Volver
Compártelo:

Bolívar, el latinoamericano que nadó contra la corriente

Este mes de julio se celebraron los 237 años del Natalicio del Libertador Simón Bolívar, siendo momento oportuno para recordar uno de sus más grandes sueños que inició el 15 de Febrero de 1819 con la fundación de la República de Colombia en el Congreso de Angostura a orillas del río Orinoco, y que culminó casi al simultáneo que su vida, en 1830.

Durante estos años Bolívar nadó contra la corriente con su sueño de integración imposible, presentando un espectáculo que lo convirtieron en un referente de admiración no sólo por sus hazañas en el campo de batalla sino por las ideas de formación de repúblicas en América.

Ahora es noticia: Diputado Guzamana condenó enriquecimiento ilícito de corruptos del régimen

La Gran Colombia que no nació para ser grande

La mal llamada Gran Colombia, estuvo constituida por las cuatro naciones que después de conseguir la independencia de España, Simón Bolívar unificó en un proyecto de integración latinoamericano y que si existiese en la actualidad sería una nación de casi 100 millones de habitantes, con 2,5 millones de kilómetros cuadrados de territorio, tendría las mayores reservas petroleras del mundo, un canal interoceánico y una enorme variedad geográfica, cultural y social.

Múltiples historiados reseñan que cuando fue fundada, en Europa pensaban que Colombia se convertiría en una de las naciones más poderosas del planeta pero, tal como señala el historiador venezolano Rafael Arráiz Lucca, la realidad social demostró que la integración no era asunto de visión ni arquitectura constitucional sino que atañía a aspectos sociológicos inevitables, así como a factores económicos consecuencia de la posguerra y factores políticos que demandaban cuotas de poder.

Bolívar y la unión de las provincias

En este mar de fondo sólo la autoritas de Bolívar logró contener por poco más de una década la unión de las provincias de Quito, Guayaquil, Nueva Granada y Venezuela.

Como todo lo efímero, el proyecto se vino abajo paulatinamente y al entender que su sueño estaba herido de muerte, Bolívar declina ante el Congreso de Bogotá y muere nadando en el mar del desengaño pues sabía que se había propuesto una tarea imposible.  

Por: Georgelina Guerrero

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Lo más leido