Cancelados

Arcángel, Pepe Lew Pew, Dragon Ball, J. K. Rowling así como una gran lista de otros artistas, deportistas, políticos e incluso series y películas han sido “cancelados” en redes sociales por diferentes motivos, de hecho, la “cancelación” se ha vuelto toda una cultura del internet. Por lo que cabe preguntarse ¿Qué es ser cancelado? Y ¿Por qué te puede cancelar? 

En principio no hay ni un origen, ni un concepto concreto de lo que significa ser cancelado. Aunque, se podría entender de manera muy general como una forma de retirar el apoyo a una figura pública y además generar un boicot tan masivo en redes sociales que la persona que está siendo cancelada no pueda volver a conseguir un trabajo –o incluso, que pierda el trabajo que tiene- o que una serie no se vuelva a transmitir por ir en contra de lo que algunas personas consideren que está moralmente bien. 

Ahora es noticia: La importancia de los pronombres en las personas trans

El origen del término «cancelados»

En un artículo de The New York Times la da la popularización del término a la serie-web del año 2016 llamada Joanne The Scammer. Esto debido a que en un episodio el personaje principal “lucha” contra una máquina de café expreso y acaba diciendo que la empresa está “cancelada” por los problemas que tuvo con la máquina. Sin embargo, fue en el año 2017 donde viene un boom del término gracias al movimiento #MeToo que promovieron una cantidad masiva de denuncias en contra de Harvey Weinstein y Kevin Spacey por acoso sexual de parte del productor y del actor a diferentes figuras y personas dentro y fuera de la industria del entretenimiento.

A partir de este precedente, se empezó a generar una nueva cultura de internet, cuyo nombre sería la cultura de cancelación, la cual se trataba generalmente de colectivos como las feministas, las personas de la comunidad LGBTI+ o la comunidad afroestadounidense y un gran etc. Uniéndose masivamente en redes sociales para que a una figura pública le sea retirado el apoyo por distintos motivos como por ejemplo violencia machista, maltrato hacia los animales, actitudes misóginas, homofóbicas, xenofóbicas, racistas y un sinfín de cosas más.  

Entendiendo estas situaciones creo que sería bastante coherente preguntar ¿Está bien cancelar a alguien? Creo que no hay una respuesta correcta para esta situación, creo también que no es una pregunta que se puede resolver con un simple sí o un simple no, es una situación donde no podemos ver las cosas blancas o negras y es necesario ver todos los grises que hay en el medio de estos dos colores para comprender bien la situación. 

Un auge importante

La cultura de cancelación ha crecido mucho últimamente, tal vez, porque en la búsqueda de conseguir una sociedad más igual y en la búsqueda de hacer conciencia y sobre todo visibilizar todos aquellos males históricos que afectan a diferentes grupos -como el machismo o la homofobia-  hemos querido censurar a todo aquel que piense distinto a nosotros y el problema que genera esto es que pareciera ser que se está imponiendo los valores y se está determinando cuál es la moral que es necesaria tener para poder estar en redes sociales. 

De hecho, es  igual a la sociedad de antaño, donde se pensaba de una manera bastante conservadora pero a su vez bastante aceptada para la época, por lo que si por algún motivo ibas en contra de lo que pensase el colectivo o lo criticabas por algún otro motivo, simplemente no debía estar dentro del mismo, debías ser excluido y discriminado por ir en contra de la moral y las buenas costumbres de esa sociedad. Es exactamente lo mismo que hace la cultura de cancelación, solo que ahora es mucho más masivo por las diferentes plataformas digítales, la facilidad de acceso a la información y comunicación que tenemos disponibles en una sociedad globalizada. 

Ante todo esto, cabe hacer una distinción llegado a este punto, la cultura de cancelación es una herramienta bastante válida y efectiva para luchar y sobre todo para visibilizar los actos y delitos que algunas personas han cometido y que no llegan a la luz pública por la influencia que tienen dentro de una empresa o una industrias, creo que actos como por ejemplo acoso sexual, violaciones,  actos de discriminación totalmente inadmisibles y un gran etcétera creo que son totalmente cancelables, los daños que generan estás personas a la sociedad y sobre todo a las personas que afectan directamente sus actos son terribles, no deben ser replicados y creo que deben ser válidamente cancelados. 

Pero a su vez, creo muchas veces no se diferencia entre ser cancelado por  un acto que totalmente reprochable –incluso a nivel penal- a una opinión que nosotros consideremos inválida o reprochable,  los casos más recientes  o más populares que tenemos actualmente son los de Arcángel y la serie Dragon Ball. En el caso de Arcángel, se le quiso cancelar por unas historias que subió el Día Internacional de La Mujer hablando sobre lo que le da valor a una mujer, y si bien es cierto que su opinión fue machista e incluso ridícula, al final de todo tener una opinión ridícula no es un delito y más importante aún el hecho de cancelar a esta celebridad no va a cambiar el problema de fondo que existe en toda una sociedad y que tanto afecta a un determinado grupo. 

Otros hechos similares

Por otra parte en el caso de Dragon Ball se le canceló en España debido a que supuestamente establece de manera muy marcada roles de género, básicamente muestra situaciones donde mientras los hombres pelean en cualquier lugar del universo para salvarlo, las mujeres cocinan y son amas de casa que cuidan a sus hijos. En este caso el problema sigue siendo el mismo, Dragon Ball es una serie japonesa, es decir, viene una sociedad oriental con una cultura totalmente distinta a la occidental. Básicamente tienen otra forma de ver el mundo y eso se refleja a través de sus diferentes exposiciones culturales como sus series o películas, por lo que cancelar este estilo de series es querer imponer en la sociedad la visión, la moral y los valores los cuales diferentes grupos consideran que se deben manejar parar estar en lo que se cree que es correcto o admisible dentro de una sociedad. 

Así como el caso de Arcángel y Dragon Ball, quedan muchos casos más, como puede los de J. K. Rowling, Pepe Lew Pew, Chris Brown, Michael Jackson, J Balvin, Lana del Rey e incluso el juguete del Señor Cara de Papa junto con una enorme lista más llena de nombres de artistas que alguna vez fueron cancelados, lo interesante de todo estos casos es que ese análisis que se debe hacer para saber si fue válida su cancelación siempre debe ser de manera separada e individualizada, porque nunca se cancela por la misma razón a las personas, ni mucho menos lo hacen los mismos grupos, las razones por la cual pueden “cancelar” a alguien o a algo realmente sobran, solo basta con que un grupo se sienta ofendido para iniciar todo una revuelta por redes sociales. 

Para concluir, vivimos en una época donde la cultura de cancelación se ha visto bastante normalizada, el problema es que más que una cultura de cancelación se ha vuelto una cultura de imposición más que una herramienta para luchar contra aquellos males que aquejan a la sociedad, donde si no te apegas a esos valores que manejan estos grupos de plano no te permiten estar en redes sociales

¿Eso significa que deberíamos dejar a estos figuras públicas decir lo que quieran? No, cuando una figura pública da algún tipo de mensaje tiene que saber que toda libertad trae consigo una responsabilidad intrínseca y si en ese mensaje que está dando esa figura se puede notar como hay aspectos discriminatorios e incluso a partir de sus declaraciones se puede utilizar para visibilizar y mostrar lo que está haciendo mal, más que empezar a generar comentarios llenos odio por su opinión, ya que al final de cuentas ¿No estaríamos haciendo lo mismo si buscamos cancelar a esa figura por estar en desacuerdo con nosotros? 

La igualdad se consigue en la medida que como sociedad aprendamos a respetar todas las opiniones –dentro de lo aceptable y siempre y cuando no genere odio o polarización o no afecte a un  determinado grupo-. Por lo que cultura de cancelación se puede considerar como algo útil para visibilizar problemas que existen en una sociedad, pero si se utiliza como una forma imposición de un tipo de pensamiento, o de algunos tipos de valores o incluso de algún tipo de moral, pues estaríamos dejando de lado la idea de visibilizar por una de imponer y sobre todo, nos estaríamos en la búsqueda de soluciones para los problemas de la sociedad, si no en una lucha interminable de diferentes bandos que buscan simplemente tener la razón por encima del otro. 

One response to “Cancelados

  1. Concuerdo con tu manera de pensar. No se puede sobre imponer por un opinion personal ni sobre la cultura de una nacion o region. sino sobre un hecho reprochable de abuso.
    Creo que el hacer esta cancelación en las redes por estos grupos y demas es con el fin de acordonarte a su manera de pensar y su moral violando la libertad de pensamiento y opinion que puedes tener diferente a ellos.
    Aplicando el llamado nuevo orden mundial..

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver