La travesía de los profesionales venezolanos en Brasil

La travesía de los profesionales venezolanos en Brasil ha sido durante meses un caos para algunos. Sin embargo, ellos han sabido cómo enfrentar esta situación.

La travesía de los profesionales venezolanos en Brasil

El venezolano Luis Edgardo Salazar, de 65 años, llegó a São Paulo en autobús en octubre del año pasado. Antes de eso, intentó durante tres meses volver a empezar en albergues en Roraima, Amazonas Rondônia y Mato Grosso.

El técnico eléctrico cruzó la frontera de Venezuela a Brasil con solo una maleta en la mano y los bolsillos vacíos.

Dejó a tres hijos adultos en Caracas, la capital de su país, para escapar de la crisis que se agudiza desde 2013, cuando Nicolás Maduro fue elegido presidente.

La inflación superó la marca del 2000% en 2020, frente a una tasa ya alta del 56,2% hace cinco años. Allí, la situación económica se ha vuelto tan grave que es difícil encontrar productos básicos como leche, papel higiénico y desodorante en los mercados.

“Tenemos un gobierno muy autoritario, que no resuelve la situación”, se quejó Salazar, quien solicitó la condición de refugiado en Brasil por persecución política, la forma en que la mayoría de sus compatriotas optaron por permanecer en el país.

Vive con 200 inmigrantes en el Centro de Acogida Missão Scalabriniana, en Canindé, el mayor de los tres establecimientos de este tipo en la ciudad, mantenido con el apoyo de la alcaldía. Allí hay apoyo psicológico y cursos de calificación profesional.

Al igual que otros solicitantes de asilo, Salazar gana 85 reales mensuales de Bolsa Familia como asignación de subsistencia, que se reducirá cuando obtenga un ingreso superior a esa cantidad.

La travesía de los profesionales venezolanos en Brasil

Ahora es noticia: Petro se comunicó con el Gobierno venezolano para abrir las fronteras

 ¨Sueño con traer a mi familia¨

Por otro lado, graduado en 3 facultades bellas artes, administración y ciencias sociales, el venezolano Edinson Barrios, de 49 años, está en la capital desde octubre de 2016 y sueña con poder traer a su familia.

“Tuve una infección grave en el pie y fui atendido y medicado de inmediato en una unidad de salud”, se sorprendió. “Eso sería prácticamente imposible en mi tierra natal”.

Allí faltan medicamentos básicos, como antibióticos, e incluso artículos como gasas y guantes. También vive en el albergue Canindé, pero por poco tiempo. Recientemente, consiguió un trabajo como profesor de filosofía en la Faculdade Zumbi dos Palmares.

¨No voy a volver a Venezuela¨

Maria Krisztina Halmy Bourne, de 53 años, también ha perdido su trabajo como tutora de inglés en Venezuela y lleva cinco meses buscando una oportunidad.

“No tengo dinero ni para comprar un celular para que los patrones me hablen», lamentó. “Estoy buscando puestos de sirvienta. Quiero ser feliz aquí. No voy a volver a Venezuela”.

Brasil batió en récord de solicitudes de asilo

Según una encuesta del Ministerio de Justicia, Brasil batió el récord de 17.865 solicitudes de asilo, número que superó las solicitudes de haitianos, africanos y sirios.

São Paulo se convirtió en el tercer estado de Brasil que más recibe esta población, con 528 solicitudes de este tipo desde 2016, solo por detrás de Roraima y Amazonas.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver