Volver
Compártelo:

La cómoda posición de Argentina hacia Venezuela

El pasado 11 de Octubre se realizó una entrevista por el portal “Cohete de la luna”, reseñada por el diario “El Nacional” al presidente de Argentina Alberto Fernández, luego de que la semana pasada su país votara en el Consejo de Derechos Humanos a favor de la resolución que renovaba por dos años la Misión Internacional Independiente de determinación de Hechos para Venezuela.

Esto, fue un giro bastante importante en su Política Exterior, debido a que su ideología y sus aliados son afines al régimen de Maduro y ha sido muy cuidadoso con respecto a su actuar en este tema desde que llegó al Gobierno.

Ahora es noticia: Régimen aislado y forzado a cooperar en el Consejo de Derechos Humanos

Las declaraciones del mandatario eran sumamente meditadas, bastante neutras pero también sumamente peligrosas para el régimen. Una muy importante es la siguiente: “No se me escapa que detrás de todo el planteo a Venezuela hay un planteo geopolítico. Hay interés expreso de Estados Unidos, hay una guerra desatada por Estados Unidos más con fundamentos comerciales que políticos. Pero eso es una cosa y el problema de los derechos humanos es otra”.

Estas son afirmaciones que clarifican cómo ve el gobierno de Buenos Aires la crisis política venezolana. Primeramente ataca a los Estados Unidos colocando sobre la mesa el interés geopolítico y tildando de “guerra” las consecuencias de sus acciones. En segundo orden, alerta que en materia de Derechos Humanos no hay una afinidad con Venezuela, debido a que ni las ideologías pueden ocultar lo que ha determinado una misión creada por el mismo consejo del cual Argentina forma parte, siendo esto una transformación en su apoyo a Caracas en muchos aspectos.

Finalmente, hizo una acotación también en esta entrevista y es que no reconoce a Juan Guaidó. Esto, aunque sea parte del Grupo Internacional de Contacto por invitación de la Unión Europea. Algo que es sumamente tibio en el nivel en el que se encuentra la presión internacional.

Postura de Argentina

Aunque es notable que esta posición de Fernández solo se debe a que quiere continuar con relaciones estrechas con la Unión Europea y con el Mercosur, debido a que atraviesa una crisis económica bastante difícil y son las instituciones con las que puede superarla mediante la cooperación, debido a que la UE es el segundo socio comercial de Argentina y el suramericano no se arriesgará a alterar sus relaciones con el bloque por el régimen de Maduro, porque no le representa ningún beneficio más que las deudas políticas que su vicepresidenta y por consecuencia él tienen con el chavismo.

En la arena internacional, las posturas grises son muy comunes. Pero, los Estados no son afines en todos los temas de Política Internacional y con respecto a Derechos Humanos, las lealtades son sumamente importantes, ya que no quieren verse en la misma posición y no tener apoyo.

Pero en el caso argentino no es posible respaldar a un país que está siendo denunciado por una misión del consejo, aunque hizo la salvedad de que la Alta Comisionada ha sido “Severa” y el jefe de Estado dijo que la impulsó a que se trate de involucrar al gobierno de Venezuela en la solución de estos problemas y que este gobierno se involucre en prestar atención al tema.

Este es un mecanismo para poder quedar bien con Dios y con el Diablo. Es decir, que el país está salvando su imagen ante Venezuela apostando a la “cooperación y acción diplomática” pero de la mano de los violadores de Derechos Humanos.

Aunque está en su zona de confort, Buenos Aires va a tener que definir su Política Exterior en lo que a Venezuela se refiere, más temprano que tarde. Tanto la Unión Europea, como el MERCOSUR ejercerán su poder y presionarán económica y comercialmente al Gobierno de Fernández, para que en los organismos internacionales se fije una posición más firme y acorde con lo que establecen los países que conforman a estos bloques.

Por Miroslava Colan

Lo más leido