COVID-19: Especialistas consideran que limpiar superficies «quizás no sea tan necesario»

El uso de la mascarilla y guantes, el lavado de manos constantes o uso de alcohol y la desinfección de los distintos espacios y superficies, son unas de las principales recomendaciones emanadas de los organismos de salud internacionales para prevenir el contagio del coronavirus, desde el pasado 2020.

Sin embargo, sobre este último ítem, la limpieza de superficies, los Centros para el Control y la Prevención (CDC) de Enfermedades de Estados Unidos, hicieron una reconsideración. En la cual, afirmaron que quizás «no sea tan necesario hacerla».

Imagen referencial

Ahora es noticia: EMA: Vacuna de AstraZeneca tiene vínculo con los trombos

Sobre ello, CNN preparó un reportaje en el que el doctor Elmer Huerta explica las nuevas recomendaciones de los CDC en su podcast.

Las superficies y el modo de contagio de COVID-19

Sin duda que durante este primer año de pandemia hemos aprendido bastante con respecto al modo de contagio del nuevo coronavirus.

Recordemos que, durante los primeros meses de la pandemia, la falta de conocimiento sobre cómo se transmitía el virus nos hacía limpiar compulsivamente todas las superficies con cloro u otros tipos de desinfectantes. Además, con la idea de prevenir la infección, mucha gente limpiaba las cajas de los productos y las bolsas de plástico que compraba en el supermercado.

«Al respecto, los CDC acaban de publicar sus últimas recomendaciones sobre la limpieza de superficies, las que repasaremos en este episodio», dijo el doctor.

El documento, publicado en línea el 5 de abril, empieza afianzando un concepto, que ya hemos repasado en episodios previos del podcast: que si bien es cierto que puede existir contagio por contacto con superficies contaminadas, de lejos la forma más importante de contagio del virus son los aerosoles que nos infectan por la vía respiratoria.

En primer lugar, es importante saber lo que es un fómite.

¿Qué es un fómite?

Un fómite es cualquier objeto o superficie inerte que al contaminarse con un agente patógeno o causante de enfermedad puede servir como un vínculo de contagio. Es por eso que a los fómites se les denomina vectores pasivos (a diferencia de un mosquito, por ejemplo, que se considera un vector activo).

Algunos ejemplos de fómites son la ropa, el cabello, el botón del ascensor, el zapato, el lapicero. También, la bolsa de plástico o la caja de alimentos del supermercado, la baranda del ómnibus, u otros objetos que puedan estar contaminados con el nuevo coronavirus.

De acuerdo con los CDC, varios factores determinan la posibilidad de que el nuevo coronavirus pueda adquirirse tras tocar un fómite, entre ellos:

  • La frecuencia de la infección en la comunidad,
  • La cantidad de virus que expulsan las personas infectadas,
  • El aire y ventilación del lugar en que se encuentra el fómite,
  • Factores ambientales como la temperatura y la humedad que pueden dañar al virus,
  • El tiempo entre el momento en que se contamina una superficie y el momento en que una persona toca esa superficie,
  • La eficiencia de la transferencia del virus de las superficies contaminadas a las manos y de las manos a la nariz, boca u ojos,
  • Y por último, la cantidad de virus necesaria para causar una infección.
Imagen referencial

¿Podemos contraer COVID-19 a través de una superficie?

Al respecto, dicen los CDC, diversos estudios revelaron que el riesgo de infección por el nuevo coronavirus a través de superficies contaminadas es bajo. También que puede cuantificarse en menos de 1 en 10.000. En otras palabras esto significa que el contacto con una superficie contaminada tiene menos de 1 en 10.000 posibilidades de causar una infección.

También dice el documento que los estudios de supervivencia del virus en superficies demuestran que el 99 % de las partículas infecciosas del SARS-CoV-2 desaparecen en 3 días en superficies no porosas como acero inoxidable, plástico y vidrio, que se encuentran en ambientes interiores típicos de casas y oficinas.

Por último, dice el documento que el uso de agua y jabón para limpiar las superficies es suficiente para eliminar cualquier partícula viral que haya podido estar presente en alguna superficie. Por ello, el uso de desinfectantes para la limpieza solo está indicado para aquellos lugares donde se sabe que ha estado una persona infectada, como en una casa o la oficina.

Las conclusiones de los CDC

En resumen, dicen las nuevas recomendaciones, si bien es cierto que las personas pueden infectarse con el nuevo coronavirus al tocarse la cara luego de haber tenido contacto con superficies contaminadas, el riesgo de contagio por esa ruta es bajo.

El modo principal de contagio con el SARS-CoV-2 es a través de la exposición a gotitas respiratorias grandes o microscópicas que transportan virus infecciosos.

En la mayoría de las situaciones, concluye el documento, limpiar las superficies con jabón o detergente, sin usar desinfectantes, es suficiente para reducir el riesgo.

La desinfección solo está recomendada en espacios comunitarios cerrados donde se haya sospechado o confirmado un caso de COVID-19 en las últimas 24 horas.

Es importante saber, dicen las recomendaciones, que el riesgo de transmisión por fómites se puede reducir usando una mascarilla de manera constante y correcta. Practicando la limpieza general y lavándose constantemente las manos.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver