Una psicóloga denunció situación de acoso a través de las redes sociales

Una psicóloga usó las redes sociales este lunes para denunciar la experiencia de acoso sexual que sufrió por parte de un supuesto paciente.

Ana Isabel Urdaneta es el nombre de la especialista, quien a través de Twitter contó cómo un hombre la contactó por medio de mensajería de WhatsApp, para pautar una consulta que luego terminó en una amenaza de violación.

Ahora es noticia: Cruz Leandro: el policía municipal que hoy clama por una silla de ruedas.

Indicó que el número desde el cual la contactaron era extranjero y con la foto de perfil de una adolescente.

«Abro hilo de la peor situación de acoso que he presenciado en mi vida», inició Urdaneta su historia junto a una foto en la que aparece con lágrimas.

La psicóloga señaló que el acosador logró acceder a su contacto telefónico, ya que lo tiene publicado en su perfil de Instagram con el fin de que sus pacientes puedan contactarla.

«Para ponerlos en contexto, soy psicólogo y tengo mi consulta presencial y online. Me promociono por las redes sociales de IG como @psicochoices. En mi Bio tenía el link de mi número de teléfono para las personas que quisieran agendar.

Según explicó, el pasado viernes un hombre, quien se identificó como «Cristian», le pidió una consulta presencial para su hija de 14 años. Pautaron para este lunes a las 11:00 a.m. Este día y antes de la hora prevista, la psicóloga recibe una llamada del hombre confirmando que ya se encontraba en el lugar de consulta, mientras que ella le responde que la aguarde que no tarda en llegar.

Luego de llegar al sitio, Urdaneta le pregunta al personal del edificio si vieron llegar a un señor con una niña, a lo que algunos responde que sí y otros que no. Según indica, al percatarse que el paciente no está en el consultorio, le devuelve la llamada para preguntarle en dónde está. Es justo en ese momento cuando las palabras de acoso comienzan.

El momento del acoso

Según la psicóloga, el supuesto paciente le respondió «yo solo quería saber donde trabajaba, ya sé dónde trabaja y puedo venir cuando quiera a cogérmela, solo debo asegurarme de que estás sola«.

La especialista contó su temor y reacción ante el hecho. Indicó que de inmediato avisó al personal de seguridad para tomar las previsiones necesarias. Sin embargo, dijo que vive momentos de paranoia por pensar que el acosador haya podido tomar datos como la placa de su carro o pueda agredirla a ella o sus pacientes en algún momento.

Asimismo, adjuntó capturas de pantalla de conversaciones con otras colegas que le comentaron haber vivido la misma experiencia, presuntamente con la misma persona.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver