Volver
Pompeo anuncia ruta hacia la transición
Compártelo:

Transición en tiempos de cuarentena

Propuesta de transición en cuarentena 

El 31 de marzo del presente año, Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, ha presentado un plan para una posible transición para el rescate de la democracia en Venezuela. En este se establecen diversas condiciones para que el gobierno de los EEUU y varios países que desconocen al régimen puedan reconocer un gobierno en el mencionado país. Dentro de la propuesta se busca la conformación de un Consejo de Estado conformado por cinco personas que no sean ni integrantes de la Asamblea Nacional ni tampoco pueden ser ni Nicolás Maduro, ni Juan Guaidó.

Te puede interesar: COVID-19, Departamento de Justicia y Gobierno

Sin embargo el Departamento de Estado define este consejo de la siguiente manera: “La AN aprueba una ley de un “Consejo de Estado”, que crea un Consejo de Estado que se convierte en el poder ejecutivo. Cada partido o coalición de partidos con un 25% de miembros de la AN escoge a dos miembros del Consejo de Estado, siendo uno de ellos forzosamente gobernador de un estado. A continuación, los cuatro miembros del Consejo de Estado escogen a un quinto miembro que será el secretario general y que se desempeñará como Presidente Interino hasta que haya elecciones y a quien no se le permite presentarse como candidato a la elección a la presidencia. Los miembros del Consejo no podrán ser miembros de la AN ni del TSJ. Las decisiones que el Consejo de Estado tome serán por mayoría de votos. Un miembro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se desempeñará como asesor militar del Consejo de Estado.”

Así pues, se maneja también la participación de la Comunidad Internacional en esta propuesta, mediante el establecimiento de una “Comisión de la Verdad” que funcionará de la siguiente manera según la fuente citada anteriormente: “Se establece una Comisión de la Verdad y la Reconciliación con el objetivo de investigar actos de violencia graves ocurridos desde 1999, y esta informa a la nación sobre las responsabilidades de los autores y la rehabilitación de las víctimas y sus familias. La Comisión cuenta con cinco miembros que el Secretario General de las Naciones Unidas nombra con el consentimiento del Consejo de Estado. La AN adopta una ley de amnistía de conformidad con las obligaciones internacionales de Venezuela, que cubre todos los delitos de carácter político desde 1999, excepto los crímenes de lesa humanidad. Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú retiran su apoyo a la remisión a la Corte Penal Internacional”. Mediante esto, se toma en cuenta al mayor organismo de la Comunidad Internacional para buscar la investigación, reparación y la no repetición de las violaciones de DDHH en el País, pero también se puede ver como un organismo que puede ayudar a que el régimen tome en cuenta esta opción debido a que es uno de los pocos que ha cooperado con el régimen en planes diversos sobre todo en temas humanitarios y sociales. 

Sobre las Garantías

Solo se dan dos garantías ante esta propuesta y son que el alto mando militar (Ministro del Poder Popular para la Defensa, el viceministro de la Defensa, el Comandante del Comando Estratégico Operacional (CEOFANB) y los otros comandantes) se mantiene durante la vigencia del gobierno de transición y que las autoridades estatales o locales se mantienen durante el periodo de transición. Estas son garantías bastantes atractivas debido a que se está tomando en cuenta que los espacios de poder que posee la Fuerza Armada son sumamente importantes para buscar una transición pacífica, de lo contrario, la FANB lucharía por mantener su cuota de poder por la fuerza.

¿Qué implica todo esto? 

El gobierno de los Estados Unidos ha dado la propuesta más conciliadora desde el año 2019, en la que no solo está dando un giro en la propuesta de “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, ya que está tomando en cuenta la crisis del COVID-19 para hacer un gobierno transicional que no incluya a Nicolás Maduro, siendo muy sutil en este aspecto, pero también abre una ventana entre las opiniones radicales de no permitir la participación del PSUV en una venidera elección, que según esta propuesta sería celebrada en un período de seis a doce meses y de los partidos que representen a un 25% de los diputados de la AN. En esta propuesta no se excluye en ningún momento a Maduro de su posible participación las elecciones y dentro de los cinco integrantes de este Consejo no se vetan nombres y se menciona la inclusión de un gobernador en este, dentro de los cuales se pueden destacar los de los estados Táchira y Miranda, teniendo en cuenta que en el último es donde ha habido más casos de coronavirus y una cooperación entre las alcaldías y la gobernación para este fin. También implica que hay instituciones renovadas como el TSJ y el CNE mediante un consenso en la Asamblea Nacional que también se contempla que irá a elecciones. 

Conclusión

Esta medida ya fue rechazada por el gobierno de Nicolás Maduro, mediante su canciller y en cadena nacional donde llevó a cabo un Consejo de Estado con la ilegítima representación de la Asamblea Nacional encabezada por Luis Parra y diversos ministros, todo esto con el fin de dejar claro que las reglas del juego las coloca quien posea el respaldo de las Fuerzas Armadas, que en este caso es el régimen. Así mismo, se firma un acuerdo de cooperación y se invita a un diálogo para atacar la pandemia en la nunciatura apostólica, haciendo una movida bastante astuta, transformando la propuesta de Guaidó y la de EEUU hacia su conveniencia y con el apoyo de una oposición fantasma, que si bien no es reconocida por la comunidad internacional, existe para la conveniencia de Maduro. 

Finalmente, es una propuesta bastante amplia y que puede acercarse a un punto medio para un acuerdo, siendo puesta sobre la mesa luego de pedir una recompensa por personajes importantes del régimen, que sin frutos determinantes de inmediato, lo que la hace inalcanzable es el actor que la propone, que si bien es la primera potencia del mundo, si la hubiese presentado un organismo como la Unión Europea en conjunto con los Estados Unidos, es muy posible que el régimen se haya visto más tentado a si quiera pensar en la misma o si las dos potencias (EEUU y Rusia) hubiesen consensuado este acuerdo, ya que Moscú ha mostrado su disposición a un proceso de transición pacífica en Venezuela en diversas conversaciones con la potencia Americana. Adicionalmente, se ofrece levantar las sanciones, lo que es bastante tentador para el régimen ante el COVID-19 y que los organismos multilaterales hagan los préstamos solicitados si se acepta este acuerdo, lo cual EEUU utiliza como medida de presión teniendo en cuenta la crisis de servicios que ya está viviendo Venezuela. Sin embargo, es posible leer este rechazo como un mecanismo de reacción que busca también sentar a la oposición Venezolana en la mesa y negociar porque en estos tiempos de cuarentena, la transición es una opción por el riesgo que se vive en una Emergencia Humanitaria Compleja, pero también cada actor busca su beneficio y el del régimen es que se levanten las sanciones para atender la crisis humanitaria para continuar en el poder y el de la Presidencia (E) es un nuevo gobierno de transición que atienda la pandemia ya que tendría el apoyo Internacional, pero que también  conlleve a unas elecciones libres y esto solo es posible mediante acuerdos y los acuerdos son producto de las negociaciones entre partes, que en este punto se ven más cercanas y más reales, por lo que bajo mi apreciación, capaz tengamos producto de una pandemia, un cambio político. 

Por: Miroslava Colan

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Lo más leido