Volver
Compártelo:

Día del Soldado Venezolano, la pérdida de su institucionalidad

En Venezuela cada 10 de octubre se celebra el Día del Soldado Venezolano, una fecha clave que reconoce el valor de estos hombres y mujeres en la historia nacional. Y reflexionar sobre su papel en la actualidad, sus principios como parte del estamento militar y el rol que desempeñan; que hoy día podría juzgarse como alejado de sus preceptos legales y fundamentos democráticos.

La importancia histórica de los militares

Esta fecha tiene su origen histórico en las resoluciones tomadas por Simón Bolívar al término de la Campaña Admirable en octubre de 1813; en las cuales reconoce la necesaria dignificación de los hombres hechos soldados que lo acompañaron y se involucraron en aquella gesta, decretando para ellos, la entrega de insumos para su mantenimiento y reconocimiento. Y en honor a este gesto, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) celebra en el país el Día del Soldado Venezolano.

Pero cuánto ha cambiado la historia y con ella las condiciones de los soldados en el país; han mejorado de forma significativa en términos de profesionalización e institucionalidad, han progresado en conjunto con la conformación de la nación. Y aunque sus principios, dentro de los avances del sistema democrático en el siglo pasado, los colocaron al margen del ejercicio directo del gobierno y la administración pública, como garantes de la institucionalidad y la seguridad del Estado, hoy la realidad es inversa.

Te puede interesar: Polarización: la muerte de la democracia y la intolerancia venezolana

Militares en la vida política, una construcción autoritaria del gobierno

Los soldados y el cuerpo militar en general tienen gran intervención y participación en la vida política y económica del país; no es ya el poder civil quien determina gran parte de los designios de la nación, ni siquiera la conducción de sus instituciones; sino el estamento militar quienes lo hacen en un refuerzo negativo que concibe al Estado desde una visión autoritaria.

De más esta mencionar que toda esta realidad, es producto del modelo ideado por el fallecido Hugo Chávez, quien en ejercicio de sus funciones, creó las condiciones legales y prácticas para que los militares intervinieran las funciones del gobierno; visión y acción que ha mantenido Nicolás Maduro.

Como mencionó el doctor en historia Luis Alberto Butto en 2010, al escribir que Chávez siempre concibió a la Fuerza Armada, junto con el pueblo, como los actores centrales del proyecto revolucionario. Varias veces se refirió a ella como un «recurso político del Estado», y reconoció públicamente que «los soldados debían ser políticos».

El retroceso de la democracia en Venezuela

Con lo cual alejó al país de las premisas de un sistema de democracia liberal en el que los militares deben pertenecer a instituciones despolitizadas. Y convirtió a la institución militar y su personal en cómplices de la dictadura; en el brazo armado que le apoya y la mantiene en píe

Por ello hoy aquello que los soldados venezolanos conmemoran sobre su origen histórico y el reconocimiento de su labor al servicio de la nación, no coincide con su ejercicio actual. Quizá algunos militares podrían aseverar que no se enmarcan dentro de las ideas y prácticas políticas del régimen; pero la lamentable realidad es que la mayoría respalda su poder autoritario y antidemocrático.

Muchos de ellos con altos cargos, quienes en efecto no padecen las consecuencias de la crisis como la mayoría de los venezolanos. Mientras que otros en rangos medios y bajos subsisten de las propias cadenas y ejercicios corruptos que sus empréstitos le permiten, dentro del mundo civil. Todo un involucramiento que ha generado un progresivo retroceso de la democracia en Venezuela.

Lo más leido