Mike Pompeo aseguró tener “enormes pruebas” que el coronavirus se originó en laboratorio

Este domingo, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, afirmó tener “enormes pruebas” que el coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan, China.

En una entrevista para la cadena televisiva ABC, comentó que “hay una enorme cantidad de pruebas que es allí donde comenzó”.

Ahora es noticia: Nueva era: Sudán prohibió la mutilación genital femenina

Del mismo modo, Pompeo expresó que China “tiene un historial de infectar al mundo y tiene un historial de manejar laboratorios con bajos estándares”.

Sin embargo, el secretario estadounidense no reveló a la opinión pública ninguna de las «enormes pruebas» mencionadas.

¿Qué dicen las averiguaciones del origen de la COVID-19?

Si bien hace poco, la Oficina del Director Nacional de Inteligencia (DNI) reveló que el virus, que mantiene azotado al mundo, no es de origen humano ni de una modificación genética, Pompeo refirió lo contrario. No obstante, nunca expresó, en la entrevista, estar en desacuerdo con esas investigaciones.

Mike Pompeo se mantuvo al margen de las declaraciones. Aunque no mostró diferencias con los estudios desarrollados hasta ahora, aseguró que EEUU continuaría las averiguaciones pertinentes.

Expresó que el país norteamericano seguirá estudiando si la COVID-19 “comenzó por el contacto con animales infectados o si fue el resultado de un accidente en un laboratorio de Wuhan”.

Opinión de Mike Pompeo

Cuando se le preguntó si creía que China se encontraba en desinformación o, por el contrario, en ocultación de datos respecto al virus, el secretario optó por apoyar la segunda opción.

“Esta es una crisis enorme creada por el hecho de que el Partido Comunista de China ha vuelto a las andadas, al tipo de desinformación y ocultación que hacen los regímenes autoritarios”, dijo el norteamericano.

Igualmente, el representante de gobierno aseveró que China bloquea o restringe el acceso de los investigadores estadounidenses a los laboratorios de Wuhan. Situación que impide aclarar las hipótesis.

Posición de EEUU frente a la investigación

Al inicio de la crisis que ha generado el coronavirus, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que China demostraba mucha “transparencia”.

Pero, en las últimas semanas, esta percepción varió un poco. Su gobierno ha criticado a Pekín y ha activado un protocolo de investigación que permita profundizar y aclarar muchas preguntas referentes al origen de la COVID-19.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver