Hongo negro: la nueva secuela de la COVID-19 que ataca en India

Una nueva preocupación relacionada a la COVID-19 causa temor en India al descubrirse el hongo negro. Una mucormicosis detectada en una gran cantidad de pacientes que ya se habían recuperado del virus.

Referencial / Cortesía
Referencial / Cortesía

En medio de una trágica situación en el país por la pandemia, este hallazgo se trata de una infección grave que afecta especialmente la vista. Aunque, también puede atacar al cerebro o a las vías nasales.

Ahora es noticia: Turistas latinoamericanos se vacunan en la playa de Miami Beach

Las autoridades locales indicaron que el brote comenzó a ser muy alarmante en el estado de Guyarat, al noroeste del país. Allí se han registrado 300 casos, según informó India Today.

Destacaron que todos los hospitales del estado, sobre todo los de Ahmedabad, Bhavnagar, Jamnagar Rajkot, Surat y Vadodara, habilitaron salas aisladas y especializadas para cuidar a los pacientes afectados por esta rara enfermedad.

En este sentido, el Gobierno estatal compró 5.000 dosis de anfotericina-B. Este sería un fármaco eficaz para su tratamiento.

Hongo negro en la India afecta principalmente a diabéticos

Por su parte el director gubernamental del Comité de Preparación para Emergencias Médicas, el doctor V. K. Paul, explicó el pasado viernes que la infección está “causada por un hongo llamado mucor, que se encuentra en superficies húmedas”.

Ante esto, llamó a la calma a pesar de aclarar que esta secuela afecta principalmente a las personas que padecen diabetes. Aseveró que se está realizando un seguimiento de los casos.

“Es muy poco común en quienes no son diabéticos. No hay un gran brote y lo estamos monitoreando”.

Los síntomas de esta secuela

Los síntomas de este hongo negro pueden ir desde un simple dolor de cabeza y congestión nasal hasta hinchazón facial unilateral. Además de ceguera y, en casos muy graves, puede provocar la muerte.

Los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDA), calculan que la mortalidad del hongo negro es del 54%.

Detallaron que, en algunos casos, también resulta necesario extirpar la nariz y la mandíbula de los pacientes para salvarles la vida ante el avance de la infección.

Su gravedad ha podido observarse en el brote de la India, ya que al menos ocho supervivientes de COVID- 19 han perdido la vista en la ciudad de Maharashtra a causa de esta infección.

Por otro lado, unos 200 pacientes COVID-19 están bajo tratamiento. El jefe de la Dirección de Educación e Investigación Médica de Maharashtra, Tatyarao Lahane, aseguró que los pacientes “sobrevivieron a la infección por COVID-19, pero la infección por el hongo negro llega a un sistema inmunológico debilitado”.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver