«Tuve que vender mi televisor para comprar un medicamento»: El drama de los pacientes oncológicos

A sus 47 años, la señora Carmen Barrios vive en carne propia la tragedia que atraviesan miles de pacientes oncológicos en Venezuela; porque más allá de luchar contra el cáncer, está sometida a la pesadilla de un sistema de salud en decadencia.

Pacientes oncológicos en Venezuela
Foto: Joan Camargo

Este martes ella y otros 15 pacientes oncológicos se apostaron a las afueras de la sede del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, para exigir la reivindicación de su derecho a vivir.

Ahora es noticia: Jóvenes universitarios deben presupuestar hasta 500 dólares para su acto de graduación

El alto costo de los medicamentos y el deterioro de los hospitales la han puesto en un callejón sin salida, mientras con desesperación ve como su salud se deteriora a medida que avanza el cáncer de útero que ya va en grado tres.

«Necesitamos el medicamento a tiempo porque si no nos vamos a morir. No tenemos quimioterapias ni radioterapias, las máquinas no sirven», declaró la señora Carmen a los medios de comunicación.

Aseguró que el principal motivo que la mantiene en pie en esta lucha son sus hijos y su familia, quienes la han apoyado incansablemente; pero están de manos atadas porque son de escasos recursos.

«Yo he tenido que vender mi televisor, hacer verbenas, hacer tortas, e infinidad de cosas para poder comprar el tratamiento, porque es extremadamente caro», lamentó.

Ella es paciente del hospital Padre Machado, y asegura que en ese centro de salud los médicos no tienen ni guantes para poder hacerles las quimioterapias; y es por eso que los pacientes tienen que comprar absolutamente todos los insumos que necesitan.

En la protesta también estuvo presente Maryori Carrasquel, una profesora de 42 años que viaja desde Valle de la Pascua, estado Guárico, hasta Caracas para poder practicarse su tratamiento.

Actualmente, ella requiere de un tratamiento Trastuzumab, que no consigue en ningún seguro social desde hace más de seis meses. Sin embargo, en el mercado negro si las venden.

«Cuesta $1.850 dólares una ampolla, y requiero 18 para poder tratar mi enfermedad. Hasta el momento no tengo metástasis, quiero luchar, soy una mujer profesional. Tengo a mi esposo, tengo dos hijas, tengo a mi mamá y quiero vencer esta enfermedad», aseguró Carrasquel.

Por esa razón, los pacientes oncológicos solicitan al Estado venezolano que los tomen en cuenta; y les brinden atención médica de calidad para poder atender su padecimiento.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver