Una monja de 116 años es la segunda sobreviviente de coronavirus más longeva del mundo

La monja Lucile Randon es la segunda persona registrada como la más longeva del mundo en sobrevivir a sus 116 años de edad a la COVID-19.

Originaria de Ales, Gard en Francia, la religiosa dio positivo para coronavirus a mediados de enero en la ciudad de Tolón, en el sur de Francia, y tan solo tres semanas después se encuentra totalmente recuperada, reseñó la agencia de noticias AFP.

Ahora es noticia: Mujer terminó en un hospital por usar pegamento Gorilla Glue en vez de laca

Nacida como Lucille Randon, se cree que la hermana Andre es la persona más vieja de Europa (Imagen: AFP / Getty Images)
Nacida como Lucille Randon, se cree que la hermana Andre es la persona más vieja de Europa (Imagen: AFP / Getty Images)

 

Luego de su recuperación, dio negativo entre los 81 de los 88 residentes de la casa que contrajeron COVID-19.

Sobre su experiencia, la anciana comentó que «ni siquiera se dio cuenta de que tenía el virus» porque resultó ser asintomática. Asimismo, señaló que pese a su diagnóstico, no sintió temor.

«Ella no mostró miedo a la enfermedad. Por otro lado, estaba muy preocupada por los otros residentes», relató el gerente de comunicaciones de la casa de Sainte Catherine Labouré, David Tavella.

La monja, que también es ciega, precede a Kane Tanaka de 118 años de Japón, que es la primera persona viva verificada más vieja del mundo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver