La importancia de los pronombres en las personas trans

El pasado 31 de marzo se celebró el Día Internacional de la Visibilidad Transgénero. Es una fecha importante, ya que esta se creó con la finalidad de crear conciencia y sensibilizar a la población mundial para acabar con la discriminación hacia las personas transgénero, por eso mismo se hace importante recalcar el uso adecuado de los pronombres.

¿Qué son los pronombres?

Se conoce como pronombre a la clase de palabra cuya función es sustituir al sustantivo, adjetivo o adverbio. Los pronombres se encuentran presente en todas las lenguas del mundo, con la finalidad de indicar la persona del discurso o situar en el tiempo y espacio, sin utilizar el nombre, lo que permite una lectura fluida por motivo del uso innecesario de los sustantivos.

Te puede interesar: Islas de Aves, implorada por las potencias extranjeras

En español tradicional la posibilidad de pronombres personales sin género no existe, o al menos no está recogida en el Diccionario de la Real Academia, que solo encuentra los pronombres masculinos o femeninos para dirigirnos a otras personas, y que además entiende que el plural genérico para referirse a un grupo de personas de diversos géneros o sin distinción de género, es el masculino (por ejemplo, se habla de “los estudiantes”, aunque el colectivo englobe a personas de todos los géneros). Sin embargo, el lenguaje es dinámico y, aunque resulte una forma nueva o incluso chocante, es posible dirigirse a una persona usando pronombres “no binaries” y sin referencia a un género específico. En español, estos pronombres se forman añadiendo o sustituyendo la vocal que refiere al género por una “e”. De esta forma, podemos referirnos a una persona no binarie (intergénero, de género fluido u otras formas) como “elle” y, a un grupo, como “elles”, también está la opción de utilizar neopronombres es decir,  todos aquellos pronombres que no son él, ella y elle. Del mismo modo, en los adjetivos donde existe una diferencia en función del género, como en el caso de “contentos” y “contentas”, se usaría “contentes”.  Por supuesto, sería inaceptable referirnos a una persona no binarie como “eso”, como si fuera un objeto no identificado.

Importancia del uso adecuado de los pronombres

Una serie de estudios muestran que el uso incorrecto de pronombres no correspondientes a una percepción de género, pueden dañar la autoestima de estas personas, de la misma manera que lo harían si les llamásemos por un nombre que no es el suyo o que no les gusta. Por tanto, es necesario que progenitores, equipos docentes y, en general, todas las personas adultas que trabajan con jóvenes y  personas trans entiendan la importancia de usar los pronombres personales correctos cuando tratamos con adolescentes que se identifican como transgénero o con diversidad de género.

Las personas transgéneros se toman muy en serio los pronombres personales que se usan para describirlos. En muchos idiomas, como el español, cuando nos dirigimos a alguien en tercera persona, usamos un pronombre de género masculino o femenino, en función del aspecto físico de ese alguien en cuestión.  En muchos casos, los chicos y chicas trans con una identidad de género definida como masculina o femenina, quieren ser denominados con palabras del género con el que se identifican. Sin embargo, la situación resulta mucho más problemática para adolescentes transgénero con una imagen personal que no corresponde claramente al aspecto físico que comúnmente asociamos al género masculino, ni al femenino.  Estes adolescentes a menudo prefieren ser identificados con pronombres sin referencias de género.

 

El 97% de las personas trans en Venezuela se dedican a la prostitución, esto se debe en gran parte a que no se les permite tener acceso a trabajos, universidades, etc., por el simple hecho de ser una persona trans, si bien no podemos cambiar esto del dia a la mañana, hay que generar un cambio y para eso debemos empezar con  lo mínimo y lo mínimo  que podemos hacer como personas y como seres humanos es que a la hora de referirnos a elles lo primero que hay que hacer es,  preguntarles sencillamente cómo prefieren que nos dirijamos a ellos, ellas o elles, y usar esa forma. Cuando usamos el pronombre que prefieren, se sienten apoyados (apoyades), menos angustiados (angustiades) y validados (validades) en la manera en que expresan su identidad de género.

Si nos equivocamos al usar un pronombre, o si usamos el pronombre que esta persona considera incorrecto, lo mejor es pedir disculpas y corregirlo. Las personas trans y más los adolescentes saben que “sus” pronombres van en contra del uso común de la lengua y de las identidades de género comúnmente asumidas, así que entenderán que nos puede llevar un tiempo acostumbrarnos, Lo que cuenta es nuestra intención de usar los pronombres que prefieren; no esperan que lo hagamos a la perfección desde el principio.

Ser una persona trans no es sencillo, un de «Profiles of Student Life: Attitudes and Behaviors: elaborado por el Search Institute, el 41,8% de los adolescentes que se identificó como ni hombre ni mujer dijo que había intentado suicidarse. El 29,9% de las personas transgénero de hombres a mujeres, el 27,9% de los adolescentes interrogados, el 17,6% de las mujeres que se identificó como mujer y el 9,8% de los hombres que se identificó como hombre respondió lo mismo, si estas cifras sin duda alguna son alarmantes, pero a su vez se comprobó que el utilizar el pronombre por el cual se identifican cada disminuye la probabilidad del intento de suicidio, aunque parezca mentira, una pequeña acción puede crear la diferencia y con pequeñas acciones se logra un gran cambio. 

Por: Alejandro Chaparro 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver