos, detalle que aún no ha sido confirmado por las autoridades, y enardecida se volcó primero a exigir mayor seguridad a funcionarios del Estado y luego contra los nuevos habitantes. 

Imagen de las redes sociales. 

Las calles de Paracaima se encuentran invadidas por carpas improvisadas que resguardan los pocos enseres con los que huyen los oriundos del país caribeño, además de ser su dormitorio, y en un claro gesto de intolerancia y frustración, la mayoría de estas fueron derrumbadas y quemadas por brasileños generando un profundo temor en los desplazados, quienes en su mayoría cruzaron la frontera de vuelta a Venezuela. En el siguiente hilo de tweets, el periodista Germán Dam muestra imágenes de la crisis que se vivió en la frontera: 

En medio de los disturbios que dejaron más de 30 detenidos brasileños como reseñaron medios locales, se intentó tomar el refugio de la ACNUR ya reseñado, pero estos hechos de violencia fueron repelidos por el ejército brasileño. 

Diferentes instituciones de la zona, como la iglesia católica, la oficina de la gobernación y distintas ONG rechazaron los sucesos pero también los catalogaron como la explosión de una olla en ebullición producto de la incapacidad de Paracaima para absorber este número de personas sin mayor ayuda financiera y capacitación en términos educativos. 

Producto del agravamiento de la crisis humanitaria en Venezuela, no se espera que disminuya el número de afectados que huyan a otros países de la región, donde deberán ser acogidos con el mayor resguardo posible ante su condición de extrema vulnerabilidad. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido