Universidad de Carabobo 128 años de educación y futuro

Hace 128 años, el 15 de noviembre de 1892 se fundó la Universidad de Carabobo como una institución de carácter público y autónomo. En sus siglas UC y bajo el lema “luz de una tierra inmortal”, se instauró esta alma mater como la principal casa de estudios de la región central de Venezuela. Además, es considerada una de las más importantes del país.

En cuanto a sus facultades, son siete  las que conforman a esta universidad, cada una de ellas ofrece al alumnado una variedad de carreras como Educación, Ingeniería, Medicina, Contaduría Pública, Informática, Economía, Derecho, entre otras. Destacando así, que las mismas son dictadas por profesionales donde en ocasiones estos son egresados de dicha casa de estudio.

Ahora es noticia: 73% de los hogares son pobres en Venezuela según World Vision Internacional

Una egresada Ucista orgullosa y agradecida por la UC

Hace 11 años Greylix García obtuvo el título de licenciada en Contaduría Pública de la Universidad de Carabobo. En su testimonio reflejó lo orgullosa y profundamente agradecida que se siente de haber pertenecido a esta casa de estudio.

Cinco años exactos, ni más ni menos, cursó García en la UC para graduarse de contadora pública; en sus recuerdos de estudiantes comentó los numerosos beneficios con los que contaba, una opción que en la realidad no es latente.

Universidad de Carabobo. Foto: Cortesía

Así se estudiaba en la Universidad de Carabobo hace 11 años

Entre los beneficios, García  mencionó el uso del transporte en diferentes horarios. En su caso, la misma trabajaba en la mañana y estudiaba en la tarde-noche. Por esta razón salía de clases a las 9:30 pm y pese a la hora podía contar con una ruta que la llevara hasta su casa en un ambiente con menos inseguridad que la de hoy.

A su vez, comentó el acceso al comedor gratuito donde los estudiantes podían disfrutar de platos compuesto por raciones de proteínas, carbohidratos, vegetales y frutas de postre. Adicionalmente, cuando entraba la época decembrina ofrecían al alumnado el tradicional plato navideño venezolano.

Por consiguiente, añadió que entre otros beneficios fue el poder contar con una biblioteca. Y por último, mencionó que pudo disfrutar de un seguro de salud estudiantil que en su caso utilizó en el odontólogo y en exámenes médicos.

“Imagínate, había hasta gimnasio y teníamos para practicar diferentes tipos de deportes”, comentó García con mucha emoción.

Estos eran algunos de los tantos beneficios con los que hace 11 años contaban los estudiantes de la UC, los espacios físicos como las aulas y los baños estaban en buen estado, los pasillos de las diferentes facultades contaban con luz eléctrica y aunque existían paros y protestas, estas solo interrumpían dos o tres días del semestre.

Los ucistas de hoy: Entre la calamidad y la perseverancia

Los problemas generales que desde hace muchos años está presentando Venezuela, no dejan por fuera a las universidades del país. En el caso de la UC, los alumnos han tenido que enfrentar diferentes paros de estudiantes, administrativos y políticos. Estos hechos promueven el retraso académico del universitario.

Para Miguel Delgado, estudiante del séptimo semestre de Ingeniería en la UC, una de las mayores adversidades que ha tenido que enfrentar, es el hecho de no poder contar con un sistema de transporte eficiente para los alumnos.

Los famosos autobuses conocidos como “iguanas”, que cubrían rutas en todo el estado Carabobo e inclusive más allá, actualmente son escasos e ineficientes. Esto debido a la falta de mantenimiento de las mismas.

Universidad de Carabobo. Foto: Sydney Díaz
Transporte de la UC. Foto: Cortesía

Por otra parte, la inseguridad en el recinto universitario aumentó tanto que el turno de la noche ya no existe. Aunado a esto, César Contreras, estudiante del sexto semestre de Economía, expresó que la biblioteca de FACES estuvo cerrada por más de un año. El motivo que señaló fue problemas de hongos. A su vez, la misma se ha visto reducida y cuenta con una cantidad limitada de libros.

Asimismo, el acceso al comedor ha sido inconstante, en ocasiones este no ha prestado servicios durante meses, aunque cuando trabajan siguen ofreciendo el almuerzo, César consideró que el servicio es deficiente.

La lista de adversidades que enfrentan los ucistas de hoy es extensa y lamentable, los baños no tienen agua y varias áreas de la universidad están inundadas de abandono y desolación. A su vez, los paros son constantes y a diferencia de hace 11 años que estos ocupaban dos o tres días, los de hoy pueden durar semanas y hasta meses.

Foto: Cortesía

Un profesor con sangre del color de la bandera de la UC  “dorada,verde y vinotinto”

Para nadie es un secreto que el sueldo de los profesores universitarios no alcanza para cubrir las necesidades básicas de una persona. Sin embargo, más allá del dinero, existe una motivación que va ligada con la vocación de cada profesional.

Aunque muchos expresan que “nadie trabaja por amor al arte”, las ganas de seguir formando a profesionales capaces de ejercer y defender la libertad, despiertan y mantienen retóricamente en pie al economista y profesor universitario Carlos Ñañez.

El mismo es egresado de la UC. Desde hace 20 años forma parte del grupo de profesores que participan en la formación profesional de los ucistas. Para Ñañez, la universidad es el pasaporte hacia el camino de la progresividad de la mano del esfuerzo.

Valentía y compromiso por la educación en la Universidad de Carabobo

No obstante, el economista admitió que ser profesor de la UC actualmente es un acto de resistencia, libertad y valentía. “Significa estar en la última trinchera libre que le queda a esta sociedad que ha sido absolutamente minada por el cáncer del totalitarismo y de la regresión del chavismo que irrespeta hasta sus propias formas de acción” dijo Ñañez.

Aunado a esto, el licenciado comentó las diferentes dificultades que afrontan los profesores universitarios, entre ellas destacó, que los actuales ministros del sector educativo son la negación de cualquier forma de  la educación como mecanismo para la libertad.

A su vez mencionó, como la UC es objeto de robo producto de una política de estado orientada al abandono del campus. Los que hacen vida en la universidad han sido víctimas de un proceso de desmantelamiento. Un ejemplo es el robo de 20 computadoras de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.

“Nos presentan la posibilidad de seguir yendo a la universidad y seguir cumpliendo con nuestras funciones aún cuando  no tenemos los requerimientos mínimos para satisfacer las necesidades básicas para dictar clases” expresó Ñañez.

Por último, el licenciado quiso dejar un mensaje claro para  los gobernantes del  régimen de Maduro y la sociedad en general.

“La política del gobierno de Nicolás Maduro es crear profesores pobres, pero que jamás creará pobres profesores en la Universidad de Carabobo, porque hasta debajo de un árbol vamos a seguir dando clases con el uso de nuestros muy escasos recursos tecnológicos, vamos a seguir atendiendo a los estudiantes y vamos a formar con, por y para la libertad”.

Motivación y orgullo ucista por siempre

Pese a todas las dificultades que atraviesa la Universidad de Carabobo y que a su vez perjudica a los estudiantes, profesores y personal administrativo,  los mismos siguen ahí “al pie del cañón”.

La motivación por parte del profesor Ñañez está en la juventud y valentía de los estudiantes. A su juicio “son un verdadero jardín de las alegrías que vivimos”.  Asimismo expresó, que tiene la necesidad de seguir en la UC para llevar la autonomía, libertad y claridad del pensamiento para la construcción de un destino mejor, y así evitar “que la república jamás se vuelva a extraviar”.

Por su parte, César y Miguel no pierden las esperanzas de seguir formándose en una universidad de referencia nacional. Ambos consideran que esta es sinónimo de lucha y libertad.

Así como García que formó parte de la UC y Delgado, Contreras y Ñañez que siguen perteneciendo a la Universidad de Carabobo, son muchos los estudiantes, profesores y egresados que pese a los múltiples atropellos hacia esta alma mater, no dejarán de  tener ese sentimiento de agradecimiento y orgullo ucista que trasciende nuestras fronteras.

 

 

Volver