Sociedad de debate

Las competencias se han vuelto una parte importante de los colegios y las universidades, estas, en sus diferentes formas, terminan siendo una parte importante de la vida estudiantil de muchos. De hecho,  hay una gran variedad de competencias académicas en Venezuela e incluso internacionalmente, donde los equipos venezolanos, independientemente del tipo de ámbito, suele destacar ampliamente.

Sociedad de debate. Foto: Cortesía

Sin embargo, en muchas ocasiones cuando se piensa en las diferentes competencias académicas que existen en Venezuela, es casi inevitable que no venga a la mente el Modelo de Naciones Unidas (MUN), esto debido a que seguramente sean el tipo de competencia académica que más se ha popularizado en Venezuela, los MUN son competencias que en la mayoría de veces se desarrollan –por una larga tradición- desde el colegio y se profundiza su práctica en las universidades.

Ahora es noticia: La muerte de Rondón y los crímenes de odio

Pero, que los MUNes sean tal vez el tipo de competición más popular, no significa que sean la única, de hecho, hay muchos otros tipos de competencia, y justamente dentro entre esas otras muchas competencias se encuentra el debate parlamentario, esta forma de debate es una de las más populares de debatir en el mundo – por no decir la más popular-.

A modo de explicar cómo funciona este formato, básicamente, consiste en 4 parejas de debatientes que son parte de algunas de las “casas”, las cuales están representadas por el gobierno (personas a favor), versus la oposición (personas en contra) y estas “casas” se dividen en dos cada una y reciben el nombre de “cámaras”, sin embargo,  todas las “cámaras” se dedican a debatir problemáticas de interés mundial desde una perspectiva a favor y en contra y la finalidad de todo esto es la de fomentar el pensamiento crítico y el desarrollo de habilidades como la oratoria persuasiva, la argumentación y la capacidad de estructurar ideas para presentárselas a un grupo de una a tres personas denominadas personas juezas, los cuales están encargados de determinar cuál de las 4 “cámaras” es la ganadora basándose en ciertos criterios.

El tema a debatir se presenta 15 minutos antes de iniciar el debate y estos pueden ser acerca de tópico como economía, derecho, medicina, biología, minorías, grupos venerables, relaciones internaciones y un amplio etcétera, a su vez, las cuatro “cámaras” disponen de esos minutos para preparar sus diferentes argumentos, una vez terminado el tiempo, se da inicio al debate en donde cada debatiente tiene un tiempo de siete minutos de discurso y un total de 14 minutos por cámara para presentar sus argumentos a favor o en contra según sea el caso, luego de cada una de los debatientes haya presentado sus argumentos, las personas juezas procederán a deliberar y luego a determinar un ganador.

Si bien es cierto, esta forma de debate es parlamentaria, es necesario aclarar que no es la simulación de un parlamento y que realmente recibe el nombre de debate parlamentario porque se debate desde una perspectiva donde siempre habrá un grupo de personas  tajantemente a favor de alguna propuesta y otras tajantemente en contra de esa propuesta, como suele suceder en un parlamento.

Pese a la popularidad de debatir en el mundo, resulta  bastante irónico ver como debate en general no tiende a ser tan popular –o como esa popularidad que tenía se ha ido perdiendo- en Venezuela a diferencia de otras competencias como por ejemplo los MUN, esto; tomando en cuenta que los equipos venezolanos de debate hab tenido una trayectoria realmente destacable, de hecho, la primera sede del Mundial Universitario De Debate En Español 2011 (CMUDE-2011) –la máxima competencia de debate de habla hispana, el cual funcionaba y sigue funcionando con un sistema de eliminatorias- se  realizó en Venezuela y en la cual la Universidad Simón Bolívar destacó ganando la competencia.

Sin embargo, entre los años 2012 al 2015 la realidad actual venezolana había afectado a todas las competencias,  incluyendo a debate, por lo que seguir fomentando esta forma de debate, así como otras competencias, se había vuelto muy cuesta arriba, en gran parte porque la situación económica del país no le permitía a muchos equipos venezolanos poder asistir a CMUDE –la máxima competencia de debate hispana- cuando este se realizaba en otros países, generando cada vez más y más desinterés por esta competencia en el país y haciendo que prácticamente dejará de existir por un tiempo o teniendo a muy poco equipos en el país.

A su vez, organizar torneos de debates nacionales e internacionales se había vuelto más y más complicado, esto sin contar con que muchos otros países han logrado dar pasos enormes en el mundo del debate parlamentario en español, dejando a Venezuela y sus equipos un poco atrás en cuanto al rendimiento de sus equipos.

De hecho, haciendo una pequeña comparación, países como España tienen un circuito de debate donde pueden llegar a tener hasta 1.000 parejas, esto significa celebrar torneos nacionales de muy alto rendimiento de manera constante, y aún más importante, España no es el único país hispano con un circuito enorme, países como México, Perú, Chile e incluso nuestra vecina Colombia son países donde tienen circuitos de debates enormes y altamente competitivos que en momentos pueden llegar a ser abrumadores por el nivel que muchas veces tienen los debatientes que salen de esos circuitos e incluso, ya teniendo el nivel que tienen suelen seguir buscando formas de mejorar.

Sin embargo, del año 2016 a la actualidad se han hecho muchas reformas y un sinfín de cambios en los tres principales equipos de debate en todo el país -los cuales se encuentran, en la UCV, en la UNIMET y en la UCAB-, y se ha vuelto a trabajar para volver a tener un circuito nacional fuerte, con debatientes de nivel y competitivos internacionalmente, no ha sido un camino fácil y pese a que los tres equipos son muy distintos, tienen diferentes objetivos y aún teniendo muchas situaciones nacionales e internacionales en contra, se siguen enfrentando a los retos les han puesto y en muchas ocasiones, lo han superado.

Logrando en los casos de la Universidad Metropolitana y de la Universidad Católica Andrés Bello poder llevar a varios equipos a los CMUDE de los años 2018 y 2019 con buenos resultados, e incluso llegando a tener sus propios torneos internacionales que cada vez son más reconocidos como la Copa Andrés Bello en el caso de la UCAB y no solo se han quedado en esto, sino que también los tres equipos siguen haciendo el mayor de los esfuerzos posibles para hacer que el circuito nacional de debate crezca a nivel universitario y también a nivel colegial, para que así deje de ser algo de unas pocas universidades a una actividad que tenga muchos debatientes de muchas partes del país y que sea muy competitivo como en otros países.

Claramente el camino para cumplir todas estas metas no es fácil y está lleno de un montón de trabas e incertidumbre, sin embargo, los equipos venezolanos están haciendo su mayor esfuerzo para que todas sus metas se concreten, sin contar que el año 2020 y el 2021 han sido años llenos de logros para el circuito, logros que no se veían desde hace años como ganar torneos internacionales, mejores oradores internacionales, varios sub-campeonatos de debates y muchas cosas más; porque lo que queda de parte de nosotros –las personas- apoyar estos equipos para que sigan creciendo y sigan dándole logros a las universidades donde vienen.

Ya para finalizar, apoyar estas competencias es también apoyar la creación de espacios educativos donde siempre se tiene presente la idea de desarrollar habilidades que son necesarias para proteger a las democracias como el debate de ideas, el pasamiento crítico  e incluso la capacidad de entender que la en la vida no hay solo una opinión, algo que en una Venezuela polarizada, llena de odio y donde preferimos no escuchar a los demás porque tienen una opinión diferente a la mía, es necesario aprender, para cuando en un futuro se logre conseguir una democracia, sean estas personas las que luchen por su protección.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver