Transporte público en Venezuela: un servicio que afecta la calidad de vida

Desde hace muchos años la crítica situación que se registra en Venezuela con el servicio del transporte público, es una tarea que continúa sin resolverse por parte del gobierno de turno. Pues muchas promesas se discuten sobre la mesa con el gremio y el afectado final es el usuario, quienes por necesidad están obligados a usar una prestación que desmejora su calidad de vida.

Transporte público en Venezuela: un servicio sin calidad de vida
Transporte público en Venezuela: un servicio sin calidad de vida | Foto referencial

Los altos costos de los repuestos, la escasez del combustible, la falta de créditos bancarios para renovar la flota que está activa en las calles del país, inciden en una notoria desmejora. Ante esto, la gestión de quienes se aferran al poder político culpan a los bloqueos del gobierno norteamericano.

Ahora es noticia:  Saime: próximamente los ciudadanos podrán elegir el día de la cita para pasaporte

Una realidad que muchos venezolanos viven diariamente en diversos rincones del país. Donde lidian con cada uno de los factores que juegan en contra del propio bienestar ciudadano. En este sentido, NTA constató en algunos estados, la problemática sobre el tema.

Graciela Barreto de 23 años en Nueva Esparta, señaló que el transporte público es evidentemente deficiente. “No solo porque existen pocas unidades, sino por la atención al público. En este sentido no estamos muy favorecidos.

Resaltó que deberían existir muchas más unidades, en cuanto al mejoramiento de este tema. “Que los transportistas aprendan a tratar mejor al público, entender y tener más humanidad social”, exigió.

A su juicio, lo peor de usar el transporte público en Venezuela, es la atención, “ir aplastados y que permitan que sigan subiendo a las unidades más personas, no es lo ideal”.

Transporte público en Venezuela: un servicio sin calidad de vida

Por su parte, José Machado de 22 años -en la misma entidad- aseguró que el transporte público en Venezuela es “fatal y desastroso”. Coincide que debe mejorar el tema de la atención y abordar la situación de la escasez de los mismos.

“Lo peor de usarlo, aparte de la atención, es que no existen los recursos suficientes para atender este tipo de servicios”, dijo.

Desde el centro-occidente del país, específicamente en el estado Lara, Maikol Méndez, aseguró que el servicio de transporte público “es decadente y se ha ido desmejorando”. “La situación país tampoco ayuda mucho para que los conductores de las rutas mejoren”.

Consideró que “todo debe mejorar en este aspecto. Desde el pasaje, el número de busetas, la calidad del servicio, entre otros”. Lo peor de usar el transporte en Venezuela, se traduce en una gran incertidumbre y en el poco número de autobuses disponible”.

Con respecto al costo del pasaje, señaló que se ha mantenido al menos en dos meses. “Como el dólar tampoco ha fluctuado mucho, no se nota un cambio significativo”.

Situación en otras regiones

Al oriente del país, en el estado Sucre, la situación se torna irregular e ineficiente en muchos casos. Esto según José Gabriel, otro encuestado que evidencia la crisis en esta materia.

“Principalmente, no hay suficientes unidades disponibles, el trato a la gente es deficiente en muchos casos, especialmente con malos tratos a los adultos mayores”.

“Muchas veces quieren imponer un alto costo al servicio, cobran lo que mejor les parece. En muchos factores no se justifica el costo”, acotó.

Consideró que para un mejor, deben colocar más transportes en las rutas y que los conductores cubran sus rutas. “Muchas veces hay que caminar a lugares muy lejanos, porque no hay buses que cubran las rutas”.

En el estado Bolívar señalan que la ineficiencia está a la orden del día, es antihigiénico, inseguro y en medio de la situación por Covid-19, no existe el distanciamiento, según Oacarly Zamora, usuaria de 21 años.

“La condición de las unidades son una de las prioridades que deben abordar para mejorar”, exhortó. Destacó que lo peor de utilizar este servicio es “la inseguridad y la sensación de estar expuesto a cualquier situación incómoda”.

En la capital del país, los usuarios manifiestan que suelen prever situaciones que puedan retardarle la llegada a su destino. “En las mañanas es muy complicado también por el tráfico que hay, las unidades tardan en llegar a las paradas. A veces son pocas”, manifestó Karlianis Burgos como usuaria.

Cuando el transporte público padece por la situación del combustible, sufren las consecuencias.  “Los autobuses no llegan hasta algunos destinos”, resaltó.

MIentras, Manuel González -en la misma ciudad- consideró que este funciona con normalidad a pesar del fuerte tráfico capitalino. A su juicio no lo ve una alternativa de alto riesgo. Con relación al costo del pasaje, aseguró que se mantiene igual, incluso hacia Catia como dirección que frecuenta a diario.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver