ONU: Disminución de remesas pondrá en riesgo el alimento de 33 millones de personas en América Latina

Un nuevo informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), presentado el martes, advierte que “el impacto socioeconómico de la pandemia es más devastador que la propia enfermedad”. Asimismo, indica que las medidas de confinamiento no solo han hecho aumentar la inseguridad alimentaria de los pobres en Latinoamérica, sino que también, ha puesto en una situación de vulnerabilidad a los migrantes.

Ambos organismos recalcan en el informe, los terribles efectos en el tema del acceso a la alimentación y su relación con el tema migratorio. Esto porque, sin ingresos regulares, los migrantes se verán obligados a regresar a sus hogares. Lo que “provocará una caída temporal de las remesas y del dinero que los migrantes envían a sus países. Hecho con el que proporcionan un sustento esencial para alrededor una de cada nueve personas en el mundo, alrededor de 800 millones”. Reseñó VOA

Ahora es noticia: OVP: retardo procesal penal durante la pandemia llegó al 100%

Pronóstico del Banco Mundial para el 2021

Asimismo, de acuerdo con datos del Banco Mundial, para 2021 se espera una caída del 14% en las remesas a los países de ingresos bajos y medianos.

“Las consecuencias para la seguridad alimentaria podrían ser devastadoras”, afirma el PMA. Además, estima que a finales del próximo año cerca de “33 millones de personas más podrían pasar al hambre debido solo a la disminución prevista de las remesas”.

Centroamérica será la primera en sufrir los efectos

De acuerdo con la OIM el istmo centroamericano ha sido el primero en sufrir los efectos económicos de la crisis generada por el covid. El organismo aseguró que más de la mitad de los inmigrantes que formaron parte de su estudio dijeron haber “perdido su trabajo por la pandemia. También 82% dijo que había tenido que reducir la cantidad de remesas que normalmente envían porque no tenían suficientes ingresos”.

Al mismo tiempo, señala que gran parte de la población – al menos un 78% – de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua dependen de las divisas enviadas del exterior para subsistir.

En este sentido, el estudio muestra que más del 60% de las personas que participaron en los cuatro países, en agosto de este año, aseguraron estar desesperados por no tener lo suficiente para comer, especialmente en Honduras.

¿Cómo afectará a los migrantes venezolanos?

El documento destaca el nivel de afectación que han tenido los migrantes venezolanos por esta causa.

«Los venezolanos han sido los más afectados por cierres de fronteras, las restricciones de actividad económica y la falta de acceso a la salud y seguridad social. Además, los ataques de xenofobia y otras expresiones de discriminación han aumentado con la pandemia”.

Se hace especial énfasis en la dependencia de los connacionales del sector informal para su subsistencia en otros países.

“El declive económico en sus países de acogida está socavando gravemente sus medios de subsistencia al punto de obligarlos a regresar a Venezuela. Unas 120.000 personas habían regresado a su país de origen hasta octubre de 2020 y muchas se han quedado varadas en las fronteras. Según el informe, las autoridades venezolanas han estado rechazando a muchos retornados”.

Volver