Lo que pasa en tu cerebro cuando escuchas reguetón

Un grupo de investigadores de islas Canarias hizo un estudio que analiza la actividad cerebral que produce escuchar diferentes estilos musicales. Estos determinaron que, con relación a otros géneros como clásica o folclore, escuchar reguetón provoca una mayor activación en las regiones del cerebro encargadas de procesar los sonidos y el movimiento.

El estudio forma parte de la tesis doctoral del neurocirujano del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria en Santa Cruz de Tenerife Jesús Martín-Fernández. Según indicó El Mundo, este ha trabajado en la investigación junto a los neurocientíficos Iballa Burunat,Cristián Modroño, José Luis González-Mora y Julio Plata-Bellod.

Ahora es noticia: Israel se convierte en el primer Estado que aplica la tercera dosis de la vacuna contra la COVID

Martín-Fernández explico a la agencia de noticias EFE que otros estudios han explorado la neurociencia de la música. Sin embargo, destacó que hasta ahora no se había hecho con el efecto del estilo de la música en la activación de las regiones cerebrales auditiva-motoras.

La investigación

Para el estudio, los investigadores tomaron una muestra de 28 personas sin formación musical previa, con gustos musicales variados y de una media de 26 años de edad.

La sede para ello fue el anexo del Hospital Universitario de Canaria (IMETISA). Allí hicieron diferentes pruebas al grupo en estudio . Para analizar las capacidades musicales se hizo un test de oído, por un lado de la capacidad de discriminación de melodías y por otro de frases rítmicas.

Posteriormente se realizó una resonancia magnética funcional mientras los participantes escuchaban varios estilos musicales a los que se eliminó la letra, indicó el diario español. En ese proceso se implementaron clips musicales de reguetón, electrónica y clásica.

La letra de los clips se eliminó con la intención de «estudiar de la forma más pura posible el procesamiento de la música», según explicó el neurocirujano.

Los investigadores analizaron por un lado anatómicamente el cerebro de cada participante y luego la señal BOLD. Esta consiste en ver qué áreas del cerebro reclutan oxígeno. A través de un software se representaron con diferentes colores según se activasen más o menos.

Resultado

Como señaló El Mundo, fue el reguetón el que mostró mayor activación en las regiones del cerebro encargadas de procesar los sonidos (áreas auditivas) y de procesar el movimiento (áreas motoras), unas diferencias que resultaron mayores cuando se comparaban con la música clásica.

La electrónica también obtuvo un resultado significativo de las regiones motoras. Sin embargo, este fue menor que con el reguetón.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver