Presión policial en Cuba apagó la marcha por el cambio convocada para el 15N

La tarde del lunes 15 de noviembre en Cuba estuvo muy diferente a la que idearon los organizadores de la marcha que estaba prevista a realizarse en contra del régimen de Miguel Díaz – Canel. La Policía de la isla tomó el control de las calles para evitar que la protesta se realizara.

Referencial / Cortesía
Presión policial en Cuba apagó la marcha por el cambio convocada para el 15N / Foto vía web

En medio de las medidas de prohibición de protestas, los principales líderes de la marcha por el cambio amanecieron con sus casas bajo vigilancia policial y la negativa expresa de salir a la calle. Tal como sucedió con el principal líder de la protesta, Yunior García.

Referencial / Cortesía
Foto: Vía web

Ahora es noticia: Departamento del Tesoro sancionó a altos funcionarios y al Ministerio Público de Nicaragua

Según lo reseñado por El País, algunas fuentes de la oposición informaron de que varios disidentes históricos fueron detenidos cuando salían de sus casas para manifestarse. Un hecho que se presentó tanto en las calles de La Habana, como sobre todo en los barrios y espacios públicos más calientes y señalados desde las manifestaciones del 11 de julio, incluido el malecón, el paseo del Prado y el Capitolio.

En estos lugares, la presencia policial era notable, tanto de uniforme como de civil. El referido medio destacó que la sensación era que cualquier incidente que pudiera ocurrir duraría poco. Durante el día, muy pocas camisas blancas en señal de identificación con la causa se vieron en la calle. Esto a pesar de lo que habían pedido los organizadores.

Presión policial en Cuba disuadió la inédita marcha por el cambio convocada para el 15N

Ante esto, el Gobierno de Cuba con sus policías en las calles se centró en afianzar la imagen de normalidad absoluta. Tenía organizado diversos actos para celebrar el reinicio del curso escolar, la reapertura de fronteras al turismo internacional -después de año y medio de pandemia- y los festejos de los 502 años de la fundación de La Habana este 16 de noviembre.

Para los organizadores, la celebración escogida para llevar a cabo la protesta, hacía difícil medir el apoyo real a la convocatoria opositora, difundida ampliamente por las redes sociales y en el extranjero.

Para evitar violencia o actos de represión contra los manifestantes, la plataforma opositora Archipiélago cambió súbitamente de estrategia la semana pasada. Pues se desactivaron las marchas por recorridos específicos.

«Esto es el comienzo de otra cosa»

Invitaron a la gente que salga simplemente a las calles con ropa blanca y se encaminen a espacios públicos, depositando ofrendas florales ante estatuas o monumentos de próceres a la patria. Igualmente, propusieron aplaudir a las tres de la tarde y caceroladas el domingo y el lunes a las ocho de la noche. Aunque de momento, de esto muy poco, o nada.

“No sé qué va a pasar. Yo no dudo de que por la represión que hemos visto estos días, o por miedo, la gente se quede en casa. Pero si no salen hoy, saldrán otro día. Esto es el comienzo de otra cosa”, expresó José Carlos Melo González (26 años) trabajador por cuenta propia que firmó una carta de apoyo a la manifestación y expresó públicamente su decisión de marchar.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de NTN24 (@ntn24)

Después de varias detenciones de horas la semana pasada y de presiones para que desistiera de su intención, tanto sobre él como sobre su familia, el domingo su apartamento en el barrio habanero del Vedado amaneció vigilado por agentes de seguridad. “Bajé a tirar la basura y me dijeron que no podía salir y que no sabían hasta cuando se mantendría la medida”.

Referencial / Cortesía
Foto: Vía web

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @TodosAhora_Ve, InstagramFacebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver