Bonos de la Patria para la compra de las conciencias y control social

Para el régimen de Nicolás Maduro los Bonos de la Patria son el mecanismo de compra de conciencias y control social; convertidos en un sistema complejo que, en medio de la crisis económica, crean dependencia y sumisión ante el régimen; incluso a expensas de la verdadera voluntad ciudadana.

¿Cómo surgen los Bonos de la Patria?  

El carnet de la patria y su plataforma de gestión nacen en 2017 mediante un anuncio de Nicolás Maduro, como un instrumento de identidad a través del cual el Estado otorgaría una serie de beneficios llamados bonos. Desde el régimen se vendió o promocionó su uso y utilidad como una medida de protección social, ayuda económica y resguardo de la economía del “pueblo”.

Te puede interesar: Salario mínimo de los trabajadores de empresas básicas no alcanza ni para una harina pan

Inicialmente dirigido a las personas inscritas en misiones como Hogares de la Patria, Barrio Nuevo-Barrio Tricolor, Plan Parto Humanizado, Por Amor Mayor, Gran Misión Vivienda Venezuela, Gran Misión Chamba Juvenil y los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Pero se transformó en un complejo sistema, requerido para acceder no solo a los recursos económicos dados por el régimen; sino también a bienes, servicios e incluso como requisito para el trabajo en la administración pública y más.

Hoy día insumos necesarios como medicinas y el acceso a la gasolina se encuentran prelados por la tenencia del carnet de la patria, de alguna manera. Y todo este aumento en su uso, también ha incrementado el control social; por ejemplo son muchos los datos personales, médicos y familiares que deben ser indexados en el sistema patria que gestiona el carnet. Hasta se promueven encuestas políticas por esa vía; entre las más recientes está aquella que preguntaba sobre el apoyo a la Ley Antibloqueo y el rechazo a las sanciones de EE.UU.

Un sistema de dominación

Un sistema como el que se define anteriormente, claramente tiene como propósito real la dominación y el control. Al comprar la conciencia y la fidelidad ciudadana en medio de las crisis.

Porque es normal que dentro de un país donde el sueldo mínimo ronda uno o dos dolares; que el promedio de los venezolanos se adhiera, en su condición vulnerable, a los medios donde de alguna forma se distribuyen bienes, servicios o recursos. Así una de las principales razones de los ciudadanos al tener el carnet de la patria, es el recibir los bonos.

Cuyos nombres comunes otorgados, dan idea de la ficción ideológica que se intenta vender y del uso indiscriminado de propaganda al que someten a los ciudadanos; que en mucho casos ha tenido éxito: “Bono disciplina y voluntad”, “Bono disciplina y conciencia»… Son muestra de la falsa inversión social, que solo intenta mantenerlos dependientes, subordinados y hasta agradecidos.

Incluso los montos entregados de 4$ aproximadamente los más recientes, dan cuenta de la precariedad y mendicidad del sistema. Siendo más absurda la burla, ante la real capacidad adquisitiva de deberían tener los ciudadanos.

El control social es formal e informal

En teoría existen dos medios generales de control social, los formales e informales; los primeros son institucionalizados y se dan vía ley, organizaciones y canales regulados. Mientras que los informales son aquellos que se introducen por costumbres, valores e ideología. Y van construyendo una idea y pensamiento colectivo de aceptación y justificación del control.

Básicamente ambos medios se evidencian en el uso del carnet de la patria y la entrega de bonos; son la forma institucionalizada del régimen de crearse una clientela de ciudadanos, agregados a un sistema, cada vez mas exigente; quien además les vende muy bien la idea de que aquello otorgado es un favor, un regalo, una forma en que el régimen brinda cuidado y protección; a cambio de fidelidad ciega. Todo un ejercicio político que solo afirma su poder autoritario.

Las democracias son totalmente diferentes

Sin embargo, el deber ser de una democracia es totalmente diferente; la ciudadanía debería contar con las condiciones materiales y de oportunidad que le permitan el desarrollo libre de un ejercicio profesional digno. Para mantenerse a sí mismos, tener planes y proyectos de vida.

Pero, por el contrario este sistema político reza por mantener la crisis económica y social; lo que le asegura cierta dependecia por parte los venezolanos. Y como lo ha demostrado en otras oportunidades quizá el próximo evento electoral será su oportunidad; para una nueva lluvia de ingresos en las cuentas de los ciudadanos; de quienes se necesita su voto para mantener la ilusión de legitimidad de los venideros comicios.

Los venezolanos ya muchos conscientes de estas prácticas, deberían hacer mayor esfuerzo por no vender su voluntad, su libertad y su conciencia; a sabiendas de que esa cantidad entrante de dinero «Bonos de la Patria» solucionan problemas momentáneos, mientras asegura mayor crisis para el futuro. Donde aquello que conocemos como derechos, terminaran definitivamente por ser regalías y favores gestionados por el sistema autoritario.

Volver