Zulia sedienta de gasolina y los pimpineros haciendo de las suyas

¿Cuánto cuesta un litro de gasolina? Todo y nada. El valor real del combustible es impagable por su precio mínimo, pero el «verdadero costo» de la gasolina en Maracaibo está sujeto a otros factores donde confluyen dos males de esta sociedad: la maraña y el abuso.

La venta ilegal de gasolina se ha agravado en la región debido a la escasez crónica del combustible. Un litro puede costar hasta tres dólares en el mercado negro que también dice presente en la región zuliana. Los pimpineros o revendedores de gasolina dicen que se dedican a una práctica ilícita para alimentar a sus familias en plena cuarentena.

Ahora es noticia: La tortura como una política de Estado: La actuación del régimen venezolano

E/S de gasolina en Maracaibo cerradas

La situación sigue siendo la misma para Maracaibo. La crisis de gasolina se agudiza en medio de la cuarentena con las estaciones de servicio cerradas, casi en su totalidad en la capital zuliana.

Subsidiada o dolarizada no hay distingo para la escasez que mantiene al Zulia en mínimo, mientras los números oficiales de la COVID-19 se alzan, en comparación con el principal foco del país, que ahora está en Caracas. Desde el primer lunes de agosto, ha sido uno de los días con menos despacho en las estaciones.

Negocio ilegal

A todos estos actores se suman los cepillaeros, pasteleros, agüeros, chicheros y muchos más vendedores de alimentos. También quienes ofertan cargadores de celular para carros, lámparas recargables, cigarrillos, café y pare de contar. Son muchos los que se benefician del negocio de la gasolina en Maracaibo

El contrabando de gasolina dio un golpe de timón en estados fronterizos de Venezuela, Zulia no se escapa de esta realidad. La crisis se produce en momentos en que Venezuela y la industria petrolera se encuentra sometida al efecto de las sanciones que han apuntado al despacho de gasolina.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver