Más de un millón de personas podrían no haber recuperado el olfato tras contraer COVID-19

Según una nueva investigación publicada este jueves en la revista JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery, la pandemia por la COVID-19 provocó una “preocupación de salud pública creciente” con respecto a las personas que pierden el sentido del olfato.

Referencial / Cortesía
Más de un millón de personas podrían no haber recuperado el olfato tras contraer COVID-19 / Foto vía web

De acuerdo al estudio, se estima que entre 700.000 y 1,6 millones de personas en Estados Unidos que se infectaron con el virus, han perdido o sufrieron un cambio en su sentido del olfato, que ha durado más de seis meses.

Ahora es noticia: Investigarán pagos del chavismo a exdirigentes de Podemos tras declaraciones del Pollo Carvajal

Los autores del informe que además pertenecen a la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, aseguran que es probable que esta cifra esté subestimada.

El análisis mostró que la mayoría de las personas recuperan su sentido del olfato con el tiempo, pero algunas pueden no recuperarlo nunca.

De acuerdo a lo reseñado por CNN, esto es un hecho que los especialistas consideran como preocupante, pues en comparación, antes de la pandemia, solo 13,3 millones de adultos de 40 años o más, tenían lo que los científicos llaman disfunción olfativa (DO) o disfunción olfativa crónica (COD).

“Estos datos sugieren una preocupación emergente en materia de salud pública de la DO y la necesidad urgente de investigaciones que se centren en el tratamiento de la COD causada por covid-19”. Así lo destacaron los investigadores en el estudio.

Más de un millón de personas podrían no haber recuperado el olfato tras contraer COVID-19

Según un estudio anterior, develó que el 72% de las personas con COVID recuperaban el sentido del olfato al cabo de un mes. Pero para algunos el proceso es mucho más lento.

El director del Centro de Evaluación Sensorial de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Pensilvania, John Hayes, “los problemas de la enfermedad a largo plazo van a durar décadas”. Aunque Hayes no trabajó en este estudio, ha investigado en este campo.

Consideró que el número estimado de personas con este problema en el estudio, es conservador y que el problema podría afectar a muchos millones más.

Destacó que aunque la pérdida del sentido del olfato a largo plazo puede parecer trivial en comparación con otros síntomas del virus como la fatiga crónica o los problemas cardíacos, no poder oler puede ser peligroso.

En el 2014 un estudio indicó que las personas que habían perdido el sentido del olfato, tenían más del doble de probabilidades de sufrir peligros, como comer alimentos en mal estado, que las que sí lo tenían. En estudios anteriores, la pérdida del olfato, también se ha relacionado con la depresión.

“Es realmente esencial en cuanto al apetito y las relaciones sociales, ya que las personas que han perdido el sentido del olfato pueden no ser capaces de detectar si tienen olor corporal, y también puede repercutir en la dieta”, acotó Hayes.

“Algunos pueden decir que preferirían perder el sentido del olfato antes que quedarse ciegos o morir, pero hay un problema sustancial y real aquí”, indicó.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @TodosAhora_Ve, InstagramFacebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver