Venezuela en terapia intensiva: la personificación de la crisis

La crisis en Venezuela aumenta a la par de las enfermedades, la angustia y la desesperanza de los ciudadanos, que ven pasar los días, cada uno como un nuevo reto más complicado que el anterior, deteriorando lentamente su salud y poniéndoles en riesgo, especialmente en tiempos de pandemia.

Y es que, en este momento, en donde la pandemia ataca a los venezolanos que intentan sobrevivir en medio de un sistema de salud deteriorado y al borde del colapso, las denuncias sobre la mala condición de las clínicas y hospitales aumentan exponencialmente.

Ahora es noticia: Iglesias venezolanas como centros de aislamiento: ¿qué dicen las autoridades religiosas?

Uno de los casos, es el de un paciente con afecciones respiratorias, oriundo de la ciudad de Acarigua, estado Portuguesa, que falleció en medio de la odisea para conseguir atención médica.

Este paciente, al cual solo llamaremos Manuel, para resguardar la seguridad de su familia. Acudió al Hospital J.M Casal Ramos, en Acarigua, cuya área de emergencia se encuentra en un segundo piso, temporalmente, ya que la emergencia de planta baja está en remodelación.

Esta situación, dificulta el acceso para los pacientes que allí acuden. Pues, luego de transitar un largo pasillo hasta donde se encuentran los ascensores, deben subir a cada enfermo por las escaleras. Ya que los ascensores del lugar se encuentran fuera de servicio.

Manuel acudió con un cuadro de neumonía aguda, que debía ser atendida inmediatamente. Pues era un hombre de la tercera edad.

La real odisea de una Venezuela en crisis se observó acá

Al ser admitido se mantuvo en observación. Hubo que suministrarle oxígeno, para ayudarle a respirar, y aunque el hospital si tenía bombas de oxígeno, no había flujómetro para conectarla y poder asistir al paciente. Por lo que la familia de Manuel tuvo que, en medio de la desesperación, recurrir a la solidaridad de amigos, vecinos e instituciones que pudieran prestarle este instrumento y así tratar de salvarle la vida.

A este momento, ya habían pasado al menos unas seis horas de su ingreso en el hospital y Manuel seguía en una condición crítica. Los médicos por su parte, que trabajan «con las uñas», no tienen respuesta para los familiares angustiados, ni para el paciente crítico.

Luego de un día y medio del ingreso de Manuel al hospital J.M Casal Ramos, un familiar de él, que es médico, fue a verlo. Justo en ese momento, los residentes del centro de salud decidieron hacer estudios, radiografías y demás análisis que necesitaba el hombre, para determinar su condición. Ya estaba totalmente inconsciente.

Debido a que el Hospital no está en condiciones para atender el caso de Manuel, el cual padecía neumonía, hubo que trasladarlo a otro centro de salud. Situación que, entre todo el caos, fue la menos traumática. Pues, la alcaldía de Araure pudo prestarles a sus familiares la ambulancia con oxígeno que necesitaban, para trasladar al paciente- Aunque para ese traslado, hubo que subir y bajar la camilla por las escales. Todo un riesgo para el paciente y sus camilleros.

Ante esto, se contrató una enfermera de una clínica. Pues, el hospital no tenía personal suficiente para poder enviar una junto a Manuel en su traslado.

Aunque la familia hizo todo lo posible, ya era demasiado tarde. Manuel logró ser trasladado, pero solo dos días después de su primer ingreso al centro asistencial, sus pulmones no resistieron más y murió en medio de un colapso en el sistema.

Hechos que ocurren en diversos estados

Esta situación se repite, no solo en el estado portuguesa, sino en los diferentes centros de salud del país. Hospitales como el periférico de Catia, en caracas, la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, en Carabobo o el Hospital Central de San Cristóbal en Táchira, son algunos ejemplos de esta situación por la falta de insumos.

En medio de esta pandemia, que ya ha dejado a más de 13 mil venezolanos contagiados. Los hospitales dejan en evidencia, la crítica situación del sistema de salud en el país y se mantienen en riesgo de muerte.

Información de El Candelazo

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver