Rainbow Washing

Llegó junio, y con él, llega también el mes del orgullo LGBTI+ alrededor de todo el mundo. Una celebración que nace como una forma de conmemorar los disturbios del Stonewall en Nueva York, Estados Unidos, de 1969.

Estos disturbios fueron manifestaciones espontáneas que se dan luego de que seis policías hicieran una redada en un bar de ambiente gay regentado por la mafia, dando como resultado que una multitud se volviera en contra de la policía; logrando que por primera vez la persecución típica –agente policial en contra de los gays- se volteara para volverse una de las personas de la comunidad en contra de las acciones tomadas por la policía.

Ahora es noticia: Un país ni tan “chévere” ni tan de iguales

Una historia opresiva

Siendo la primera vez que la comunidad plantaba cara al sistema que históricamente los oprimía –y los sigue oprimiendo a día de hoy-. De ahí en adelante, se ha utilizado este mes para conmemorar los actos de ese 28 de junio en Nueva York. También, para celebrar el amor propio y la libertad de las personas para decir que sienten, como sienten y sobre todo quienes son.

A la vez, se sigue luchando en contra de todos aquellos prejuicios y rechazos que históricamente le han sufrido todas las personas de la comunidad a través de la ley y la sociedad, rechazos y prejuicios que a día de hoy todavía se resienten.

De igual forma, en los últimos años tanto la comunidad LGBTI+ como el mes del orgullo, han conseguido un auge importante generado por la eliminación de ciertos tabúes de la sociedad. Lo cual, le ha permitido a más personas poder ser quienes realmente son, sin necesidad de seguir ocultándolo ante la sociedad, ante sus amigos o ante sus familias.

Ese auge importante ha estado acompañado por diferentes empresas que durante todo el mes muestran su apoyo a través de diferentes acciones como cambiar sus logos y utilizar los colores de la bandera de la comunidad. También ofrecer mercancía que tenga que ver con la celebración y generar su apoyo a la comunidad siendo promotores de la inclusión y protectores de su libertad.

Impacto del apoyo de las grandes empresas

Las empresas, sobre todo las grandes empresas –como Nike, McDonalds, Apple, Pepsi etcétera- tienen un gran impacto en las sociedades donde se encuentran. Por eso,  que ellos apoyen a la comunidad seguramente siempre sea positivo para ayudar a difundir el mensaje sobre la importancia de desmontar prejuicio, eliminar la discriminación y avanzar en la reivindicación de
derechos de este grupo.

Sin embargo, que diferentes empresas se hayan involucrado con la celebración de este mes ha sido algo controversial por el llamado Pride Marketing o Rainbow Washing, el cual puede definirse como productos especiales y conmemorativos que venden las empresas con motivo del mes del orgullo, que sirve para mostrarse como unos aliados del movimiento, pero que solo queda en una estrategia de marketing. Esto porque no realizan ninguna acción tangible para apoyar a las comunidades LGBTI+. En consecuencia, termina siendo una «lavada de imagen» que solo sirve para lucrarse a costar de una celebración que muchas personas consideran realmente importante.

Esta práctica -por obvias razones- ha generado una visión negativa de la comercialización del mes en la comunidad y ha generado un debate sobre si las empresas realmente están comprometidas con la comunidad o si «eso es puro marketing». En todo caso, no es una pregunta que se pueda responder de manera simple.

Rainbow Washing por parte de las empresas

Es importante apoyar las protestas que buscan eliminar estas prácticas y que buscan seguir generando conciencia alrededor del tema y que buscan eliminar esta comercialización negativa.

Por otra no se puede decir que todas las empresas hagan Rainbow Washing, pero por tampoco se puede decir que todas las empresas tienen buenas intensiones. Sin embargo, aquí es donde entra una responsabilidad que no es solo de la comunidad, sino también de todas las personas que no formamos parte de ella, pero que apoyamos sus objetivos y sus metas. En donde debemos
exigir a las empresas que su apoyo no debe quedar en solamente un producto para un mes, sino que tienen que ir más allá con políticas internas de protección y mayor concienciación sobre el tema que ayude a eliminar todos estos prejuicios que han englobado a la comunidad.

Esto a la vez que seguimos exigiendo que todas sus ayudas tengan no solo un impacto comercial, sino, uno tangible tanto dentro de la empresa, como en toda la sociedad.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver