Claudia López: víctima y verdugo

«La igualdad y el respeto nos enaltecen a todos», escribió Claudia López, la alcaldesa de Bogotá en su cuenta de Twitter en septiembre de este año 2020, tras ser verbalmente agredida por un hombre debido a su orientación sexual. Ante al reprochable acto, varias personas mostraron su respaldo a López, quien agradeció la solidaridad de sus seguidores, con un mensaje de unión, tolerancia y cero discriminación.

Te puede interesar: Biden y su diplomacia más profesional, multilateral y menos volátil

Por esa razón resultaron sorprendentes e irónicas las declaraciones de esta mandataria distrital en octubre, a tan sólo un mes de haber sido víctima de discriminación, donde se refirió a los venezolanos como unos “delincuentes” y, además, los señala como los causantes del aumento del índice de criminalidad en la capital colombiana.

Las cifras no la respaldan

Tras desatar esta polémica, han llovido críticas a la alcaldesa por estigmatizar a los venezolanos con los hechos de delincuencia en la ciudad de Bogotá; al punto que expertos en el tema de seguridad se han abocado a estudiar a profundidad el aumento de las tasas de homicidio y hurto, logrando desmentir la desagradable teoría expuesta por Claudia López; demostrando que si bien el éxodo de venezolanos hacia el vecino país ocasionó una crisis migratoria en Colombia, los casos de delincuencia son hechos puntuales no representativos en cifras, y el error que cometió la alcaldesa fue referirse a una comunidad extranjera en particular.

Y aunque ha intentado defenderse de las acusaciones de xenofobia, respaldándose en la legalidad de las acciones que propone para frenar la delincuencia venezolana con las deportaciones, la forma en la que planteó el mensaje dejó ver su doble discurso en este tema, y eso es lo que sigue haciendo eco en la sociedad bogotana que vio en ella una ventana para exacerbar la cultura ciudadana, superar el machismo, el racismo, el clasismo, la xenofobia y otros tipos de discriminación, pero por desgracia, esas consignas parecieran haberse quedado sólo en campaña.

Por: Georgelina Guerrero

Volver