Rusia – Ucrania: Las claves de una fuerte tensión de guerra

Ante las horas de fuerte tensión que se viven en la frontera entre Rusia y Ucrania, surge una gran interrogante entre ciudadanos de ambos países y especialistas que manejan este tipo de conflictos: ¿Se preparan las fuerzas rusas para una guerra en Ucrania?

Referencial / Cortesía
Rusia – Ucrania: Las claves de una fuerte tensión de guerra / Foto vía web

En tal sentido, los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladimir Putin y Joe Biden, compartieron una reunión mediante videollamada el martes 7 de diciembre, en donde prevaleció este punto que preocupa al mundo.

Ahora es noticia: Cumbre para la Democracia: datos importantes de este evento

El mandatario norteamericano advirtió previo a la conversación con su homólogo ruso, que EEUU no observará impasible una invasión. Mientras, Putin aseguró que no tiene intenciones o planes de hacerlo.

Cabe destacar que hace tan solo siete años, Rusia se apoderó de una parte de Ucrania y apoyó a los separatistas que iniciaron un conflicto en grandes áreas del este.

Claves: Rusia y Ucrania bajo fuerte tensión de guerra | ¿Amenaza de invasión?

Para comprender de manera clara la situación entre ambas naciones, se explica a continuación en aspectos claves, los ítems más resaltantes según BBC News.

La etapa que se vive en las áreas controladas por las fuerzas militares de ambos países, sigue latente. Ucrania manifiesta que Rusia envió tanques, artillería y francotiradores a frontera. Al menos unos 90.000 soldados, se convierten en la mayor preocupación del Gobierno ucraniano y su población.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, instó a todas las partes a “mantener la cabeza fría”. Pues detalló que no hay una sensación de una amenaza inminente o incluso, de que el presidente haya decidido la invasión.

Sin embargo, los servicios de inteligencia, incluso los de Ucrania, creen que podría suceder en algún momento. Estiman que se genere a principios del año 2022.

“El momento más probable para estar preparados para la escalada será a finales de enero”, alertó Oleksii Reznikov, ministro de Defensa ucraniano.

Según el referido medio internacional, este conflicto estuvo en este punto en abril del presente año. En esa ocasión, Rusia realizó ejercicios militares de menor escala y luego se replegó. Antes de la videollamada entre Putin y Biden, cinco líderes occidentales hicieron un llamado a Moscú para “bajar las tensiones”.

Referencial / Cortesía
Videollamada entre los presidentes de Rusia y Estados Unidos / Foto vía web

Postura de Rusia

El gobierno ruso describió inicialmente las fotos satelitales que mostraban la acumulación de tropas en Crimea y no lejos del este de Ucrania como alarmistas. A principio de diciembre, un asistente presidencial dijo: “Tenemos derecho a mover tropas en nuestro territorio”. A su vez negó que eso equivaliera a una escalada.

También, Moscú respondió acusando a Ucrania de desplegar en el este del país a la mitad de su ejército -unas 125.000 personas- y alegando que Kiev estaba planeando atacar áreas controladas por separatistas respaldados por Rusia. Desde Ucrania dicen que es nada menos que una “propaganda sin sentido”, según para encubrir los propios planes de Rusia.

Existe una afirmación por parte de Rusia, que puede convertirse en una justificación para una posible acción militar.

El representante número dos del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia, Vladimir Dzhbarov, señaló a principios de diciembre, que medio millón de ucranianos en las áreas controladas por rebeldes, ahora tienen pasaportes rusos.

“Por supuesto, no podemos abandonar a nuestros compatriotas si piden ayuda a Rusia”, indicó.

Lo que quiere Rusia

El presidente Vladimir Putin advirtió a Occidente que no cruce las llamadas “líneas rijas” de Rusia sobre Ucrania. Pero… ¿Cuáles son esas líneas rojas?

BBC destacó que una de ellas es detener la expansión de la OTAN hacia el este y desplegar armas en países vecinos que podrían amenazar a Rusia.

Existe una hostilidad particular hacia el despliegue de drones turcos por parte de Ucrania contra las fuerzas respaldadas por Rusia en el este ucraniano y contra los ejercicios militares occidentales en el mar Negro.

A finales de noviembre, Putin señaló que “el sentido común y la responsabilidad por sus propios países y la comunidad mundial, finalmente prevalecerán”.

Rusia también está deslucida porque el acuerdo de paz firmado en Minsk (Capital de Bielorrusia) en 2015 destinado a detener el conflicto de Ucrania, está lejos de cumplirse.

Todavía no existen acuerdos para elecciones supervisadas de forma independiente en las regiones separatistas. Rusia niega las quejas de Ucrania y Occidente de que es parte del prolongado conflicto.

Referencial / Cortesía
Foto referencial

Momento de las relaciones entre EEUU – Rusia

Las relaciones entre Moscú y Washington “no atraviesan un momento satisfactorio”, según el Kremlin. A través de un comunicado, señalaron que “la parte rusa propuso hacer tabula rasa de todas las restricciones acumuladas, con respecto al funcionamiento de las misiones diplomáticas”.

Detalló que esto podría permitir normalizar otros aspectos de las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

En la otra cara de la moneda, la Casa Blanca aseveró que “Biden expresó la profunda preocupación de Estados Unidos y sus aliados europeos sobre la escalada de fuerzas de Rusia en torno a Ucrania”.

La OTAN y su ayuda a Ucrania

La alianza militar occidental de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) es defensiva.  Su secretario general, Jens Stoltenberg, dejó claro que cualquier apoyo militar es puramente en ese sentido.

En tal sentido, Reino Unido está listo para ayudar a Ucrania a construir dos bases navales. Una en Ochákiv en el mar Negro y la otra en Berdyansk en el mar de Azov.

Además, se han enviado misiles estadounidenses Javelin (antitanques) a Ucrania y se entregó a la marina dos lanchas patrulleras de la Guardia Costera estadounidense.

Stoltenberg enfatizó que solo depende de Ucrania y 30 aliados decidir cuándo estaría lista para unirse a la alianza. “Rusia no tiene voto ni derecho a interferir en ese proceso”.

La defensa de los occidentales tiene un límite

Aunque Estados Unidos haya dejado claro que está comprometido en ayudar a Ucrania, Biden también acotó que la acción militar no está sobre la mesa.

Ahora, incluso si EEUU se niega a reconocer las llamadas “líneas rojas” de Rusia sobre la adhesión de Ucrania a la OTAN o cualquier otra cosa, ¿hasta dónde llegará para ayudar a Kiev?

De momento, la herramienta más factible en el poderío occidental, parecen ser las sanciones. De hecho, Biden habló de “costos muy reales” si Rusia emprende una acción militar. Los funcionarios norteamericanos también hablan sobre fuertes medidas económicas y de apoyo al ejército ucraniano.

A esta idea también se suman los británicos. La ministra de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Vicky Ford, expresó que están considerando una extensión de apoyo defensivo.

Entre otras de las medidas extremas que pueden aplicarse a los rusos, se encuentran las restricciones a los bancos que conviertan rublos en moneda extranjera y evitar la apertura del gasoducto Nord Stream 2 de Rusia en Alemania.

Además, la mayor herramienta que se podría usar es desconectar el sistema bancario de Rusia del sistema internacional de pagos Swift. Aunque este, está considerado como un último recurso.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver