Un duelo a distancia y un viaje en espera: ¿qué pasará con el hijo de venezolana asesinada en Argentina?

Vivir el duelo a kilómetros de distancia, ha sido de las cosas más duras que ha tenido que enfrentar la familia de Mayerling Mariana Bravo Blanco, venezolana asesinada por su pareja en Argentina.

Han pasado más de diez días desde que recibieron la peor noticia, desde entonces solo desean dos cosas: poder viajar a Argentina y tener a resguardo al bebé, de apenas tres años.

Ahora es noticia: ¿Quién era Mayerling Blanco, la venezolana asesinada de forma cruel por su pareja en Argentina?

La custodia del niño

La custodia del niño estaba a disposición de Sandra Rangel Moyetón, hermana del acusado, lo que significó una preocupación adicional para la familia de Mayerling. Esto por considerar que el niño podría estar en peligro.

Sin embargo, el 22 de abril en horas de la tarde, lograron comunicarse con las autoridades encargadas del caso y de esta forma concedieron la custodia temporal a una prima de la familia. Esto hasta que la señora Débora, madre de Mayerling pueda ingresar a territorio argentino, según detalló Sergio, hermano de la víctima a Todos Ahora.

Se espera que alguno de los dos pueda lograr viajar al país sureño, para hacer los trámites necesarios y poder así obtener la custodia definitiva del pequeño, para posteriormente llevarlo con la familia de su difunta madre. No quisieron revelar cuáles son los planes futuros o a qué país piensan viajar, por seguridad.

Colecta solidaria

Además de los permisos necesarios para viajar por el contexto pandemia, la familia necesita un alto monto de dinero para costear los pasajes de traslado que suman al menos mil dólares, por lo que han solicitado apoyo económico de la comunidad.

A esta petición se han unido los allegados, amigos de Mayerling y sus compañeras de trabajo quienes a través de las redes sociales han iniciado una campaña para recolectar los fondos necesarios. Además, han dispuesto los datos bancarios para quienes quieran sumarse y ayudarlos a hacer justicia.

«Débora es la mamá de Mariana, que vive en Perú, necesita viajar a Venezuela para buscar a Mati. Sin embargo,  desafortunadamente no cuenta con los recursos económicos para hacerlo.

En ese sentido, los familiares de Mayerling apelaron a la solidaridad de los venezolanos y convocaron a una recolecta para este fin.

«Uniendo fuerzas, los convocamos a hacer una donación voluntaria por esta causa!, se lee en el comunicado del Spa donde trabajaba la venezolana.

A este fin, pusieron a disposición las siguientes cuentas bancarias:

Banco Galicia. A nombre de: Zayma Tovar, CBU : 00701033 30004179501512, alias: CHARCO.PIERNA.PRISMA.

Quienes estén en Perú pueden colaborar a través del Banco BCP: 191-98402192-0-51 a nombre de Devora del Carmen Bravo.

La narración del niño

«Mamá despierta para que me hagas comida», decía el niño de tres años mientras veía cómo mataban a su madre.

Lo más impactante, el crimen ocurrió delante de su hijo de apenas tres años de edad, según el relato de sus familiares, el pequeño recuerda a perfección lo sucedido. Y esta es la principal inquietud por la que su familia, en especial su abuela desea llevarlo consigo y hacerlo olvidar este episodio devastador.

Según el relato de Sergio, hermano de la víctima, el pequeño presentaba un impacto muy grande luego de presenciar el crimen.

El niño dijo que «su papá discutió con su mamá, tumbó todo al piso y había acuchillado a su mamá por la espalda. Que vio cómo su mamá fue resbalando y cayendo hasta que se quedó dormida en el piso», narró a medios locales.

Además, el menor de apenas tres años agregó que luego de asesinar a su madre, el papá encendió un cigarrillo y se sentó al lado del cadáver.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver